La verdad: El escándalo de una gran noticia

De vez en cuando llegan a nuestra cartelera cintas que a pesar de tener un buen reparto, su titulo, poster o tráiler no nos llama nada la atención. A veces es una película del montón que su distribuidora no esta interesada en promocionar, pues es una peli mala, pero otra veces estamos ante una autentica joya que no se ha sabido promocionar bien. La verdad entre directamente en este último grupo, ya que es toda una sorpresa y una cinta que si no llega a ser por el tema en que fondea, podría optar a muchos premios en las próximas galas. La verdad es el debut en la dirección del guionista James Vanderbilt (Asalto al poder) y esta protagonizada por Cate Blanchett (Cenicienta (2015)) y Robert Redford (Capitán América: El Soldado de Invierno).

Cate Blanchett en La verdad

Cate Blanchett en La verdad

Basada en hechos reales, La verdad cuenta la historia de cómo unos periodistas elaboran un programa de 60 minutos sobre la verdadera carrera militar de George Bush Jr. y este se convierte en su propio calvario ya que las pruebas que presentaron en su emisión pueden que no sean del todo ciertas. Esta es un sinopsis reducida de todo lo que acontece en la cinta, y lo único que deberían saber si quieren ser sorprendidos. La historia se basa en un hecho ocurrido en 2004 y que es sorprendente como la magnitud de tal historia no tuvo una repercusión más mediática fuera de sus fronteras. El riguroso guion de Vanderbilt va con un ritmo frenético para este tipo de propuestas. Comenzamos con la producción del programa, su posterior emisión, y la finalmente la repercusión. Esta ultima etapa ocupa media película y ni siquiera nos damos cuenta, pues el ritmo es tan imparable que sus dos horas pasan como un suspiro. La habilidad de la cinta reside en unos diálogos muy directos. Hablamos de una cinta donde los protagonista no dejan de “rajar” en sus 120 minutos y en ningún momento podemos apartar la vista de la pantalla, pues todos los datos son interesantes o aportan pistas o detalles para la conclusión final. Una conclusión digna de aplauso, no solo por lo que realmente ocurrió sino por como James Vanderbilt la plasma en pantalla.

El guionista de Zodiac debuta tras las cámaras con un pulso narrativo espectacular. En el prólogo donde se presentan los personajes de Blanchett y Redford ya nos queda claro como son cada uno, no necesitamos más. Luego ellos mismo (o los secundarios) se encargan de darles más profundidad a sus personajes mediante ligeras frases metidas en los diálogos. Atentos como Redford resumen los ideales de Blanchett a otro personaje durante un vuelo. Pero quizá donde radica la inteligencia de Vanderbilt es en manejar toda la película como un thriller de alta tensión. Incluso durante la emisión del programa que es el núcleo central de la trama (y no debería nada más que ser eso) estamos en tensión. Durante su ultimo tramo la cinta se convierte en un thriller de juicios que tampoco queda exento de tensión. Y la conclusión final, sin desvelar nada, es un oxímoron digno de analizar y con el que muchos enfatizaran, pues muestra estupendamente nuestra cotidiana sociedad. Sin duda un director a tener muy en cuenta en un futuro cercano.

Robert Redford en La verdad

Robert Redford en La verdad

Otro acierto de La verdad es su interesante casting donde ningún actor rechina. Blanchett va reclamando otra nominación al Oscar con esta versión 2.0 de aquella periodista que interpretó en Veronica Guerin. En busca de la verdad. Su pasión por la búsqueda de la verdad es transmitida al espectador con un esplendor digno de admirar. Nos conduce por la historia con una facilidad que terminamos enfatizando con ella y su veredicto final. Redford es el maduro que toda película de prestigio necesita en su casting. El cuasi octogenario vuelve a congeniar con el espectador y consigue engatusarnos como el perfecto presentador de televisión. Sin duda no aparenta la edad que tiene y compone un personaje jovial y admirable. Dennis Quaid (El ladrón de palabras) y Topher Grace (American Ultra) se convierten en unos secundarios imprescindibles. Ambos representan lo antiguo y lo moderno en el mundo de la investigación periodística, y ambos están de aplauso. El primero parece que la edad le esta sentado bien, y el segundo esta muy acertado en la cinta, con un personaje que rápidamente se gana la simpatía del publico. En la conclusión final de la cinta, Grace es el único personaje que realmente expresa el sentimiento generalizado de todos. Quizá por ser el más joven de la cinta es el encargado de dar esa opinión que el resto no debe mostrar, otra muestra más de que ese final esta cargado de significado.

En resumen, La verdad es la gran sorpresa de la temporada. No seria de extrañar que se colara en las próximas ceremonias de premios, pero quizá el argumento de la cinta es un tema aún muy tabú para airéalo y más para premiarlo. Aun así, La verdad es una joya que no deberían perderse.

Lo mejor: Su milimétrico guion y sus precisos actores.

Lo peor: No darla una oportunidad.

Puntuación: 10/10

Ficha artística y técnica

USA. Titulo original: Truth. Dirección: James Vanderbilt. Interpretes: Cate Blanchett (Mary Mapes), Robert Redford (Dan Rather), Topher Grace (Mike Smith), Elisabeth Moss (Lucy Scott), Dennis Quaid (Coronel Roger Charles), Bruce Greenwood (Andrew Heyward), Stacy Keach (Coronel Bill Burkett). Guion: James Vanderbilt; basado en el libro “Truth and duty”, de Mary Mapes. Producción: Brad Fischer, Doug Mankoff, Brett Ratner, William Sherak, Andrew Spaulding y James Vanderbilt. Música: Brian Tyler. Fotografía: Mandy Walker. Montaje: Richard Francis-Bruce. Diseño de producción: Fiona Crombie. Vestuario: Amanda Neale.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This