Kung Fu Panda 3: Sin sorpresas y sobresaltos

Y llegamos a las tercera entrega de las aventuras de Po. Aparentemente Kung Fu Panda 3 parece el capítulo final de esta trilogía, aunque viendo las cifras de la taquilla en suelo americano es algo que comenzamos a dudar. Con este nuevo capítulo, la saga comienza a dar claras muestras de desgaste, y es que ya lo dice el refrán: “lo poco gusta y lo mucho cansa”. Esta nueva entrega sigue entreteniendo, pero parece menos cuidada que sus predecesoras. En la dirección repite la directora de la anterior entrega Jennifer Yuh escudada por el novato Alessandro Carloni.

Po en Kung Fu Panda 3

Po en Kung Fu Panda 3

Kung Fu Panda 2 finalizaba con un plano de otros pandas en un valle, que hacía referencia al origen del panda Po. Esta secuela comienza con la llegada del padre de Po en busca de su hijo. Mientras tanto, Po se encuentra en el último paso de su carrera en el Kung Fu, convertirse en maestro de este noble arte. Ambas historias se cruzaran con la resurrección de un enemigo muy poderoso. Po deberá conocer su origen para poder enfrentarse a esta enemigo. Este es el argumento de Kung Fu Panda 3 donde se vuelve a reiterar la idea de que las apariencias engañan y se añade la de que la familia es muy importante para ser una persona plena. El guion es muy sencillo, algo que no molesta, pero tampoco llega a sorprender.

Si el guion no sorprende con la dirección ocurre tres cuartos de los mismo. Si la segunda entrega sorprendía con aquellos flashbacks en animación tradicional, aquí vuelven a repetir la técnica, pero quizá con un trazado más manga. En el apartado técnico Kung Fu Panda 3 no innova, de hecho parece incluso una cinta un tanto desganada, pues cuando la acción se traslada al valle de los pandas todo parece menos trabajado. Incluso la desaparición de los compañeros de Po (Mantis, Tigresa…) propicia que solo haya pandas en escena, dando la sensación de que se pierden matices.

Mei Mei en Kung Fu Panda 3

Mei Mei en Kung Fu Panda 3

El mayor reclamo de la cinta en su versión castellana vuelve a ser el doblaje de Po por parte del cómico y presentador Florentino Fernández (voz en El gurú de las bodas), que es quien levanta bastante el nivel de la cinta, aunque ya tampoco sorprende. Se repiten chistes que siguen funcionando y se añaden algunos nuevos, en especial cuando Po llega a la aldea a conocer a sus semejantes, pero aun así la cinta navega sin interesarnos más allá de entretener a los más pequeños de la casa.

En resumen, Kung Fu Panda 3 es una secuela al uso, que parece cerrar los arcos argumentales que se abrieron en la primera entrega (el tema del maestro de Kung Fu) y segunda entrega (el origen de Po). Un final digno (que no espectacular) para una saga entretenida. Esperemos que nos le de por hacer más entregas y Po acabe con aquel ogro verde o ¿alguien se acuerda ahora de Shrek?

Lo mejor: No aburre y es un digno final para una trilogía.

Lo peor: No sorprende en ningún momento. Nos tememos que seguirán haciendo más entregas.

Puntuación: 5/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This