La gran familia española: Tiro al poste

Daniel Sánchez Arévalo (Primos) escribe y dirige su cuarta película titulada La gran familia española, un retrato familiar en plena final del mundial de fútbol de 2010, donde vuelve a contar con Antonio de la Torre (Invasor) y Quim Gutiérrez (Los últimos días), y un extenso cartel de actores que deja con la boca abierta a más de uno.

Arantxa Martí, Patrick Criado, y Sandra Martín en La gran familia española

Arantxa Martí, Patrick Criado, y Sandra Martín en La gran familia española

El menor de una familia de cinco hijos decide casarse el día de la final del mundial de Sudáfrica donde España se proclamo vencedora y consiguió su primera copa del mundo. Indudablemente el chaval no sabía que España iba a llegar a la final. Durante el tiempo que dura dicho final, esta familia vivirá un folletín que parece salido de Falcon Crest o Dinastía. El guion de Sánchez Arévalo arranca de una manera interesante, presentando a los personajes, para luego estancarse en contar las historias de todos los hermanos, y acabar emocionándonos. Continuamente se está jugando con la metáfora de lo que ocurre en el partido le ocurre a la familia, y es algo ingenioso, pero quizá si hubieran sido menos hermanos la cosa fluiría y no tendría altibajos. También tiene bastantes secundarios, algunos incluso con pocas palabras como Raúl Arévalo (Los amantes pasajeros), que roban protagonismo, ocupan espacio en la trama general, y hacen que el espectador se distraiga de lo que realmente se le quiere contar. Un acierto que tiene, y siempre ha tenido Sánchez Arévalo, es que es un excelente dialoguista y consigue que conversaciones tan tribales como los chicos que le han gustado a una chica sean simpáticas, graciosas, y entretenidas.

Como director Sánchez Arévalo siempre hace lo que se hace, incluso en sitios tan acotados como una finca, sabe sacar muy buen partido de todas las localizaciones que en ella encontramos. La película emparenta con el clásico Siete novias para sietes hermanos al que se está haciendo referencia constantemente, y ello conlleva que tenga que tener un número musical. De primeras es simpático, pero no aporta nada, esta poco fragmentado, y no tiene ritmo. Es el punto negro de la dirección de Sánchez Arévalo, que se hermana con un irregular montaje, donde los fundidos a negros son excesivamente largos y donde solo alabamos una conversación montada en paralelo, que no es novedosa, pero funciona de perlas.

Verónica Echegui y Miquel Fernández en La gran familia española

Verónica Echegui y Miquel Fernández en La gran familia española

Dentro del elenco encontramos el buen hacer de Verónica Echegui (La fría luz del día) como mujer entre dos hombres, Miquel Fernández (Fin) como uno de esos hombre, y por supuesto los citados Antonio de la Torre y Quim Gutiérrez. Sin embargo hay que destacar sobre todos ellos, y en especial sobre el elenco juvenil, la figura de Sandra Martín, una recién llegada a este mundo que debuta aquí, en el mundo del largometraje, quien con su mirada se mete a todos los espectadores en el bolsillo y a la que auguramos un futuro prometedor. Roberto Álamo (Días de fútbol), quien tiene el papel del hijo con un poco de retardo, a ojos del espectador el personaje más goloso, resulta muy simpático durante sus primeros minutos, pero termina cansando y cayendo en los clichés que a otros actores les han funcionado, y aquí ya están muy vistos.

En resumen, La gran familia española quiere abarcar mucho, contar muchas cosas, y a pesar que todo queda bien amarrado, da la sensación que si la familia no hubiera sido tan numerosa la cinta hubiera sido muy buena. Por supuesto esta cinta reclama a voces un spin off del personaje de Raúl Arévalo y sus aventuras.

Lo mejor: Los diálogos y Sandra Martín.

Lo peor: El número musical y los interminable fundidos a negro.

Puntuación: 5/10

Ficha artística y técnica

España. Dirección y guion: Daniel Sánchez Arévalo. Interpretes: Antonio de la Torre (Adán), Quim Gutiérrez (Caleb), Verónica Echegui (Cris), Miquel Fernández (Daniel), Patrick Criado (Efraín), Roberto Álamo (Benjamín), Sandra Martín (Mónica), Arancha Martí (Carla), Héctor Colomé (padre). Producción: José Antonio Félez, Fernando Bovaira, Mercedes Gamero y Mikel Lejarza. Música: Josh Rouse. Fotografía: Juan Carlos Gómez. Montaje: Nacho Ruiz Capillas. Dirección artística: Satur Idarreta. Vestuario: Tatiana Hernández.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This