Hello, my name is Doris: La juventud de la vejez

Hello, my name is Doris es de esas películas pequeñas que llegan a la cartelera y no sabes muy bien de qué trata. Luego te sientas, se apagan las luces y comienzas a disfrutar de lo que ves sin saber muy bien por qué. Hello, my name is Doris es un drama escondido en forma de comedia sobre lo difícil que es soportar una pérdida y que tu vida se quede anclada en lo mismo de siempre. Quizás sea la lectura más fácil de sacar de la cinta, por ello creo que es mejor que cada uno vea la cinta y saque sus propias conclusiones. Eso sí, ver el recital que se marca Sally Field (Lincoln) es de aplauso continuo. Estamos ante la película pequeña de la temporada.

Sally Field en Hello, my name is Dorys

Sally Field en Hello, my name is Dorys

Lo que más llama la atención de Hello, my name is Doris es ese toque cómico que influye a la cinta a pesar de ser un drama en toda regla. Esas ensoñaciones que tiene nuestra protagonista, muy al estilo de Ally McBeal, son momentos de respiro que se toma el espectador ante lo que está por venir. Porque también, aunque no nos demos cuenta la película nos está derrumbando, aunque sea un poco por dentro. Nos derrumba al ver a esta Doris buscando el último resquicio que quede de esperanza de vivir una vida diferente de la que ha vivido los últimos años. Una vida trágica y que no la ha permitido disfrutar. Es por ello que empatizamos con ella, queremos que viva, que disfrute y que consiga todo lo que se propone. Pero la vida no es un cuento de hadas.

Y eso también queda demostrado en la cinta, pues muchos de los planes de Doris se van al traste, pero eso no quiere decir que nos disfrutemos viéndola mientras los prepara. Verla vestida de “neón” para un concierto de locos, salir con gente mucho más joven que ella y que sea el alma de la fiesta o intentar ligarse al bueno de su nuevo jefe son algunas de las situaciones en las que vemos como esta mujer mayor quiere ser joven. Y quizás, si no es por Sally Field la cosa no hubiera sido igual. Ella es la película, cuando ella flojea un poco, la película lo hace y cuando está en lo alto, ella está en lo alto. Quizás haya situaciones, momentos muy forzados para buscar el llanto o la emoción fácil.

Isabella Acres y Sally Field en Hello, my name is Doris

Isabella Acres y Sally Field en Hello, my name is Doris

Hello, my name is Doris es una de las cintas indies del año, quizás no llegue al gran público que está ansioso de ver pelíuclas de verano que cuando salgan del cine la hayan olvidado, y eso no pasa con esta cinta. Doris se queda en la mente durante mucho tiempo después, quizás esperando el momento de salir cuando todos seamos un poco igual, mayores, pero con el espíritu de cuando éramos jóvenes.

Lo mejor: Sally Field.

Lo peor: Situaciones un poco forzadas en algún momento.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This