La mujer del chatarrero: Duro retrato social

El renombrado director bosnio, Danis Tanovic, célebre por su opera prima En tierra de nadie, que se alzó con el Oscar a mejor película habla no inglesa en el año 2001, nos trae esta vez un crudo retrato social de la situación de su ciudad natal. Basada en un hecho real, cuenta la historia de una familia de etnia gitana que reside en las afueras de la actual Bosnia-Herzegovina, y que tiene graves problemas económicos y de integración. Malviviendo en una pequeña vivienda y subsistiendo a base de la chatarra que recoge Nazif en su arduo y laborioso trabajo cotidiano, ahora deben enfrentarse a una nueva y espinosa dificultad. Su mujer, Senada, ha sufrido un aborto involuntario y debe ser intervenida urgentemente, pero al no poseer tarjeta sanitaria la delicada operación tiene un coste de 500 euros. Las puertas se van cerrando a su paso y nadie parece dispuesto a ayudar a una persona que tristemente se debate entre la vida y la muerte.

Senada Alimanovic y Nazif Mujic en La mujer del chatarrero

Senada Alimanovic y Nazif Mujic en La mujer del chatarrero

No existen actores profesionales en la película ya que son los propios integrantes de la familia los que se interpretan a sí mismos, y aún así Nazif Mujic se alzó con el premio a mejor actor en el Festival de Berlín, al tiempo que la película recibió el del Jurado. Es un cine necesario, comprometido y bien hecho, el director sabe que quiere decir y lo dice con gran acierto. A través de la mirada de los dos protagonistas nos internamos en el dramático e incierto recorrido por la situación sanitaria de un país sumido en la inseguridad, la miseria y la inestabilidad más absoluta. La cinta, de estilo documental, se caracteriza por su intensidad y angustia; sentimos la impotencia y la rabia de una familia que no ha escogido ese destino sino que se le ha impuesto y debe lidiar con él. La injusticia se aprovecha siempre de los más débiles e indefensos y este es sólo otro caso del egoísmo y la pasividad del mundo actual, para mostrarnos finalmente como incluso en la negrura más absoluta siempre existe un ápice de esperanza.

Nazif Mujic en La mujer del chatarrero

Nazif Mujic en La mujer del chatarrero

La escasa duración, de apenas 75 minutos, no es un impedimento para su desarrollo, ya que son más que suficientes para presentarnos esta cruel y dolorosa historia. Cientos de personas sufren tristemente ante la pobreza más desoladora y devastadora; familias que deben trabajar sin descanso para poder llevar y mantener una miserable vida sin posibilidad de cambio o mejoría. La realidad, con sus afiladas garras, araña la pantalla y nos hace concienciarnos y despertar ante la injusticia social. Reaccionamos saliendo de nuestra ensoñación, dejamos atrás el rol de espectadores pasivos e inmunes para involucrarnos y sufrir junto a esta sinrazón, a esos abusos de autoridad, inmorales e incomprensibles. La cinta se desarrolla sin tapujos ni adornos, sino que destaca en su sencillez y sinceridad, la realidad supera una vez más a la ficción y los acontecimientos se van desarrollando de forma natural y veraz.

Sin embargo, a pesar de la crudeza y veracidad, nunca llegar a caer en un forzado melodrama familiar, sino que es humana, emotiva y compasiva, no desea la lágrima fácil del espectador, no desea destruirlo o desgarrarlo, sólo plasmar lo que verdaderamente sucede, destapar una realidad ante unos ojos cegados de verdad. Es concisa y directa y ahí radica su gran capacidad para llegar al espectador y concienciarle sobre un problema que no debería serle ajeno, ya que esta historia, como otras muchas, se desarrolla ante la mirada esquiva del resto de la población, quienes desvían la vista para no tener que enfrentar lo que verdaderamente acontece a su alrededor. Tampoco el gobierno trata de cambiar la situación, sus políticas se ejecutan de manera egoísta, despreocupada y proteccionista, en un país donde la sanidad es lo opuesto a universal, igualitaria o social. Médicos y sanitarios que dan la espalda a los necesitados, primando el propio interés y beneficio antes que el bienestar social, y ahí es donde propuestas como La mujer del chatarrero se deben hacer oír.

Puntuación: 7/10

Ficha artística y técnica

Bosnia-Herzegovina, Francia, Eslovenia e Italia. Título original: Epizoda u zivotu beraca zelbeja. Dirección y guion: Danis Tanovic. Interpretes: Senada Alimanovic (Senada), Nazif Mujic (Nazif), Sandra Mujic (Sandra), Semsa Mujic (Semsa). Producción: Amra Baksic Camo y Cedomir Kolar. Fotografía: Erol Zubcevic. Montaje: Timur Makarevic.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This