Life (Vida): Calvin, el séptimo pasajero

La enésima cinta que cuenta la aventura de una estación especial con un extraterrestre hostil de por medio llega a nuestra cartelera bajo el título de Life (Vida). El director sueco Daniel Espinosa (El niño 44) es el responsable de entretener al respetable con un casting que incluye “lo mejor de cada casa”: Jake Gyllenhaal (Animales nocturnos), Rebecca Ferguson (La chica del tren), Ryan Reynolds (Criminal) e Hiroyuki Sanada (Mr. Holmes). Life (Vida) no resulta nada original pero al menos entretiene.

Ryan Reynolds en Life (Vida)

Ryan Reynolds en Life (Vida)

Los habitantes de una estación espacial recogen unas muestras de rocas de Marte, que casualmente albergan un organismo vivo. El espécimen está siendo analizado por un miembro de la tripulación, cuando se vuelve hostil y decide “invadir” la estación espacial. Este la premisa de Life (Vida), una historia trillada, y mil veces vista, que funciona como entretenimiento pasable. El guión juega a la estructura de siempre, la criatura acechando a los astronautas mientras que estos se dejan a cazar o son víctimas de su propia torpeza o malas decisiones. Está claro que Life (Vida) es una variante del concepto que se nos mostró en Alien, el octavo pasajero. La diferencia es aquélla se lo tomaba con calma (también había más víctimas) y creaba una mitología frente al “bicho” para explotar de por vida. Lo bueno de la historia de Life (Vida) es que a los escasos minutos de proyección ya estamos “al fregao”.

Espinosa se muestra muy pedante desde el increíble (e innecesario) plano secuencia con el que se abre el film. El plano secuencia es una herramienta que usa en varios momentos más. Luego parece que “afloja”, se relaja, y crea momentos de aplausos. Atentos a las dos primeras muertes, en especial la segunda, tan fina y elegante que no resulta ni desagradable a pesar de la situación. Técnicamente la cinta es impecable. Pero la música es un horror. No sabemos lo que pretende. Si acompañar a un drama futurista, a una cinta terror, o a una de aventuras. Jon Ekstrand, que ya acompañó al director sueco en su anterior aventura, es el encargado de este despropósito. No solo nos saca de la tensión de algunas escenas, sino que es bastante ruidosa y estridente.

Hiroyuki Sanada y Rebecca Ferguson en Life (Vida)

Hiroyuki Sanada y Rebecca Ferguson en Life (Vida)

El reparto da la sensación de que han cogido el cheque y han salido corriendo. En un principio el protagonista absoluto iba a ser Reynolds (los guionistas de esta son los mismos que Deadpool, y ahí lo dejamos), pero otros compromisos le hicieron firmar por un rol más secundario (y quizá el mejor de todos). Gyllenhaal y Ferguson se pasan todo el metraje con cara de pamplinas. Vale que sus personajes no son las lumbreras del equipo, pero dan la sensación de desgana. Otro que parece estar entonado con su personaje es el siempre impecable Sanada, aquí con algo más de historia y bagaje que el resto de sus compañeros.

En resumen, Life (Vida) no reinventa el género. Es una cinta rezuma a serie B pero con muchos billetes invertidos (solo en reparto se han debido gastar la mitad). La sorpresa es que esta cinta hace un par de décadas hubiera pasado directamente al videoclub o de tapadillo y ahora se estrena como si fuera la historia más grande jamás contada, y no. De las teorías que habitan por la red acerca de que Life (Vida) es la precuela de Venom, hablamos otro día, pues son muy graciosas, y otra manera de engañar al respetable para ir a ver la cinta de Espinosa.

Lo mejor: Es bastante entretenida.

Lo peor: La música.

Puntuación: 5/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This