High School: MD (Muy deficiente)

Las comedias americanas ubicadas en institutos o universidades, por muy estúpidas o malas que sean siempre suelen tener un par de puntos que hacen gracia. Muchas de ellas, para atraer al publico más imberbe, nos muestran una gran dosis de desnudos fortuitos. High School no tiene ninguno de esos factores y la convierten en la peor película de la historia ubicada en este genero hasta el momento.

Adrien Brody en High School

Adrien Brody en High School

La historia gira entorno a dos amigos del colegio que por motivos poco interesantes de explicar acaban fumándose un porro en la casa del árbol donde pasaron buenos momentos de la infancia. Al día siguiente en el instituto se va hacer un control antidoping por lo que loa efectos del porro pueden hacer peligrar la beca del mas modosito de nuestros dos protagonistas. Para solucionar el asunto solo se les ocurren chorradas que no hacen gracia ni a los espectadores más fumetas de la sala. A esto hay que sumarle que por la cinta se pasean todos los habitantes de un instituto, como el director, el jefe de estudios… y gente de fuera como los traficantes de droga. Todos ellos intentan provocar alguna risa en la platea sin conseguirla. La cinta no llega a durar los 100 minutos y se hace insoportable desde el 13, no porque no haga gracia si no porque todo esta mal planteado y estructurado.

Al debutante John Stalberg, que también es guionistas de esta perla, no le auguramos un futuro prometedor. Hasta la gente que esta tras los productos de la factoría Asylum están más cualificados. Ha momentos muy amateurs que siendo otro tipo de cinta serian perdonables, pero en High School no se salva nadie.

Sean Marquette y Matt Bush en High School

Sean Marquette y Matt Bush en High School

Lo primero que destaca de este absurdo es la figura de Adrien Brody (Manolete), quien padece la maldición del Oscar, y es que después de recoger la dorada estatuilla por El pianista este señor no ha hecho nada bueno. Aquí se limita a ir de narcotraficante con cara de fumeta sabiondo que más que risa dan ganas de pagarle un psicólogo para que no siga tirando su carrera por el retrete. Los chavales jóvenes todavía están a tiempo de salvarse, en especial Matt Bush (Adventureland), a quien hemos visto en otros productos de este tipo y no estaba tan mal. Aquí se limita hacer lo mismo que anteriores cintas por lo que le podemos salvar. Menos suerte corre su compañero de fatigas Sean Marquette (El sueño de mi vida) quien aun teniendo el papel goloso de la ecuación no lo sabe sacar partido y en vez de caer bien cae bastante gordo. Dentro de los secundarios debería nombrar a Colin Hanks (Rastro oculto), hijo de Tom Hanks, a quien le convendría pedir consejo, si quiere seguir en el negocio, pues este papel le ha hecho perder mucha credibilidad.

High School es mala con ganas, aburrida hasta bostezar varias veces seguida. No hay nada salvable. No hay nada de lo que debería haber en estas cintas. Si al menos hubiera un poco de “carne fresca” podríamos subirle algún punto a la nota final.

Lo mejor: High School hace que otra películas de institutos como High School Musical sean obras maestras.

Lo peor: No hace gracia. Aburre. Es lenta y parece interminable. Adrien Brody.

Puntuación: 0/10

Ficha artística y técnica

USA. Dirección: John Stalberg Jr. Interpretes: Adrien Brody (Psycho Ed), Sean Marquette (Travis), Matt Bush (Henry), Michael Chiklis (Dr. Leslie Gordon), Colin Hanks (Brandon Ellis), Adhir Kalyan (Sebastian Saleem). Guion: John Stalberg Jr., Erik Linthorst y Stephen Susco. Producción: Arcadiy Golubovich, Raymond J. Malkovich y Warren Zide. Música: Harold Faltermeyer, Freescha y The Newton Brothers. Fotografía: Mitchell Amundsen. Montaje: Gabriel Wrye. Diseño de producción: Seth Reed. Vestuario: Marie France y Brenda Maben.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This