Las furias: ¿Te resulta familiar?

Las furias, Tisifone, Alecto y Megera, cabeza de perro, alas de vampiro, serpientes por cabello, la pura personificación de la venganza y del antiguo concepto del castigo, ¿su misión? castigar los crímenes humanos. Y así, ha sido como el director Miguel del Arco, bajo su experiencia como dramaturgo ha presentado su primera película comparando la mitología griega con una familia, la cual, vive en un permanente bucle de tragedia, rencor y mentiras.

Emma Suárez y Gonzalo de Castro en Las furias

Emma Suárez y Gonzalo de Castro en Las furias

La familia Ponte Alegre, formada por tres hermanos, dos cuñados, los abuelos y una nieta y por si esto fuera poco un tercer personaje se adentra en esta familia para descolocar los esquemas que ya de por sí se encuentran desestabilizados. Mentiras, venganzas, rencores, odio y desastre es lo que inunda esta familia, además de amor, alegría y ganas de vivir. Digamos que la película comienza cuando la matriarca de la familia, decide avisar a los hijos de que venderá el caserío donde veraneaban de pequeños y todos marchan allí por última vez. Los días se convierten en oscuros acontecimientos, ya que ahí se van desvelando problemas, otros que se descubren de casualidad y otros que ya venían de casa. Todo esto vivido en un ambiente en el que todo parece estar revestido de rosa cuando en realidad lo único que reviste cada segundo de la película es la viva imagen de las furias.

Lo gracioso de la película son determinados momentos, en los que uno se tiene que reír ya que no hay ninguna familia en este mundo según mi punto de vista, que no haya vivido situaciones totalmente surrealistas con sus allegados y que luego de cara a la gente se muestre una cara totalmente diferente a lo que en realidad se está viviendo.

Pere Arquillué y Carmen Machi en Las furias

Pere Arquillué y Carmen Machi en Las furias

Lo menos interesante de Las furias, es cuando se intenta meter demasiado drama en ella, cuando todos los problemas brotan de golpe y aparece una acumulación de información y previsibilidad que le quitan interés a la película. Además de que, hay momentos en los que son tantos los acontecimientos que ocurren en una sola escena que llevan al agobio al espectador, hasta el punto que quizá haya que desconectar de la misma durante unos segundos. Pero si funciona estupendamente el toque de humor proveniente del hermano mayor de la familia, representado por Alberto San Juan (La ignorancia de la sangre) el cual sin duda alguna, hay que dar la enhorabuena por el gran trabajo realizado, ya que destaca en la mayoría de las escenas, dado su nivel de egocentrismo cómico que esta presente durante toda la cinta.

Así, que como conclusión si lo que quieres es reírte y vivir momentos que te resulten familiares solo tienes que adentrarte en este mundo donde ya sabes que las furias serán tus guías durante toda la película.

Lo mejor: El humor.

Lo peor: Es muy previsible.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This