La cumbre escarlata: Los fantasmas atacan a Guillermo

El prestigioso director mexicano Guillermo del Toro (Pacific Rim) se estrella de bruces con este relato romántico gótico titulado La cumbre escarlata. Aburrida, un pelín pedante, y con unas actrices que sorprenden de lo mal que están, La cumbre escarlata no da miedo, no conmueve y no emociona. Puede que estamos ante la peor película del director de grandes obras como Cronos o El laberinto del fauno.

Mia Wasikowska en La cumbre escarlata

Mia Wasikowska en La cumbre escarlata

Tras la perdida de su madre la joven Edith Cushing (toma homenaje al bueno de Peter Cushing) recibe la visita del fantasma de esta advirtiéndola de la cumbre escarlata. Con los años Edith se ha puesto “de buen ver” y quiere ser escritora en una sociedad que no esta preparada para ello. Edith es pretendida por un amigo familiar y un joven aristócrata que anda escaso de fondos. El joven aristócrata viene con tara, pues a este siempre le acompaña su siniestra hermana. Como esto es un romance gótico, Edith elegirá al “tieso” empresario, acabará casándose con él, y viviendo en la cumbre escarlata, lugar tétrico donde los haya, donde también habitan fantasmas. Esta es básicamente la premisa de La cumbre escarlata. La historia tarda en arrancar, Guillermo se entretiene mucho en presentar a los personajes y la historia de amor, y se olvida del misterio y los sustos. Realmente no pasa nada interesante en la cinta hasta sus ultimos minutos, y mucha sorpresas han sido muy remarcadas por la dirección del “gordo mexicano”, algo que resta suspense a la cinta.

El visionario director mueve la cámara maravillosamente, sabe aprovechar el formato flat en todo su esplendor, y consigue que la magnitud de los decorados sea sorprendente. Pero quizá ese exceso de magnitud le hace perderse demasiado y dar demasiadas pistas. Esa presentación de cierto personaje esta rodada de tal manera que no quedan sospechas de quien es el villano de la función. Sin embargo, la maravillosa (y tétrica) fotografía de Dan Laustsen (The Possession – El origen del mal) consigue momentos espectaculares, como ese baile con velas o cada una de las secuencias con fantasmas en la cumbre escarlata. La cumbre escarlata peca de querer ser una gran película cuando realmente es un grandes éxitos de Guillermo del Toro. La cinta arranca y finaliza con referencias a fantasmas, igual que El espinazo del diablo. Su pasión por las mariposas también se vio reflejada en El laberinto del fauno. Ese fantasma final recuerda mucho al de la cinta protagonizada por Eduardo Noriega (Los miércoles no existen). Abreviando, parece como que Guillermo se ha quedado sin ideas y ha reciclado sus cintas más laureadas.

Tom Hiddleston y Jessica Chastain en La cumbre escarlata

Tom Hiddleston y Jessica Chastain en La cumbre escarlata

El reparto es una verbena. La laureada y aplaudida Jessica Chastain (Marte (The martian)) firma su peor actuación. No solo la dirección del director mexicano la lapida, sino que sus propias expresiones no dejan lugar a dudas de que personajes representa en la trama. Exagerada hasta decir basta. Mia Wasikowska (Maps to the Stars) no levanta cabeza. Sigue igual de sosa que en anteriores películas. Su cara de susto parece sacada de un sketch de humor absurdo de La hora chanante. Charlie Hunnam (Pacific Rim) no esta mal, pero su apariencia lastra un poco el personaje. Ese pelo largo con orejas muy marcadas, y ese traje que parece va a reventar en cualquier momento, no le hacen nada bien. Por su parte Tom Hiddleston (Sólo los amantes sobreviven) intenta no desentonar con el resto del conjunto y su buen hacer queda un tanto eclipsado, una pena.

En resumen, La cumbre escarlata prometía mucho más a tenor de sus avances. El romance victoriano (más cercano a La edad de la inocencia que a los clásicos de la Hammer que parece representar) diluye la historia terrorífica y angustiosa que se apodera de la cinta en sus últimos minutos. Los espectadores más fans del autor se entretendrán con sus bonito encuadres, pero el publico general es muy posible que se aburra e incluso se sienta engañado ante una historia de fantasmas que no lo es.

Lo mejor: La fotografía y la música.

Lo peor: Mia Wasikowska y Jessica Chastain.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

USA y Canada. Título original: Crimson Peak. Dirección: Guillermo del Toro. Intepretes: Mia Wasikowska (Edith Cushing), Jessica Chastain (Lucille Sharpe), Tom Hiddleston (Thomas Sharpe), Charlie Hunnam (Dr. Alan McMichael), Jim Beaver (Carter Cushing). Guion: Guillermo del Toro y Matthew Robbins. Producción: Guillermo del Toro, Callum Greene, Jon Jashni y Thomas Tull. Música: Fernando Velázquez. Fotografía: Dan Laustsen. Montaje: Bernat Vilaplana. Diseño de producción: Thomas E. Sanders. Vestuario: Kate Hawley.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This