El rey de La Habana: Miembros viriles

No sé realmente que nos quiere vender Agustí Villaronga (Pa Negre) en El rey de La Habana. No lo sé. Supuestamente es una cinta crítica y dura sobre la situación cubana en los años 90 tanto social como política, pero lo único que llego a entender es que en esa época en Cuba o ejercías la prostitución o no tenía nada que hacer en el país. No lo sé porque desde que comienza la cinta lo único que oigo es a los actores despotricar, insultar y decir con todos los sinónimos posibles los miembros sexuales tanto de hombres como de mujeres. ¡Ah! Casi me olvido, también se limita a contarnos que nuestro protagonista es un “putero de la vida”, que tiene un pene como una “chapata recién hecha” y que todo lo que quiere lo consigue gracias a su enorme falo. Y ya si eso Agustí Villaronga cuenta un poco de crítica social, pero este no es el caso.

Maikol David Tortolo en El rey de La Habana

Maikol David Tortolo en El rey de La Habana

Villaronga está más pendiente de generar división que de contar algo realmente bueno. Le interesa más el que dirán después de que veamos la película que contar la realidad de un país que, ciertamente, estaba mal, cómo progresó, y cómo al final tendrá un nivel aceptable. Pero no. Villaronga pierde la narrativa y el drama a favor de una cinta que gira en torno al sexo. No entiendo que hoy en día se siga pensando que una cinta sexual genere tanta controversia. Lars Von Trier hizo Nymphomaniac como forma de metáfora de la vida. De la vida de J que lo pasa mal, realmente mal. Nos habla de la perdida, del descubrimiento y de no saber que quieres realmente en la vida. Villaronga le da un poco igual todo. Pone escenas al tun tun, no se molesta en explicar las cosas. Y cada diez minutos tenemos a nuestro protagonista con los pantalones bajados. Y eso es lo que realmente molesta.

Villaronga salva el desastre gracias a sus protagonistas, en especial a los secundarios, ya que nuestro protagonista está en otro menesteres que no interesan en absoluto al relato. Yordanka Ariosa, ganadora de la Concha de Plata, es la película. Ella es la reina de la Habana. Sus apariciones, su espontaneidad, su sincera interpretación hacen que la cinta coja aire entre tanto humo negro. Y cuando se juntan ella y Héctor Medina, la cosa es otro cantar. El personaje homosexual que interpreta el actor es de aúpa, sabe que quiere ser y como quiere serlo. No se avergüenza y lo da todo. Cosa que nuestro protagonista no. Maikol David Tortolo se pasea por la cinta enseñando “el nardo”, metiéndolo en cualquier agujero y poniendo cara de circunstancia cada poco rato. Incluso cuando tiene un cambio y piensas que va a ofrecer algo diferente, no lo hace. Sigue igual.

Yordanka Ariosa en El rey de La Habana

Yordanka Ariosa en El rey de La Habana

Y sé que a lo mejor esto es excederme. La película no aburre, lo reconozco, pero lo que cuenta no interesa. Quiero saber de verdad como era la vida en aquella época, quiero saber la situación del país, quiero una crítica de la misma. Agustí Villaronga no se acerca ni por asomo, y lo único que da es una película dramática sexual que no venía a cuento. Hablo de la película, no sé como estará en la novela, pero espero que allí algo cambie.

Lo mejor: Las interpretaciones de Yordanka Ariosa y Héctor Medina.

Lo peor: Que no hace crítica, solo realiza un drama sexual sin sentido.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

España y República Dominicana. Dirección y guion: Agustí Villaronga. Países: . Año: 2015. Duración: 125 min. Género: Drama. Reparto: Maikol David Tortolo (El Rey ), Yordanka Ariosa (Magda), Héctor Medina (Yunisleidi), Ileana Wilson (Fredesbinda), Chanel Terrero (Yamilé), Jazz Vila (Raulito). Producción: Luisa Matienzo. Música: Joan Valent. Fotografía: Josep M. Civit. Montaje: Raúl Román. Vestuario: María Gil y Sonia Segura.

4 comentarios

  1. Ramón Batista García /

    El reflejo de la sociedad cubana de los 90, no hizo que se degradara al punto de la vulgaridad, falta de sentimientos y lucha de supervivencia como dan a conocer en la película.
    La Habana descrita en el filme deja mucho que desear con unas de las ciudades más importantes arquitectónicamente de América Latina, sinceramente los sitios escogidos para el rodaje no tiene nada que ver con la realidad, es cierto que es ciudad antigua con pocos recursos económicos va algo a la ruina y decadencia, pero, existe algo hermoso, poético, añorado que vibra y no se ve en la película.

    • Carlos Pardo /

      Hasta ahora no entiendo como es que quieren tapar el sol con un dedo. Amo Cuba, no soy cubano y he visitado la isla muchas veces y lo que vi en la cinta es el retrato mas honesto que me hayan podido dar.
      me encanto la pelicula y sin ser critico de cine creo que es una historia latinoamericana con mucho potencial comercial a nivel mundial.
      saludos

  2. GMG /

    tremenda mierda esa pelicula,me da asco

  3. sparatano /

    Me encantó la película ….Tremenda . !iestraavla vida real de la pobreza Cubanna….

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This