Felices 140: Cumpleaños nocivo

Gracia Querejeta (15 años y un día) esta de vuelta y lo hace con una ¿comedia dramática?, lo pongo entre signos de interrogación, pues al salir de la sala, aun no me ha quedado claro cual es la sensación que quiere transmitir la veterana directora. Con un elenco de actores encabezado por los imprescindibles Maribel Verdú (Blancanieves) y Antonio de la Torre (Caníbal), Felices 140 es una gran decepción cuya moraleja (la cual no desvelaremos para que el espectador sea ¿sorprendido?) esta tan trillada, que en vez de sorprender, asusta.

Nora Navas y Maribel Verdú en Felices 140

Nora Navas y Maribel Verdú en Felices 140

Elia (Verdú) cumple 40 años y decide montar un fiesta por todo lo alto invitando a sus amigos y familiares a pasar un fin de semana en un chalet de lujo. Allí se reencontrará con su ex novio y su nueva novia, su hermana y su marido, un amigo rico… En la primera noche deciden contarse sus penas, y Elia confiesa un secreto, que minutos después hará que la historia gire tomando tintes muy dramáticos. El guión arranca en tono de comedia para tras un par de giros convertirse en drama que roza el thriller. Es muy tramposo en el sentido que no esperas el dramatismo que se avecina, hasta el punto que llegas a pensar que al final va a ser todo una broma de mal gusto, pero no, es una historia seria. Los personajes no están mal construidos, pero hay detalles algo sucios en el pasado de Elia (para justificar el tono dramático) que resultan algo rocambolesco.

Gracia Querejeta tiene muchas tablas y sabe sacar el máximo partido a unas localizaciones de en sueño. Hay momentos que parece que están frente a un anuncio de un resort de vacaciones, lo cual no esta mal, pero si estas firmado un thriller o un drama, a lo mejor, puede resultar chocante este tipo de realización. La secuencia donde se produce el giro de guion también parece algo tosca, tanto que no sabemos si reír o asustarnos.

Antonio de la Torre y Ginés García Millán en Felices 140

Antonio de la Torre y Ginés García Millán en Felices 140

Sin duda el punto fuerte de la cinta (con alguna excepción) es el reparto. Verdú y de la Torre están más que correctos en sus papeles, atentos al segundo y las malas vibraciones que puede crear en el ambiente. De la Torre reclama un villano homologado ya. Menciones especiales para la siempre interesante Nora Navas (Todos queremos lo mejor para ella) y Eduard Fernández (El Niño), un matrimonio tan realista como complejo. Ginés García Millán (Amor en su punto), uno de los eternos secundarios del cine patrio, reclama más presencia. Sin duda, es un actor a revindicar. La parte oscura del reparto radica en el cómico, y hombre orquesta, Alex O’Dogherty (Pancho, el perro millonario) quien se pasa de gracioso en este ¿drama? y su tono de voz resultan algo chirriante en las escenas. Una mala elección de casting para esta cinta

En resumen, Felices 140 es un quiero y no puedo, porque no te lo crees. Es una historia que se podría catalogar de “Hitchcockriana”, debido a su inesperado giro. Pero esta cambio de rumbo hacia una incertidumbre no funciona por la decisión dramática que se toma. Si hubiera sido comedia negra, otro gallo hubiera cantado.

Lo mejor: Casi todo el reparto.

Lo peor: Alex O’Dogherty.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

España. Dirección: Gracia Querejeta. Interpretes: Maribel Verdú (Elia), Antonio de la Torre (Juan), Eduard Fernández (Ramón), Nora Navas (Martina), Marian Álvarez (Cati), Alex O’Dogherty (Polo), Ginés García Millán (Mario), Paula Cancio (Claudia). Guion: Gracia Querejeta y Antonio Mercero. Producción: Gerardo Herrero. Música: Federico Jusid. Fotografía: Juan Carlos Gómez. Montaje: Leire Alonso. Diseño de producción: Uxua Castelló. Vestuario: Paola Torres.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This