Insidious: Capítulo 3: Menos Insidious sin James Wan

Como sucede en el fútbol cuando se pierde un partido con una gran estrella lesionada, resulta inevitable empezar hablando de esta tercera parte de Insidious justo de quien no está en sus créditos y a quien se considera responsable de la buena fama de la serie. James Wan (Fast & Furious 7), director de las dos primeras entregas y, sobre todo, de la magnífica Expediente Warren, no está detrás de la cámara en esta ocasión y se limita a ejercer las veces de productor. ¿Cómo se interpreta eso antes de ver la película? Claramente como un “voy a poner las manos para recoger el dinero y que el trabajo lo haga otro”. Y sí, después de ver el filme tiene la misma pinta, aunque sea una continuación que más o menos cumple con lo anunciado sin salirse demasiado del camino ya marcado con las dos primeras películas.

Stefanie Scott en Insidious: Capítulo 3

Stefanie Scott en Insidious: Capítulo 3

Es Leigh Whannell (Insidious: Capítulo 2), uno de los actores de la serie y guionista de la saga, quien toma el relevo de Wan detrás de las cámaras, debutando de hecho como director, lo que ahonda también en la sensación comercial antes descrita. No es que su aportación sea rompedora, pero no rueda mal. Esto, claro está, si tenemos en cuenta las expectativas que se pueden tener sobre la película. Desde luego no es una vuelta de tuerca, un giro original o un intento de conseguir el mejor título de la serie. De hecho, incluso se puede considerar algo engañoso ese Capítulo 3 del título, porque no lo es. Se trata, más bien, de un capítulo cero, una historia previa a lo que ya hemos visto en las dos películas anteriores, que cuenta con su principal novedad con el cambio en el protagonismo. Así, esta vez los fantasmas acechan a una adolescente que vive con su padre y su hermano menor y que intenta contactar con su madre en el mundo de los muertos.

Por supuesto, no hay ninguna sorpresa en ese sentido, algo le sale mal y en lugar de dar con su madre llama la atención de un espíritu maligno. Y así, la verdad es que después de muchos minutos de metraje, es cuando comienzan los sustos. Son los de siempre (incluyendo el último, el que tiene que dejar una sensación de desasosiego a la hora de abandonar el cine… y que por cierto es el más discutible de todos pensando en las dos primeras películas), incluso con alguna que otra incongruencia que aleja la batalla de lo espiritual y la manda a lo físico, con el mismo uso de la oscuridad y del sonido que se ve en tantas películas de terror. Eso será suficiente, no obstante, para cualquier aficionado al género y a esta serie en particular, por mucho que no sirva para que este Insidious: Capítulo 3 marque una diferencia real con respecto a lo ya visto.

Lin Shaye en Insidious: Capítulo 3

Lin Shaye en Insidious: Capítulo 3

Whannell, también autor del guión, cae en las trampas habituales del género. Lo más molesto viene a ser lo fácilmente que prescinde de los personajes secundarios (clamorosa la inexplicada ausencia a conveniencia del hermano menor), que simplemente salen del cuadro cuando el responsable del filme no sabe qué hacer con ellos. Eso no deja de ser una marca más de que Insidious: Capítulo 3 es sobre todo un intento de seguir ganando dinero fácil. Ni siquiera las novedades en el reparto, la joven Stefanie Scott (Sin compromiso) y el veterano Dermott Mulroney (Agosto), aportan demasiado para que la película aguante demasiado en la memoria del espectador, y una vez pasados los sustos que quiere ofrecer la película se agota todo el encanto que esta pudiera tener. Es posible que eso sea suficiente para el aficionado al género, claro está. Y para estos la película cumple. Sin alardes, sin grandes problemas, simplemente cumple.

Puntuación: 5 / 10

Ficha artística y técnica

USA y Canada. Título original: Insidious: Chapter 3. Dirección y guion: Leigh Whannell. Interpretes: Dermot Mulroney (Sean Brenner), Stefanie Scott (Quinn Brenner), Angus Sampson (Tucker), Leigh Whannell (Specs), Lin Shaye (Elise Rainier), Tate Berney (Alex Brenner). Producción: Jason Blum, Oren Peli y James Wan. Música: Joseph Bishara. Fotografía: Brian Pearson. Montaje: Timothy Alverson . Diseño de producción: Jennifer Spence. Vestuario: Ariyela Wald-Cohain.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This