Han Solo: Una historia de Star Wars: Aventura por la galaxia

Vale, vamos a dejar claro algo. Han Solo: Una historia de Star Wars es un entretenimiento puro que no tiene ninguna pretensión más allá de ofrecer al espectador un espectáculo digno y con un personaje tan icónico como Han Solo. Sorprendente es, cuanto menos, que después de tantos problemas en la etapa de producción y en pleno rodaje, la cinta haya terminado siendo una pequeña sorpresa después de las encontradas críticas que pudo tener Rogue One: Una historia de Star Wars. Ron Howard (En el corazón del mar) consigue un ejercicio ejemplar dotando de diferentes géneros a la cinta: Desde las aventuras más clásicas hasta el western. Y, además, tiene el momento más impresionante del Halcón Milenario en una película de Star Wars. Pero lo importante es que la historia consigue abrir alguna puerta a nuevos spin-off o secuelas centradas en diferentes momentos del universo Star Wars.

Alden Ehrenreich en Han Solo: Una historia de Star Wars

Alden Ehrenreich en Han Solo: Una historia de Star Wars

Han Solo: Una historia de Star Wars es una película que se mueve entre trincheras, entre naves espaciales y entre desiertos con ciudades olvidadas. En una cinta que se aleja de todo el imaginario que ha establecido la saga con temas relacionados con la fuerza o los Jedis. Aquí lo que importa es Han Solo. Su vida. Sus hazañas y como comenzó su historia. El personaje socarrón que todos conocemos también fue un hombre que tuvo que encontrarse a sí mismo y pelear incluso por amor. Y es que Han Solo es una historia de aventuras y también de amor. Aunque esta sea la trama más floja de la cinta, la de la historia de amor, porque el resto es de notable. Ron Howard sabe dotar a la cinta de acción, emoción y se momentos realmente memorables. Muchos podrán decir que la secuencia del tren es la mejor, pero la escena del Halcón Milenario y de cómo consiguió superar el Corredor de Kessel en 12 pársecs. Una secuencia trepidante, bien montada y con muchísima emoción.

Pero lejos de las secuencias de acción, Han Solo: Una historia de Star Wars es una película de personajes. En todo momento nuestros protagonistas evolucionan a favor de la trama, en todo momento pueden sorprendernos e incluso no saber por donde pueden salir. Y eso es un trabajo fabuloso del cast de la cinta. Y hay que decir que Adan Ehrenreich (¡Ave, César!) es una elección fabulosa como protagonista, y lo mejor es que no intenta imitar en ningún momento a Harrison Ford (Blade Runner 2049), sino que lo lleva a su terreno siendo un Han Solo convincente. Y por otro lado tenemos al “roba escenas” Donald Glover (Spider Man: Homecoming) se convierte en un Lando Calrissian que pide a gritos un spin-off para él solo. Es desparpajo, improvisación y con un carisma único. Glover está llamado al triunfo. También podemos ver a Woody Harrelson (La guerra del planeta de los simios) y a Emilia Clarke (Terminator: Genesys) que cumplen en sus papeles.

Chewbacca, Woody Harrelson, Emilia Clarke y Alden Ehrenreich en Han Solo: Una historia de Star Wars

Han Solo: Una historia de Star Wars es una cinta que cumple a la perfección su propósito, el de entretener. Es una cinta tan diferente a lo que hemos visto en toda la saga que hace que la podamos abrazar con más fuerza. Olvidaros de Jedis, de espadas láser y del lado oscuro. Aquí hay naves espaciales, Speeders y el Halcón Milenario ¿Qué más se le puede pedir? Muy recomendable.

Lo mejor: El carisma que despierta el personaje y la secuencia del Halcón Milenario.

Lo peor: Ciertos momentos del montaje, se notan los cambios en la producción.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This