La mecánica del corazón: Dale cuerda al reloj

El cine de animación lejos de las grandes compañías como son Dreamworks y Pixar parece que no levanta cabeza. Lejos de esas compañías las historias son mediocres, vistas mil veces y sin nada nuevo que ofrecer. Además, la animación suele dejar mucho que desear. La mecánica del corazón es una película francesa que quiere dejar todo esto atrás y no consigue ninguno de los propósitos. No revoluciona la animación ni tampoco la historia, y eso que la premisa es cuanto menos interesante.

Jack en La mecánica del corazón

Jack en La mecánica del corazón

La mecánica del corazón cuenta la historia de Jack, un niño que nace en la noche más fría y su corazón se congela. Para que sobreviva, una mujer misteriosa le pone en su lugar un reloj de cuco. Pero con ese reloj tendrá que tener mucho cuidado, ya que hay tres reglas que no debe romper: No puede alterarse, no debe jugar con su manecilla y nunca debe enamorarse. Pero la aparición de Miss Acacia alterara todo, pues no puede resistirse a estar perdidamente enamorado de ella.

La película juega con algo muy a su favor, que es la estética. Esta estética recuerda mucho a las películas animadas de Tim Burton (Sombras tenebrosas) como pueden ser Pesadilla antes de Navidad o La novia cadáver. De hecho, la película también es un musical donde las partes cantadas nos presentan a los personajes y toda la historia. Esto es el punto fuerte de la historia, pues el resto es algo rápidamente olvidable ya que acaba siendo un pastel de tópicos que se han visto en mil y una películas. Y eso que siempre las historias de amor en el cine han sido coloristas y que conseguían poner los pelos de punta, pero eso es algo que sólo está al alcance de Disney y de Pixar.

Jack y Méliès en La mecánica del corazón

Jack y Méliès en La mecánica del corazón

La mecánica del corazón quiere correr tanto en contarte la historia que cuando menos te lo esperas estás viendo como el niño pequeño, con un reloj de cuco en el corazón, se recorre medio mundo para encontrar a su amor de la mano de George Méliès. El villano de turno tiene su aparición en cinco minutos contados de película, algo que irrita porque únicamente está utilizado para los giros de guión que se ven a distancia. Todo es muy predecible. Además, la historia de amor es un poco insulsa, y sinceramente, no conecto nunca con ninguno de los dos personajes protagonistas.

Y luego están las canciones. En muchos casos las canciones que salen en la película no me encajan demasiado con el momento en el que suceden, pues cortan de golpe la narratividad. Introducir así canciones sin ton ni son no es algo que ayude demasiado a la historia. Quizás las únicas que me encajan son las que canta Miss Acacia en su espectáculo del circo, y sobre todo esa Malagueña salerosa que a más de uno le recordará a los créditos finales de Kill Bill. Vol II. Además, gracias a ello escucharemos a Roko (la última ganadora de Tu cara me suena) que pone la voz a la protagonista. El resto es algo olvidable.

En definitiva, La mecánica del corazón es una película olvidable que no aporta nada nuevo al género ni evoluciona en la animación. Copia el estilo Burtoniano para acabar sucumbiendo a un guión más simple que sumar 2 + 2. Seguramente los pequeños de la casa se lo pasarán en grande.

Lo mejor: El estilo Burtoniano que hay en la cinta.

Lo peor: Que no intente explotar de mejor manera una idea tan buena y que es demasiado simple.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

Francia y Bélgica. Título original: Jack et la mécanique du coeur. Dirección: Stéphane Berla y Mathias Malzieu. Doblaje original: Mathias Malzieu (Jack), Olivia Ruiz (Miss Acacia), Rossy de Palma (Luna), Jean Rochefort (Méliès), Grand Corps Malade (Joe), Babet (Anna)- Guion: Mathias Malzieu; basado en su libro. Producción: Virginie Silla. Música: Dionysos. Montaje: Soline Guyonneau. Diseño de producción: Frederic Perrin Fredleew.

Un comentario

  1. me enamore de esta película. Simplemente fascinante

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This