Las vidas de Grace: El milagro de la educación

Cuando la cartelera se llena de películas con presupuestos desorbitados siempre son más que bienvenidas películas independientes que quieren calar en nosotros. Y eso es lo que consigue Las vidas de Grace, una película del debutante Daniel Destin Cretton, que golpea de lleno en los sentimientos del espectador con una historia de llena de esperanza. Y esto lo atesoran los muchos premios que se ha llevado la película en multitud de festivales de cine independiente, entre ellos la Seminci de Valladolid.

Brie Larson en Las vidas de Grace

Brie Larson en Las vidas de Grace

La cinta cuenta la historia de un centro de acogida de adolescentes con problemas. Al frente de la misma encontramos a Grace, una chica que intenta todo lo posible por reinsertar a los jóvenes en la sociedad, pero que con la llegada de Jayden (una chica de la que su padre abusa) hará que Grace tenga que volver a luchar contra su pasado si quiere que si futuro no se tiña de negro. La historia sirve como redención para todas aquellas películas que tenían como tema principal la educación. Películas que en muchos casos eran repetitivas, es decir, siempre eran los alumnos contra los profesores y al final siempre conseguían una armonía entre ellos. Aquí, Destin Cretton lo consigue al no posicionar la película en esa premisa, sino que desde el principio los alumnos ya están en buenas condiciones con sus educadores, los cuales únicamente son de apoyo para lo que les espera fuera del reformatorio. No juzga ni quiere que entremos en juicios sobre lo que estamos viendo.

Toda la acción de la cinta se reduce a tres escenarios: El reformatorio, la casa de Grace y la casa del padre de Jayden. Aunque es el reformatorio donde más tiempo pasan los personajes, ya que lel director, que también es el guionista, quiere contarnos con bastante detalle todo lo que ocurre con cada uno de los chavales. Y quizás ese pueda ser una pequeña pega que poner a la cinta, porque por lo demás es bastante redonda y te mantiene con una sonrisa durante todo el metraje.

John Gallagher Jr. y Brie Larson en Las vidas de Grace

John Gallagher Jr. y Brie Larson en Las vidas de Grace

Y ello se debe también gracias a los jóvenes actores que hacen que todo avance. Al frente encontramos a Brie Larson (Don Jon) quién demuestra que no le viene grande este papel protagonista y rápidamente empatizamos con ella y conocemos cada uno de sus problemas. A su lado, y demostrando una gran química, encontramos a John Gallagher Jr. (The newsroom), quién deja de lado su papel de periodista todoterreno para ser aquí un profesor del reformatorio con el que los alumnos pueden hablar de lo que sea. Y la otra gran protagonista es Kaitlyn Dever (J. Edgar) que demuestra que aún siendo una benjamina siempre se puede dejar al público con la boca abierta.

En definitiva, Las vidas de Grace es una de las grandes películas que veremos este verano. Su frescura, sus interpretaciones y su guión harán que se cuele entre las grandes producciones de Hollywood. Esperemos que el gran público le de la oportunidad que se merece, no se arrepentirán.

Lo mejor: Los actores, el guión y la historia, de esas que te calan hondo.

Lo peor: La insistencia del director de contarnos la vida de todos y cada uno de los personajes, aunque su papel sea mínimo.

Puntuación: 8/10

Ficha artística y técnica

USA. Título original: Short Term 12. Dirección y guion: Destin Daniel Cretton. Interpretes: Brie Larson (Grace), John Gallagher Jr. (Mason), Kaitlyn Dever (Jayden), Rami Malek (Nate), Lakeith Lee Stanfield (Marcus), Kevin Hernandez (Luis), Melora Walters (Dra. Hendler), Stephanie Beatriz (Jessica), Lydia du Veaux (Kendra). Producción: Joshua Astrachan Asher Goldstein, Maren Olson y Ron Najor. Música: Joel P. West. Fotografía: Brett Pawlak. Montaje: Nat Sanders. Diseño de producción: Rachel Myers. Vestuario: Mirren Gordon-Cozier y Joy Cretton.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This