El sueño de Ellis: La intrahistoria en el período de entreguerras

La nueva película de James Gray (Two lovers), El sueño de Ellis, arranca con un plano de la Estatua de la Libertad alejándose paulatinamente, mediante un zoom de retroceso, hasta mostrar la figura de espaldas de Bruno (Joaquin Phoenix (Her)), quien contempla el monumento en la distancia. Dicho plano tiene una gran importancia más allá de hacer evidente el lugar en donde se sucederán los hechos, pues la película -así como la Estatua de la Libertad con todos los símbolos que ésta conlleva- se alejará de representar los grandes acontecimientos acaecidos a principio de los años 20, en los cuales se ambienta la historia, para centrarse en la vida de una inmigrante polaca que sólo busca una vida mejor junto a su hermana. A pesar de que en el inicio vemos una multitud de personas extranjeras a la espera de ser aceptados para pisar tierras norteamericanas, pudiéndose, de esta manera, pensar que estaremos ante un desolador (o fatigoso) retrato de una sociedad tras la Gran Guerra (algo así como se hace en Cinderella Man con la Gran Depresión); nada se explicará de esas personas que están ahí por una mismo motivo. Ni siquiera qué rumbo toma el mundo. Pues esta no es la historia de una época, sino la historia de una persona concreta en una época determinada. Y eso se agradece mucho.

Marion Cotillard en El sueño de Ellis

Marion Cotillard en El sueño de Ellis

La película tiene la apariencia de un clásico y está rodada como tal. La ambientación, sobre todo en el inicio en la isla Ellis y en las primeras imágenes de los barrios neoyorkinos, es excelente, así como también lo es la fotografía. En cuanto al guión: esta película es de personajes aunque haya una intriga clara que marca las acciones de éstos. En muchas partes, esta intriga se abandona a ser un pretexto para que uno se quede magnetizado por las cosas que dice Ewa. Por esto mismo, quizá el cómo se resuelve la película sea para algunos (me incluyo) un tanto precipitado, aunque ni mucho menos malo. La escena final, no obstante, me parece un cierre perfecto, aunque no lo sea el cómo se ha llegado a ella. Aun así, el conjunto es más que notable y dista mucho de la sensiblería y del melodramatismo fácil al que se podría haber visto abocada la película, puesto que ingredientes para ello no faltan.

Mención aparte merecen los actores, en concreto los dos protagonistas: Bruno (Joaquin Phoenix) y Ewa (Marion Cotillard (De óxido y hueso)) . Joaquin Phoenix interpreta a un personaje con doble moral, que causa entre repulsión y compasión, que parece impulsivo en sus decisiones, aunque consciente de todos los movimientos que realiza; o sea, un personaje ideal para Joaquin Phoenix, que de nuevo brilla como lo hizo en The Master. Por su parte, Marion Cotillard está más allá del elogio metiéndose en la piel de Ewa, una inmigrante polaca que junto a su hermana, Magda, se traslada a los Estados Unidos con la esperanza de una nueva vida, en la que sueña con encontrar un idílico marido y tener hijos. Pero no será así, y ante la ausencia de su hermana que es puesta en cuarentena por tuberculosis, el único camino que podrá tomar será el estar con Bruno, con quien hará cualquier cosa para que su hermana vuelva a su lado. Marion Cotillard se luce en cada plano, tanto adoptando el acento como hablando polaco, como mirando y como llorando, como confesándose y como odiando… Junto a estos dos aparece Orlando (Jeremy Renner (Los vengadores)), que si bien su papel se ofrece más a la necesidad de la historia que a la creación de un personaje a la altura de los antes mencionado, también realiza un buen trabajo interpretando a ese mago encantador que se quedará prendado de Ewa y que agitará tensiones.

 Joaquin Phoenix y Marion Cotillard en El sueño de Ellis

Joaquin Phoenix y Marion Cotillard en El sueño de Ellis

A pesar de que El sueño de Ellis conserva ingredientes similares a las anteriores películas de James Gray (esa obsesión por describir familias al límite) hay también muchas cosas que hacen de ella la más diferente entre las demás de su filmografía, por lo que cualquier comparación sería difícil aceptarla como certeza. Sin embargo, sí que se puede extraer una conclusión del director: hay en él mucho talento. Espero que el escaso éxito en taquilla que parece evidente que va a tener la cinta tras observar los números que está recaudando, no evite que se haga más corta aún (cinco títulos en diecinueve años) la obra que, desde mi punto de vista, va in crescendo y que proporciona un poco de cordura al nuevo mercado cinematográfico, el cual se presenta -para qué negarlo- cada vez más incierto.

Lo mejor: La ambientación inicial y las actuaciones de Joaquin Phoenix y Marion Cotillard.

Lo peor: La resolución: algo precipitada aunque no por ello mala.

Puntuación: 8/10

Ficha artística y técnica

USA. Título original: The immigrant. Dirección: James Gray. Interpretes: Marion Cotillard (Ewa Cybulska), Joaquin Phoenix (Bruno Weiss), Jeremy Renner (Orlando el Mago), Dagmara Dominczyk (Belva), Angela Sarafyan (Magda), Jicky Schnee (Clara). Guion: James Gray y Richard Menello. Producción: James Gray, Greg Shapiro, Anthony Katagas y Christopher Woodrow. Música: Chris Spelman. Fotografía: Darius Khondji. Montaje: John Axelrad y Kayla Emter. Diseño de producción: Happy Massee. Vestuario: Patricia Norris.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Dos días, una noche: El “tour de force” de Marion Cotillard · Cine y Comedia - […] han decidido contar con una de las mejores actrices francesas de la actualidad, Marion Cotillard (El sueño de Ellis).…
  2. Project Almanac: Proyecto para DVD · Cine y Comedia - […] película de Michael Bay tampoco fallan las chicas guapas, en esta son Sofia Black-D’Elia (El sueño de Ellis) y…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This