La serie Divergente: Insurgente: Distopía sin sentido

El año pasado irrumpía en el panorama cinematográfico otra saga juvenil sobre un futuro distópico donde los seres humanos estaban divididos en facciones. Divergente, basada en el best-seller de Verónica Roth, era un intento más de demostrar que el público quiere este tipo de cine. Los juegos del hambre ha sabido como enfocar al público, pero Divergente era casi un calco de la novelas de Suzanne Collins. Tras el “éxito” de la primera entrega, era inevitable que se continuara con la adaptación de las novelas de Roth. Así nos llega ahora La serie Divergente: Insurgente, una película que cae tan rápidamente en el topicazo, que se convierte en una decepción. Cierto es que la primera entrega no dejaba demasiado incentivos para continuar viendo la saga, pero es que los pocos resquicios que pudiera haber desaparecen a los cinco minutos de película.

Theo James, Shailene Woodley y Milles Teller en La serie Divergente: Insurgente

Theo James, Shailene Woodley y Milles Teller en La serie Divergente: Insurgente

La serie Divergente: Insurgente continúa con todas las de la ley con la historia de Tris, la divergente que puso en jaque a todo el mundo. Ahora Tris, junto a quienes la ayudaron, son fugitivos que tienen que buscar cobijo donde puedan con el fin de llevar a cabo su plan de matar como sea a Jeannine, la líder de Erudición, ya que piensan que haciéndolo conseguirán ser libres. Leyendo la sinopsis algo de chicha se puede sacar de la cinta, pero no es así. Después de recordarnos mediante sueños que pasó en la primera película, el guión que perpetran Akiva Goldsman (Cuento de invierno) junto con Brian Duffield y Mark Bomback (El amanecer del planeta de los simios) es muy malo. Es predecible, cierra tramas como si nada, no explica muchas cosas, es ciertamente estúpido y te deja con cara “¿en serio que está pasando esto?” Eso por no hablar de los miles de giros de guión que tiene la cinta, uno cada cinco minutos aproximadamente.

Y con este guión es complicado que Robert Schwentke (R.I.P.D: Departamento de policía mortal) haga algo decente. El director intenta dotar a la cinta de un estilo similar al que ya doto Neil Burger a la primera entrega. Pero todo se queda vacío. Las escenas de acción son insustanciales con muchos momentos de planos cenitales para evitar que se vea demasiado el ordenador. Las coreografías se ven a kilómetros. Y las escenas con más carga dramática terminan provocando risa. Pero bueno, dentro de todo lo malo que puede tener esta La serie Divergente: Insurgente, hay cosas positivas como que la cinta dura unos muy buenos 119 minutos, 21 minutos menos que su predecesora. Por lo que se pasa rápido, no llega a aburrir en exceso, pero su guión puede conseguirlo gracias a que en todo momento sabemos que va a pasar, como va a pasar y como va a terminar todo.

Shailene Woodley en La serie Divergente: Insurgente

Shailene Woodley en La serie Divergente: Insurgente

En cuanto a los actores, hay que decir que consiguen salvar su papeleta como pueden. Shailene Woodley (Bajo la misma estrella) es la protagonista total. Su personaje no evoluciona demasiado respecto a la primera entrega, pero si que vemos a una chica más combativa y con más ganas de llegar a los objetivos. Una lástima que esté enfrascada en esto y no la podamos ver en un blockbuster de mejor calidad. Theo James (Underworld: El despertar) está ahí como complemento a Shailene, porque lo que es aportar a la cinta, poco. Miles Teller (Whiplash) es casi lo mejor de la cinta. Sus momentos son buenos y le da a la cinta algo diferente respecto a humor, aunque su personaje se le vea venir a leguas. Lástima ver en cintas así a dos grandes actrices como son Naomi Watts (Birdman) o Kate Winslet (Una vida en tres días).

La serie Divergente: Insurgente es una decepción muy grande. Si la primera entrega podía tener algo de esperanza, se desvanece al ver esta segunda entrega llena de despropósitos y de un guión lleno de tópicos que se han visto mil veces y que hacen recordar a otras sagas como Los juegos del hambre. Lástima, porque ahora si que las ganas de ver la continuación (que sí, también está dividida en dos partes) se desvanecen por completo. Decepcionante.

Lo mejor: Miles Teller y Shailene Woodley

Lo peor: El guión que firman Akiva Goldsman y sus amigos, que no hay por donde cogerlo.

Puntuación: 2/10

Ficha artística y técnica

USA. Título original: The Divergent series: Insurgent. Dirección: Robert Schwentke. Interpretes: Shailene Woodley (Beatrice ‘Tris’ Prior), Theo James (Cuatro), Ansel Elgort (Caleb), Kate Winslet (Jeanine), Jai Courtney (Eric), Milles Teller (Peter), Naomi Watts (Evelyn), Maggie Q (Tori), Octavia Spencer (Johanna), Zoë Kravitz (Christina), Ray Stevenson (Marcus), Mekhi Phifer (Max), Ben Lamb (Edward), Keiynan Lonsdale (Uriah), Jonny Weston (Edgar), Daniel Dae Kim (Jack Kang), Emjay Anthony (Hector), Ashley Judd (Natalie), Suki Waterhouse (Marlene). Guion: Brian Duffield y Akiva Goldsman; basado en la novela homónima de Veronica Roth. Producción: Lucy Fisher, Pouya Shahbazian y Douglas Wick. Música: Joseph Trapanese. Fotografía: Florian Ballhaus. Montaje: Stuart Levy y Nancy Richardson. Diseño de producción: Alec Hammond. Vestuario: Louise Mingenbach.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lo mejor para ella: Tirando a lo fácil · Cine y Comedia - […] gran pantalla. Sólo se salva de la quema Kevin Costner (Tres días para matar) y Octavia Spencer (La serie Divergente:…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This