Everest: Coronando el desastre

Venia dispuesta a convencer a la critica y reventar a la taquilla, y veremos que pasa con lo segundo, pues en lo primero fracasa estrepitosamente. Y es que Everest es una cinta que prometía mucho y se ha convertido en todo un “bluff”. El director Baltasar Kormákur (2 Guns) y un gran elenco de actores capitaneados por Jason Clarke (Terminator Génesis) y Jake Gyllenhaal (Nightcrawler) hacen lo que puede con esta historia que pretende narrar los trágicos hechos de 1996 de una manera muy humana.

Jake Gyllenhaal, Michael Kelly y Josh Brolin en Everest

Jake Gyllenhaal, Michael Kelly y Josh Brolin en Everest

En 1996 una expedición comercial al monte Everest se convirtió en toda un tragedia debido a una inesperada tormenta. Everest cuenta la historia de aquella desventura. Pretendiendo emular a cintas como Lo imposible, ¡Viven!, La tormenta perfecta… los guionista de Everest parten de la historia de los personajes reales que sobrevivieron o fallecieron en la tragedia. El primer problema de la cinta es que no hacen agradables o cercanos a esos personajes. Uno de los supervivientes resulta tan desagradable que casi nos hubiera apetecido que se hubiera quedado en la montaña. El único personaje que quizá tenga más gancho con el publico es el interpretado por John Hawkes (Las sesiones), que es un pobre hombre que quiere cumplir un sueño. A este problema hay que añadir que pasados 30 minutos de proyección aun no tenemos a la mitad de los personajes localizados y algunos de ellos no han sido presentados. También la historia carece de la emoción necesaria para convertirla en todo una aventura humana, algo que no termina de transformar Everest ni en un telefilm de sobremesa.

Baltasar Kormákur como director de espectáculo cumple. Las tomas aéreas son increíbles, de hecho poder disfrutar de Everest en IMAX deber ser toda una experiencia. Pero a la hora de narrar la historia, no deja claro quien es quien hasta ya pasado un buen rato de metraje. Comenzamos en un aeropuerto con muchas estrellas, luego nos quedamos con 3, pasamos luego a otros 2, de ahí a otros… y luego nos sabemos nada de varios actores de esa primera escena en el aeropuerto hasta casi el final (Sam Worthington, por ejemplo). Una dirección que se ha visto sesgada también por un montaje ajustado para hacer la cinta más digerible (se habla de una duración de 151 minutos que se ha comprimido hasta los 120 actuales). El único momento donde Kormákur parece haber disfrutado de lo lindo (y también lo disfrutará el espectador) es la secuencia del helicóptero. La acción/tensión de esa escena es lo más reseñable de esta cinta que también carece de acción y aventura.

Sam Worthington, Emily Watson y Elizabeth Debicki en Everest

Sam Worthington, Emily Watson y Elizabeth Debicki en Everest

De que sirve tener un reparto plagado de estrellas si no se saca partido. El primer error radica en los personajes. Apenas son atractivos para el publico o no se conecta con ellos. Podríamos decir que Jason Clarke es el protagonista principal, pero no nos interesa, su interpretación puede resultar creíble, pero su personaje no termina de convencer. En el lado contrario Gyllenhaal, tiene un personaje interesante y su interpretación es correcta, pero no se saca partido de ello. Gyllenhaal representa la aventura frente a la razón de Clarke, un tema interesante que no se termina de explotar. Algo inexplicable. John Hawkes sigue siendo lo más interesante de la función junto al reportero interpretado por Michael Kelly (El hombre de acero), aún siendo un personaje sin terminar de desarrollarse. Dentro del elenco femenino se promociona a Keira Knightley (Begin Again) y Robin Wright (Dos madres perfectas), pero ambas salen 5 minutos o menos en pantalla. La única mujer que tiene algo más de voz en este relato es Emily Watson (La teoría del todo), pero aun así su personaje tampoco esta bien explicado (hasta después de una rato no sabemos que es la socia del protagonista en las expediciones). De Josh Brolin (Puro vicio) hablamos otro día, pues interpreta al personaje más desagradable visto últimamente en una pantalla de cine.

En resumen, Everest es un desastre narrativo que solo consigue enganchar con sus espectaculares imágenes aéreas o de paisajes. No han sabido manejar una historia con mucho potencial humano. Lo dicho, un desastre.

Lo mejor: Algunas instantáneas que compone Baltasar Kormákur, como aquella donde todos cruzan un puente de madera a los pocos minutos de comenzar la cinta.

Lo peor: No emociona, no se conecta con los personajes, no termina de ser interesante…

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

USA, Islandia y Reino Unido. Dirección: Baltasar Kormákur. Interpretes: Jason Clarke (Rob Hall), Josh Brolin (Beck Weathers), Keira Knightley (Jan Arnold), John Hawkes (Doug Hansen), Jake Gyllenhaal (Scott Fischer), Sam Worthington (Guy Cotter), Martin Henderson (Andy ‘Harold’ Harris), Emily Watson (Helen Wilton), Michael Kelly (Jon Krakauer), Thomas M. Wright (Michael Groom). Guion: Mark Medoff y Simon Beaufoy. Producción: Nicky Kentish Barnes, Tim Bevan, Liza Chasin, Eric Fellner, Evan Hayes, Brian Oliver y Tyler Thompson. Música: Dario Marianelli. Fotografía: Salvatore Totino. Montaje: Mick Audsley. Diseño de producción: Gary Freeman. Vestuario: Guy Speranza.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This