Kingsman: Servicio secreto: ¡Qué divertido es ser espía!

Estaba claro que Matthew Vaughn (X-Men: Primera generación) estaba llamado a ser un referente indiscutible en el mundo del cine de la actualidad. Su forma de entender el séptimo arte y de plasmarlo en la pantalla es de aplauso constante. Todas sus películas tienen algo que las hacen especial, y en Kingsman: Servicio secreto no iba a ser menos. Quizás la principal virtud que tiene su cine es que es una gamberrada desde el inicio hasta el final. Eso lo demostró en Kick-Ass, donde la violencia, las gamberradas y la ironía estaban presentes. Ahora le toca el turno a los agentes secretos y, sinceramente, que me la pongan en bucle.

Colin Firth y Taron Egerton en Kingsman: Servicio secreto

Colin Firth y Taron Egerton en Kingsman: Servicio secreto

Kingsman: Servicio secreto comienza con la sintonía de Money for nothing de Dire Straits. Y desde ese momento sabes que la película va a tomar unos redoteros muy gamberros y poco serios. Pero también es un homenaje a las grandes películas de espías, aquellas de los gadgets alucinantes, los espías de traje y de las situaciones límites. Y eso, junto a las señas de identidad de Matthew Vaughn, hacen que la película sea una bomba que explota en cada minuto. Vaughn consigue que el ritmo de la cinta vaya todo el tiempo en aumento, con escenas de acción que hacía mucho no se veía en una pantalla y con personajes de esos que terminas recordando mucho tiempo.

Las escenas de acción son un hito de la coreografía y del ritmo. Cierto que el clímax final es enorme, pero las escenas del bar y de la iglesia hacen que Vaughn sea el nuevo artista de la acción. Sin duda por la de la iglesia, donde la coreografía, el movimiento de la cámara y la violencia que hay hacen que la escena sea recordada. Pero Vaughn no solo demuestra que es bueno dirigiendo, también lo demuestra en cuanto al guión. El guión, escrito junto a Jane Goldman, sabe presentar la tramar, sabe cuando hacer un giro que te deje boquiabierto y sabe introducir momentos cómicos cuando son necesarios. Pero también es bueno introduciendo a los personajes que componen la cinta.

Colin Firth en Kingsman: Servicio secreto

Colin Firth en Kingsman: Servicio secreto

Y son esos personajes otro acierto de Kingsman: Servicio secreto. Colin Firth (Magia a la luz de la luna), aunque parezca mentira, es una gran sorpresa. Es sorpresa por el hecho de que a su edad realiza el 80% de las escenas de acción que se ven. Además, sigue siendo un actor enorme. Y da igual lo que haga. Mark Strong (Mindscape) se ha convertido en el nuevo recurso que vale para todo. Aparece en muchas de las películas estrenadas y en todas lo hace bien. Aquí como entrenador de los espías y es realmente convincente. Pero destaca también Taron Egerton, el actor que ha comenzado con fuerza su carrera consigue ser ese espía rebelde que necesitaba la cinta y se empatiza con él porque ¿Quién no ha soñado ser espía y a la vez vacilar? Pues eso. También aparece Samuel L. Jackson (Robocop (2014)) y es otro punto divertido con su seseo.

Kingsman: Servicio secreto es grandiosa. Es una película divertida, gamberra, bien dirigida y mejor interpretada. Es una nueva demostración de que Matthew Vaughn es ya un grande del cine contemporáneo. Es ya, una de las mejores películas del año y posiblemente un punto de inflexión en el cine de espías. Brutal.

Lo mejor: Matthew Vaughn en estado puro. Y los actores, genial todos.

Lo peor: Que su gamberrismo no sea del gusto de todos.

Puntuación: 9/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido. Título original: Kingsman: The Secret Service. Dirección: Matthew Vaughn. Interpretes: Colin Firth (Harry Hart/Galahad), Samuel L. Jackson (Valentine), Taron Egerton (Gary ‘Eggsy’ Unwin), Michael Caine (Arthur), Sofia Boutella (Gazelle), Mark Strong (Merlin). Guion: Matthew Vaughn y Jane Goldman; basado en la novela gráfica de Mark Millar y Dave Gibbons. Producción: Adam Bohling, David Reid y Matthew Vaughn. Música: Henry Jackman y Matthew Margeson. Fotografía: George Richmond. Montaje: Eddie Hamilton y Jon Harris. Diseño de producción: Paul Kirby. Vestuario: Arianne Phillips.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Taron Egerton: “Me gustaría interpretar personajes muy diversos” · Cine y Comedia - […] Wars. El joven ingles pasó por Madrid a presentar la cinta que le ha catapultado al estrellato, Kingsman: Servicio…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This