La espuma de los días: El error de confundir imaginación con saturación

Si Michel Gondry (The Green Hornet)  fuera Michel Gondry y si La espuma de los días no fuera una arriesgada película europea sino un superespectáculo hollywoodiense de efectos especiales, lo más normal es que se hubiera despachado al filme con alguno de esos tópicos sobre la ausencia de ideas en el cine. No siendo La espuma de los días cine americano, es posible que algunos vean a priori magia e imaginación donde en realidad lo que hay es saturación y un camino mal marcado. Es verdad que hay secuencias imaginativas en este tortuoso retrato del amor que traza Gondry, secuencias que encajan en la filmografía del autor de ¡Olvídate de mí!, pero se pueden contar con los dedos de una mano y no impiden que el conjunto sea frío y escaso.

Audrey Tautou y Romain Duris en La espuma de los días

Audrey Tautou y Romain Duris en La espuma de los días

Esa frialdad es, de largo, el mayor problema que tiene la película porque no consigue emocionar al espectador prácticamente en ningún momento. Y eso, siendo la historia de Colin y Chloé, dos jóvenes que se conocen, que se van enamorando y que luchan hasta el final por estar juntos frente a las adversidades, no puede considerarse más que como un grave defecto. A Gondry le importa mucho más el desenfadado y chocante estilo visual de la película que el fondo de la historia, que el director y coguionista junto a Luc Bossi (El imperio de los lobos)  de la novela homónima de Boris Vian. Pero cuando esa propuesta se asume más como un efecto transitorio que como una sensación profunda, cuando la narración hasta se ve entorpecida por la imagen, es que algo va mal.

Omar Sy en La espuma de los días

Omar Sy en La espuma de los días

Gondry presta más atención a sus fuegos de artificio visuales que a su pareja protagonista. Roman Duris (Los seductores) y Audrey Tatou (su presencia casi parece un guiño para que los seguidores de Amelie aprecien esta película) tendrían que llevar el peso de la acción, pero no lo consiguen. Tendría que emocionar su primer encuentro, tendría que divertir su etapa más feliz, tendrían que conmover los giros más dramáticos de la historia, pero ellos sólo consiguen estar ahí, entre artefactos extraños, efectos visuales que no terminan de encontrar una explicación narrativa que haga avanzar la película (especialmente los visualmente más poderosos, como esa enorme sala con máquinas de escribir móviles). La película, al final, se convierte en una sucesión momentos más o menos simpáticos en la primera mitad y dramáticos en la segunda que se suceden sin demasiadas razones o cohesión.

Ese surrealismo que se apodera de lo que está sucediendo en la pantalla puede llegar a interesar lo suficiente como para que la película no sea un rotundo fracaso. Puede que haya espectadores que sepan apreciar esa montaña rusa visual que es La espuma de los días. Y es cierto que durante la primera media hora puede llegar a intrigar lo suficiente como para mantener la atención intacta, gracias también a la simpática presencia de Omar Sy (Incompatibles) en un papel diametralmente opuesto al de Intocable. Pero más allá del impacto momentáneo, ese carrusel no tiene un objetivo claro, una sensación ésta que se acentúa con un final abrupto, casi resignado por la forma en la que se produce. Lo que tendría que ser una historia compleja, se queda en una carcasa mucho más vacía de lo que parece. No aburre, pero sí decepciona.

Puntuación: 4 / 10

Ficha artística y técnica

Francia y Bélgica. Título original: L’écume des jours. Dirección: Michel Gondry. Interpretes: Audrey Tautou (Chloé), Romain Duris (Colin), Gad Elmaleh (Chick), Omar Sy (Nicolas), Aïssa Maïga (Alise), Charlotte Lebon (Isis), Sacha Bourdo (Mouse). Guion: Michel Gondry y Luc Bossi; basado en la novela de Boris Vian. Producción: Luc Bossi. Música: Etienne Charry. Fotografía: Christophe Beaucarne. Montaje: Marie-Charlotte Moreau. Dirección artística: Stéphane Rozenbaum. Vestuario: Florence Fontaine.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This