Lo imposible: Telefilm de Oscar

Hay momentos en la vida donde parece que vas a contracorriente, con Lo imposible me ha ocurrido algo parecido. Donde casi toda la crítica mundial ve una película maravillosa, un servidor ha visto un telefilm con una factura impresionante, pues lo cortes no quita lo valiente. Lo imposible es increíble en todos los factores, pero la historia deja mucho que desear, pues no deja de ser un “Basado en hechos reales”.

Tom Holland y Naomi Watts en Lo imposible

Tom Holland y Naomi Watts en Lo imposible

Hace concretamente 5 años J.A. Bayona sorprendía al público español con El orfanato, una historia de fantasmas con un final con alma y corazón, un producto muy Spielberg. Ahora, el director de la inmensa mayoría de los video musicales de Camela y OBK, regresa con la historia de una familia que se vio afectada por el tsunami de 2004 en Tailandia, donde da rienda a su sabiduría y demuestra que con tan solo dos películas es un grande de toda la vida. Bayona maneja los recursos que tiene, en fervor de sacar la lagrima y acongojar al publico, y lo hace una manera excepcional, usando trucos de maestro, muy Spielberg todo. Planos cortos de manos y pies para crear tensión en la subida de un árbol, majestuosas grúas para situar la acción… todo, absolutamente todo es impecable. Seguramente la secuencia del tsunami pasara a los anales de la historia, a pesar de ser comparada con la de Clint Eastwood en Más allá de la vida, y es que ambas tienen muchos planos en común. Bayona puede pecar de sucio y traicionero en algunos momentos por su debilidad por hacernos llorar, pero no es el primero que lo intenta, ni seguramente el último, es por ello que se le debe alabar por saber perfectamente como funciona el lenguaje cinematográfico.

Respecto al argumento, aquí es donde viene la parte más negativa de la cinta, es una historia real, por lo que por muchas licencias que te quieras tomar, la historia es esa y nada más. Una familia se separa durante el tsunami y han de encontrarse, y ya esta. No ha tiburones que les persigan, ni psicópatas que les aceche, la naturaleza les da tregua tras el tsunami… entonces, ¿Qué pasa? Que las personas que esperen emociones fuertes van a salir decepcionadas, pues es una historia de familia y supervivencia humana tras un hecho traumático. Si antes hablaba de los recursos de Bayona para crear tensión, en el guión apenas hay trucos para mantener la tensión. Unos personajes se quedan en A y deben ir a C, otros se quedan en B y han de ir a C, ya esta, no hay más.

La música Fernando Velázquez (El orfanato) es bastante floja y en especial se dedica a remarcar todo el rato el énfasis dramático de la cinta. Sin embargo los efectos de sonido son una autentica maravilla, desde el inicial con la pantalla en negro, pasando por el tsunami, y acabando con la secuencia de un personaje dentro del tsunami. Sin duda un trabajo que nada tiene que envidiar a las grandes producciones americanas. Lo mismo ocurre con los efectos visuales.

Naomi Watts en Lo imposible

Naomi Watts en Lo imposible

También debemos rendirnos ante todo el reparto, desde Naomi Watts (Promesas del Este) quien se da un verdadero “Tour de forcé” durante todo el metraje, pasando por Ewan McGregor (Trainspotting), atentos a la secuencia con el móvil, magistral, y acabando con los niños capitaneados por un excelente Tom Holland, un desconocido que va a dar mucho que hablar en un futuro.

En resumen y traduciendo todo lo dicho anteriormente Lo imposible es una película de sobremesa pura y dura, pero dirigida e interpretada maravillosamente. Lo imposible quiere agradar a todo el mundo, a veces se consigue y a veces no.

Lo mejor: La dirección de Bayona.

Lo peor: No hay acción, sino emoción con tensión.

Puntuación: 5/10

Ficha artística y técnica

España. Título original: The impossible. Dirección: J.A. Bayona. Interpretes: Naomi Watts (María), Ewan McGregor (Henry), Tom Holland (Lucas), Samuel Joslin (Thomas), Oaklee Pendergast (Simon), Marta Etura (Simone), Sönke Möhring (Karl), Geraldine Chaplin (mujer mayor). Guion: Sergio S. Sánchez, basado en un argumento de María Belón. Producción: Belén Atienza, Álvaro Augustín, Enrique López Lavigne y Ghislain Barrois. Música: Fernando Velázquez. Fotografía: Óscar Faura. Montaje: Elena Ruiz y Bernat Vilaplana. Diseño de producción: Eugenio Caballero. Vestuario: Sparka Lee Hall, Anna Bingemann y María Reyes.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This