Loreak: Vidas entre las flores

Hay tanta vida y tanto cine en Loreak que cuando la película acaba es imposible no sentirse emocionado. Por la vida, la de tres mujeres muy diferentes entre sí que acaban en un punto inesperadamente común por culpa de unas flores (eso es lo que significa loreak en euskera), las emociones están siempre sobre la mesa. Es lo que buscan Jon Garaño y Jose Mari Goenaga (ambos en 80 egunean) en este su segundo largometraje y consiguen esa emoción con facilidad, entre otras cosas gracias a las soberbias actuaciones de Nagore Aranburu (La herida), Itziar Ituño (Lasa y Zabala) e Itziar Aizpuru (El Gran Vázquez). Pero también hay una profunda emoción por la forma en la que Garaño y Goenaga entienden el cine, por el formato que han escogido para su película, por los saltos entre una historia y otra antes de hilarlas para siempre, por una forma exquisita de filmar y por un montaje sobresaliente. Loreak es vida y es cine, y eso hace de ella una película extraordinaria.

Nagore Aranburu en Loreak

Nagore Aranburu en Loreak

Como casi siempre en el cine y por imposible que pueda parecer en estos días en los que la sobrecarga de información parece necesaria para entender un filme, es mejor no saber demasiado del argumento de Loreak antes de sentarse frente a una pantalla, porque el guión, como la vida, crece con el desconocimiento de sus detalles. No porque haya grandes giros argumentales que sorprendan. Es más, el arranque de Loreak es un mosaico precioso, en ese momento inadvertido y por eso mismo también hipnótico, de todo lo que está por venir. Su primera genialidad está en que la historia arranca como una anécdota (una mujer comienza a recibir en su casa ramos de flores todas las semanas de un remitente que desconoce), casi como la excusa para un corto. Hacer que de ahí se logre un espléndido largometraje es una tarea llevada a cabo por personas de una sensibilidad prodigiosa.

Sensibilidad viene a ser la palabra clave. Salvo algún que otro elemento que introduce un humor curioso, toda la película es tan sensible como realista. Lo que cuenta son historias de la calle unidas por una casualidad singular. Y cómo lo cuenta es producto de muchas horas de cine. Garaño y Goenaga siempre encuentran un lugar diferente pero significativo para colocar la cámara, una forma interesante de mostrar visualmente el paso del tiempo. Y siempre, quizá esto sea la clave de Loreak, saben conducir a sus actrices para que la historia esté tan dentro de ellas que al espectador no le queda más remedio que asimilarla casi como propia. Garaño y Goenaga, que cuentan con la ayuda de Aitor Arregi en el guión, tejen un desarrollo casi excelso, atractivo en cada línea argumental y sencillamente brillante cuando se unen.

Por supuesto, siempre que hay una casualidad en una historia, la capacidad que tenga cada espectador para creérsela es clave a la hora de valorar la película. Es verdad también que sus directores y sus actrices lo ponen todo de su parte para que el espectador lo tenga fácil. Pero hay un verismo que se respira incluso como derivado del escenario escogido para la película, gris, oscuro y frío, como contraposición al caudal de sentimientos (muchos de ellos contenidos, otro brillante contraste) que se van describiendo en el relato. Y si con conmover no basta, hay un espléndido curso de cine en Loreak, que hace de su reparto y de su equipo técnico una lista de nombres que merece la pena apuntar para seguirles allá donde vayan.

Itziar Ituño en Loreak

Itziar Ituño en Loreak

Algo estamos haciendo mal todos los que nos movemos en el mundo del cine si de una película como Loreak lo más destacado que podemos encontrar es el hito de que sea la primera cinta en euskera que participa en la sección oficial del Festival de San Sebastián y si el idioma supone algún tipo de barrera fuera de Euskadi. Algo estamos haciendo mal si este cine con mayúsculas, el que construyen Garaño y Goenaga, no brilla por sí solo precisamente por ese motivo, por su autenticidad, por su talento, por la forma en la que consiguen que una historia cotidiana alcance valores universales y que lo que podría haber derivado en un melodrama con aspecto de telefilme tenga una factura impecable y plagado de un buen gusto visual no tan sencillo de ver.

Puntuación: 8/10

Ficha artística y técnica

España. Dirección: Jon Garaño y Jose Mari Goenaga. Interpretes: Itziar Aizpuru (Tere), Nagore Aranburu (Ane), Josean Bengoetxea (Beñat), Jox Berasategui (Jexus), Ane Gabarain (Jaione), Itziar Ituño (Lourder), Egoitz Lasa (Ander), Gotzon Sanchez (Lore Banatzailea), José Ramón Soroiz (Txema). Guion: Aitor Arregi, Jon Garaño, y Jose Mari Goenaga. Producción: Xabier Berzosa. Música: Pascal Gaigne. Fotografía: Javier Agirre. Montaje: Raúl López. Dirección artística: Mikel Serrano.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lista de nominados a los Premios Goya 2015 · Cine y Comedia - […] -Loreak […]
  2. a Esmorga: Parranda gallega · Cine y Comedia - […] que tras el éxito de crítica que tuvo Loreak, se ha despertado en España un auge en ese pequeño…
  3. Amama: Árboles y abuelas · Cine y Comedia - […] ganado ahora el prestigio de representar a España en la carrera a por el Oscar. Esa película era Loreak.…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This