Los increíbles 2: ¡Los Parr vuelven a lo grande!

Desde su estreno en 2004, Los increíbles fue la película de PIXAR con más espectadores deseando ver una secuela. Cinco secuelas (dos de Toy Story, dos de Cars, una de Buscando a Nemo) y una precuela después (Monstruos University), el estudio del flexo ha apostado de nuevo por la familia Parr en plena fiebre del cine de superhéroes y con el regreso de Brad Bird a la animación tras la notable cuarta entrega de Misión Imposible y la fallida Tomorrowland. Los increíbles 2 es quizás menos ambiciosa que su predecesora en la que confluían muchas vertientes (crítica al American Way of Life, el ocaso del superhéroe, la incapacidad de una persona de acostumbrarse a un nuevo rol o la defensa de los valores familiares ante el peligro), pero el guion también aporta un par de mensajes potentes que elevan el film como el mejor del cine de superhéroes del año y, posiblemente, del último lustro.

Jack-Jack y Bob Parr/Mr. Increíble en Los increíbles 2

Jack-Jack y Bob Parr/Mr. Increíble en Los increíbles 2

En esta continuación, Elastigirl toma el relevo a Mr. Increíble y es la reina de la función, la trama central gira en torno a ella. De entrada, Los increíbles 2 está protagonizada por una mujer que es superheroína en todo: en casa y en el trabajo, con la familia y con las amenazas del país. Para más inri, el patriarca pone de manifiesto la debilidad masculina sin tapujos, también superhéroe, pero incapaz de ponerse al frente de la familia en los aspectos cotidianos. Los mejores gags de la película surgen en estas situaciones de Bob Parr intentando amoldarse a la vida hogareña y al cuidado de sus hijos: lidiar con la complicada adolescencia de Violet, ayudar a Dash con sus deberes y prestar la máxima atención al bebé más inquieto, Jack-Jack. El pequeño de la familia es el robaescenas número uno, sus secuencias manejando y tomando conciencia de sus poderes son desternillantes.

Por otro lado, el segundo pilar de esta secuela es la trama central, cuyos villanos plantean un ilustrativo debate acerca del peligroso poder en la sombra y la manipulación de las masas mediante los medios de comunicación y las nuevas tecnologías. ¿El uso de las mismas, de forma correcta o incorrecta, con un fin mayor? Francamente, pocas películas de acción pueden presumir de tener un guion tan afilado en aspectos que apelen al espectador o analicen el presente desde una óptica lúdica. Brad Bird, en última instancia, se sirve de todo ello para presentar un espectáculo mayúsculo, conformado por set-pieces asombrosas (la primera misión en el tren de Elastigirl, la persecución del villano anónimo con gafas metalizadas, el tercer acto en el ferry) y una troupe de vengadores animados que es el sueño de todo niño interior.

Hablar de la calidad de la animación en un título de PIXAR a estas alturas resulta repetitivo, pero es que son unos genios en ello y no puede dejar de resaltarse en cada nueva reseña si el nivel no para de crecer. El diseño de los nuevos personajes es excelente, las escenas de acción son mucho más alucinantes y diáfanas que algunas de títulos de superhéroes de acción real con efectos especiales que son meros juegos de artificio. Y, por supuesto, la expresión de las emociones, seña de identidad de la casa. Como también se percibe en el cortometraje Bao, que se proyecta antes del filme, una emotiva historia maternofilial sobre la dificultad de dejar abandonar el nido a los hijos.

Helen Parr/Elastigirl en Los increíbles 2

Helen Parr/Elastigirl en Los increíbles 2

Siempre es mejor encontrarse ante un PIXAR totalmente original, pero Los increíbles 2 es otro gran trabajo de Brad Bird (El gigante de hierro, Ratatouille), una secuela que debería ser la envidia de muchas franquicias y el mayor blockbuster del verano junto a Misión Imposible: Fallout. En caliente, puede parecer claramente inferior a la primera entrega, pero si uno repara en todos sus detalles, en el cambio de rol de género, en el estupendo humor y en lo bien que funciona todo el cóctel, descubre que, incluso con las secuelas, PIXAR tiene grandes historias por contar.

Nota: 8/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This