La reina de España: Pero qué necesidad

El pasado 28 de agosto de 2016 falleció el conocido cantautor mexicano Juan Gabriel, quien nos ha regalado el acertado subtitulo de esta critica. Y es que La reina de España entra de lleno en ese saco de secuelas innecesarias que no aportan nada nuevo al original. Ocurre mucho en el cine americano y parece una epidemia que comienza extenderse en nuestro país (Ocho apellidos catalanes, 2 Francos, 40 pesetas …). La reina de España vuelve a reunir a toda aquella tropa de cineastas que “las pasaron putas” en la Alemania nazi en La niña de tus ojos hace ya 18 años, y que fue recompensada con 7 premios Goya incluyendo el de mejor película. Penélope Cruz (Agente contrainteligente) vuelve a capitanear un increíble reparto que incluye estrellas internacionales como Mandy Patinkin (Homeland) y Cary Elwes (Noche de fin de año).

Cary Elwes y Penélope Cruz en La reina de España

Cary Elwes y Penélope Cruz en La reina de España

La acción de La reina de España se sitúa en 1956, cuando España albergaba muchas producciones de Hollywood. Hasta la capital llegan los americanos para rodar una cinta sobre la reina Isabel la Católica, que protagonizará la actriz internacional Macarena Granada (Cruz). Pero en ese mismo rodaje también aparecen figuras del pasado que revolucionaran la producción hasta limites insospechados. Esta vez el director Fernando Trueba (El artista y la modelo) firma el guión en solitario y sin la supervisión del maestro Rafael Azcona (que en paz descanse) y es un completo desastre. Hay exceso de personajes cuyas tramas no giran alrededor de la principal, la cinta se alarga en exceso, y llegado a un punto nos perdemos en la narración, pues no sabemos que historia quiere contar (la del regreso a España de la artista consagrada, la del director encarcelado, la del romance con el técnico …). Y para rematar el final deja una sensación extraña, como si la historia no estuviera bien armada y hay que esperar a una nueva entrega. De la repetición de algunos chistes y situaciones de la primera entrega mejor no hablar, pues se podrían haber suprimido y así haber aligerado el metraje, que se extiende hasta más de dos horas.

Trueba se ha rodeado de los mejores medios técnicos posibles para acabar rodando el que podría haber sido el piloto de una serie de televisión. Hay momentos muy buenos e incluso nostálgicos (aquel en el que se muestra como se hacían los “efectos especiales” de la época) pero hay otros que parecen de serial televisivo (cada vez que la cinta se va a interiores nos da esa sensación como de estar en Velvet).

Penélope Cruz y Chino Darín en La reina de España

Penélope Cruz y Chino Darín en La reina de España

Quizá lo más acertado de esta producción de 11 millones de euros es su reparto. Cruz aguanta estupendamente el segundo asalto de este personaje, pero resulta mucho más interesante su compañero sentimental en al primera entrega, Antonio Resines (Aquí Paz y después Gloria). ¿Cuándo le van a dar más papeles dramáticos a este señor? Mención especial para: Jorge Sanz (El pregón) menos fascista que en la anterior pero igual de gracioso, Santiago Segura (Mi gran noche) que vuelve a borda el papel de amanerado, y Rosa Maria Sardà (Rey Gitano) con menos copas que en la anterior cinta, pero igual de radiante y sentenciadora. Una pena que los actores internacionales sean meras comparsas y que Javier Cámara (Truman) esté algo eclipsado con un personaje que tampoco aporta nada a la trama. Aplauso generalizado para el cameo final, que no revelaremos, pues es una grata sorpresa, en especial su cuidado trabajo de voz.

En resumen, al margen de toda la polémica surgida alrededor de las declaraciones del director ganador del Oscar de la academia en 1994 por Belle Epoque, La reina de España es una cinta fallida que no cuenta nada nuevo. No funciona ni como secuela, ni como cinta independiente. Quizá como capitulo piloto de un serial nocturno podría funcionar, pero aun así dista mucho de las ideas y aventuras que lanzaba el original. Y es que Azcona era mucho Azcona.

Lo mejor: La mayoría de su reparto y ese cameo final.

Lo peor: No se sabe muy bien que quiere contar y la historia de quien quieren contar.

Puntuación: 3/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This