Julieta: Dolor silencioso

Hablar sobre la perdida, el dolor y las ausencias es algo complicado. No siempre conseguirás contar una historia bien elaborada sin caer en la sensiblería o incitar a tus espectadores a lloro sin darles emoción. Julieta, de Pedro Almodóvar (Los amantes pasajeros), consigue conmover y emocionar desde ese inicio con un vestido rojo, vestido que veremos lucir a todas nuestras protagonistas para representar el dolor de la pérdida o de la ausencia. Julieta es mejor cuando el silencio ocupa el relato, cuando nuestros personajes no dicen algo o cuando Almodóvar evita las exposiciones innecesarias. Julieta es dolor y tristeza, pero también es esperanza.

Emma Suárez en Julieta

Almodóvar coloca a dos mujeres, la misma, en épocas diferentes de su vida. Con diferentes aspiraciones, diferentes intereses, pero mismos sentimientos. Julieta es una mujer que sufre a lo largo de su vida, ya sea directa o indirectamente. Es triste, pero la vida en muchas ocasiones es así. Julieta avanza su historia entre luces, pero se ven muchas sombras en silencio. Nuestra protagonista sufre, en muchas ocasiones, en silencio. El silencio puede ser el peor de lo dolores, querer decir todo, pero no saber cómo expresarlo y movernos en esos silencios, ruidoso pero que no se oyen y que consiguen estremecernos en la butaca. Y eso es lo que Julieta mantiene, un sufrimiento hacía dentro, hacía su propio silencio y que nadie más lo sufra.

Da igual en la época y en la Julieta que estemos, ese sufrimiento será el mismo. Y es ahí donde Almodóvar me destroza. Cuando no expone en palabras lo que las imágenes dicen pos si solas. Es en esos momentos cuando vemos al gran Almodóvar, al de sus mejores películas. En esos momentos te agarra y no te suelta, y el nudo que se te hace en la garganta al ver el dolor por la pérdida o la ausencia tanto en Emma Suárez (Novatos) como en Adriana Ugarte (Palmeras en la nieve) es único. El sufrimiento de Julieta es diferente en las épocas, pero al final se resume en uno: Que una madre pierda a su hijo es el mayor dolor que va a ver en la vida. No por su muerte, sino por el alejamiento o su ausencia. No hay nadie preparado para ese dolor. Y en Julieta nosotros lo sufrimos como nuestro, pues conectamos con ellas, con esas mujeres que Almodóvar sabe retratar como nadie.

Adriana Ugarte en Julieta

Es posible que Julieta sea una de las mejores películas de Almodóvar de los últimos años, pero también tiene sus peros. No me gusta la exposición que hace la voz en off durante la película, sé que es ilustrativa, pero si vas a contar en imágenes lo mismo que la voz en off no lo hagas porque sobre expones la situación. También a la cinta le cuesta arrancar, le cuesta poner las cartas sobre la mesa, aunque en su inicio podamos ver ya algunos detalles, pero lo cierto es que le cuesta un poco comenzar a sentirla dentro. Pero cuando lo hace ya no la sueltas. Y eso es lo que hace que Julieta gane en el recuerdo. Julieta puede ser una de las mejores películas españolas del año, no es la mejor de su director, pero cerca está, y consigue que en los silencios (tal y como se iba a llamar en un inicio) tenga su mejor baza para emocionar.

Lo mejor: Emma Suárez y la dirección de Almodóvar.

Lo peor: La sobre explicación de algunas cosas.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This