La momia (2017): Infernal e inolvidable

El querer abarcar mucho en tan poco tiempo no es bueno. Le ocurrió a Warner al dar luz verde al Universo DC tras ver las estupendas cifras de Disney con su Universo Marvel, un mundo labrado durante años y con un plan infalible. Ahora llega Universal y pretende revivir los monstruos clásicos del estudio en una especie de “liga de los monstruos extraordinarios” bautizada para la ocasión como Dark Universe. Y arranca con esta momia que deja mucho que desear. La momia (2017) es un caos que pretende establecer los cimientos de este universo a toda la prisa, y el problema es que la cinta no funciona y el universo termina por importar un comino antes de llegar al rodillo de créditos finales. Ni el carisma de Tom Cruise (Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás) consiguen levantar la lápida que cae sobre el film pasado su planteamiento.

Tom Cruise y Russell Crowe en La momia (2017)

Tom Cruise y Russell Crowe en La momia (2017)

Y es que el guión de La momia (2017) ha requerido de hasta 12 manos (que se sepa oficialmente), algunos de ellos de prestigio como David Koepp (Inferno) o Christopher McQuarrie (Al filo del mañana), amigo personal de Cruise que revisa todos los libretos donde el protagonista de Días de trueno ejerce de productor. Y para contar un argumento que se resume en una ¿aventura? donde unos militares chusqueros despiertan a una momia rencorosa que pretende aniquilarlos para sembrar el terror en el mundo. Luego parece que hay muchas tramas secundarias que se pueden resumir en cimientos para ese Dark Universe, que de seguir adelante con la idea es muy posible que resulte un pastiche irrisorio. Sin duda el guión es un galimatías donde parece que va haber mucha acción pero no. Interminables diálogos ridículos, y con apenas sentido, sesgan secuencias de acción que a priori prometían.

Para rematar la faena, el productor y guionista metido a director Alex Kurtzman (Así somos) filma el groso de la acción (y la historia) de noche. Un truco muy sucio para ahorrar en efectos especiales, tapar defectos de la imagen u ocultar su pésimo talento como director de secuencias de acción. La famosa escena del avión, que tanto se está publicitando, deja bastante que desear. Es muy breve y no impresiona tanto como debería. Y del interminable clima en un cueva de noche, mejor no hablar. Es increíble el juego que puede dar un Londres que se antojo victoriano en algunos momentos y no es aprovechado. Una pena.

Annabelle Wallis en La momia (2017)

Annabelle Wallis en La momia (2017)

Hace mucho tiempo que no veíamos a Cruise tan perdido en una cinta. Parece como que quiere hacer una prolongación de su personaje en la saga Misión imposible pero no le termina de funcionar. Tampoco le ayuda que esté rodeado por la insípida y cargante Annabelle Wallis (Mine), un florero con patas y un Russell Crowe (Dos buenos tipos) orondo que interpreta a un “nerviosete” Dr. Henry Jekyll, que pretende ser el nexo de unión entre todos los monstruos de la Universal en este Universo Oscuro. La joven Sofia Boutella (Star Trek: Más allá), que interpreta a la momia, es quizá la más interesante de todo el elenco y lo más valioso de la cinta. Del secundario cómico, con un ojo pocho, llamado Jake Johnson (New Girl) mejor no hablar, pues su personaje da mucha vergüenza ajena.

En resumen, La momia (2017) es un auténtico desastre. No funciona ni como cinta de acción, ni de terror, pero lo más preocupante es que no llega a entretener, que es lo único que se le pide a un blockbuster veraniego. Parece que la cosa se complica para el Universo Oscuro, pues si ya la semilla que han plantado es mala, cómo será la cosecha.

Lo mejor: El logo de Dark Universe.

Lo peor: El resto

Puntuación: 1/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This