Gorrión Rojo: A fuego lento

La espectacularidad ha empezado a dominar el cine. Ya apenas se dejan ver esas pequeñas propuestas en las que la historia estaba por encima de todo lo demás. Pero parece que hemos cogido una nueva dinámica con cintas como La forma del agua, The disaster artists o Tres anuncios en las afueras, cintas donde el relato está por encima del resto. Así, Gorrión Rojo sigue esta misma estela, pero en un género donde la acción y la espectacularidad están a la orden del día: El espía. Pero una cosa hay que decir, no veáis el tráiler de la película, porque vende una cosa completamente distinta a la que se ve luego en pantalla. Gorrión Rojo cuenta su historia a fuego lento, muy lento, no hay casi secuencias de acción y hace que tengas los cinco sentidos puestos en la película. Jennifer Lawrence (Madre!) se erige como una de las actrices más carismáticas de la actualidad en un papel que borda.

Jennifer Lawrence en Gorrión Rojo

Jennifer Lawrence en Gorrión Rojo

Gorrión Rojo es un tipo de película en donde la distribuidora tiene miedo a que no genere el beneficio que espera. Así, tenemos a una actriz de renombre, pero en una película cuya trama se va gestando poco a poco. Si vendemos así la película, nadie iría a verla. Por eso el tráiler muestra otra película, no muestra acción como tal, pero sí que deja intuir que habrá algún momento de tiros, puñetazos o de ver a Jennifer Lawrence siendo una especie de James Bond. Pero lejos de la realidad, Gorrión Rojo es cine de espías clásico. Es un cine que ya se ha quedado algo obsoleto y por eso a quienes nos gusta que nos cuenten una historia por encima del espectáculo, estamos de enhorabuena. Cada plano, detalle o conversación no está improvisada y puede ser determinante para el desarrollo de la trama. Así, la cinta nos hace partícipe de ello dejando pistas para que nosotros vayamos descifrando que es lo que está pasando en ella y hacía donde se dirige.

E introduce algo que no se esperaba: El sexo. La cinta está cargada de una sexualidad que hacía mucho tiempo que no se veía en una pantalla de cine. No es sexualidad gratuita, es sexualidad que debe darse ya que se trata de una de las formas de actuar de los gorriones, que es como se conoce a la sección de espías rusos mujeres en la cinta, ellas buscan lo que todo hombre quiere para conseguir sus objetivos y, en este caso, eso es el sexo. Escribiendo esto uno se da cuenta que la cinta realiza una crítica a los hombres, incapaces de mantener la cabeza fía y caer rápidamente en los encantos que pueden tener delante, también es un golpe sobre la mesa para la participación femenina en películas así, ya que todo el peso de la cinta recae en Jennifer Lawrence, el resto de los personajes son meros trámites para acompañar a la actriz. Y es que Jennifer vuelve a demostrar la versatilidad que tiene y que no le importa hacer sacrificios para sacar adelante el papel. Así, aquí podemos verla enseñando su cuerpo, sufriendo accidente o cambiando completamente de registro y saber ser toda una actriz camaleónica.

Jennifer Lawrence en Gorrión Rojo (2)

Jennifer Lawrence en Gorrión Rojo (2)

Gorrión Rojo es una cinta no apta para todos. Tiene escenas muy subidas de tono y su ritmo puede hacer que te eche para atrás. Pero detrás de todo se esconde una cinta bien construida, con un guion más o menos sólido, una interpretación maravillosa y dirigida de manera eficaz. Quizás no entre en lo mejor del año, pero si que es una cinta a tener muy en cuenta y que rompe con lo que parece que se ha establecido últimamente: La espectacularidad por encima de la historia.

Lo mejor: Jennifer Lawrence y te mantiene pegado a la butaca.

Lo peor: Que se espere otra cosa de ella, es una película de espías clásica.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This