La guerra del planeta de los simios: Bailando con monos

Posiblemente esta nueva trilogía de El planeta de los simios sea lo mejor que le ha pasado a los blockbusters en muchísimo tiempo. Desde que se estrenó El origen del planeta de los simios, cada entrega ha ido aumentando la calidad. El amanecer del planeta de los simios ya significó que estábamos ante algo realmente grande e importante. Pero no estábamos preparados para lo que Matt Reeves (Monstruoso) tenía planeado para La guerra del planeta de los simios. El cierre de la trilogía, y de la historia de César, es la mejor de las tres, la más épica y la más emotiva de todas. Rebosa inteligencia y saber hacer en sus 145 minutos. La guerra del planeta de los simios rinde homenaje al western clásico, a las películas bélicas, a las películas de prisiones y al cine de aventuras, sabiendo unirlos en una. Maravillosa.

César (Andy Serkis) en La guerra del planeta de los simios

César (Andy Serkis) en La guerra del planeta de los simios

Muchos blockbusters se hacen sin ganas, pensando únicamente en el dinero que recaudará al final su etapa en las salas. Por eso muchas veces vemos una película, salimos de la sala y la olvidamos. Pero eso con La guerra del planeta de los simios no ocurre. Las tres entregas se han hecho con tiempo, cariño y saber contar tanto una historia como ser un espectáculo que tenga al espectador pegado a la butaca desde el principio. La guerra del planeta de los simios empieza donde acaba El amanecer del planeta de los simios, en la guerra entre humanos y simios. Pero no esperéis dos horas de enfrentamiento. No. La guerra del planeta de los simios va más allá. No quiere bombardearnos la cabeza con explosiones y sin sentidos. Matt Reeves se permite el lujo de hablarnos de como tomamos decisiones en momentos extremos, de cómo al final aquello que intentamos no ser se apodera de nosotros y, que tanto simio como humano, al final luchan por lo mismo: Sobrevivir.

Y se nota el cariño que le ha puesto Matt Reeves a la hora de contarlo. La cinta es un homenaje al western clásico, es un Bailando con Lobos, pero con simios y humanos. En todo momento, César quiere que no haya guerra, quiere que haya entendimiento, incluso en los momentos en los que tiene la oportunidad de matar, no lo hace. Es un homenaje también al cine bélico. Hay referencias a La chaqueta metálica o La delgada línea roja. Y es un homenaje al cine de prisiones, desde La gran evasión hasta La fuga de Alcatraz. Todo ello no supone un problema para la película ya que el guion, escrito maravillosamente, sabe andar por los diferentes géneros sin ser pegote y bien hilado. Además, tiene uno de los CGI más realista de la historia, en ningún momento pensarás que los simios que aparecen en pantalla están hechos por ordenador, sino que parecen simios de verdad. También ayuda a eso que Andy Serkis (Star Wars: El despertar de la fuerza) se haya dejado el alma en darle movimiento y voz al personaje de Césas. El actor hace un trabajo realmente memorable. Al igual que el resto de simios. En la parte humana destaca Woody Harrelson (Wilson), que hace de villano.

Woody Harrelson en La guerra del planeta de los simios

Woody Harrelson en La guerra del planeta de los simios

Así, La guerra del planeta de los simios se erige como el blockbuster del verano. Una cinta que cautivará desde su inicio hasta el final, que está hecha con cariño y con un saber hacer pocas veces visto y que supone el final para una de las mejores trilogías de la última década. Al César lo que es del César y La guerra del planeta de los simios es una auténtica obra maestra.

Lo mejor: Todo. Es maravillosa.

Lo peor: Que se espere una cinta de acción sin parar.

Puntuación: 10/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This