El hombre de los puños de hierro: Tigre y robot

RZA es un tipo polifacético al que últimamente hemos visto en la serie Californication interpretando a un magnate de la música metido a actor llamado Samurai Jack. Todo esto viene al caso pues tras visionar su opera prima como director nos da la sensación que RZA debe ser un señor que hace lo que se le antoja aunque no tenga ni idea de lo que esta haciendo, al igual que ocurre con su personaje en la serie protagonizada por David Duchovny. El hombre de los puños de hierro es una cinta de acción de 95 minutos que se hace insufrible, pues el tono que tiene no es el adecuado para una cinta de estas características.

RZA en El hombre de los puños de hierro

RZA en El hombre de los puños de hierro

Un herrero pacifico y con un sombrío pasado deberá mediar en asunto de robo de oro entre dos bandas cuando una de ellas le corte los brazos transformado estos en puños de hierro. Para ello contara con la ayuda de un cowboy que pasaba por allí. Así se podría resumir el entupido argumento de esta cinta que si se tomara en gracia a si misma seria un entretenimiento de primer orden. El principal problema es que aparentemente todo esto va en serio. El guión viene firmado por el mismo director y protagonista RZA y por Eli Roth (Hostel). Este último es quien ha impregnado a la cinta de la casquería que la acompaña que si bien puede despertar al adormilado espectador en ningún momento causa sensación, pues es demasiado digital en algunos momentos.

A la hora de dirigir RZA pretende emular al presentador de la cinta, Quentin Tarantino (Malditos bastardos), pero aun le queda muchísimo por aprender. Con El hombre de los puños de hierro, RZA pretende hacer un western sofisticado con unas escenas de artes marciales espectaculares y le queda un pastiche para tirar directamente al retrete. No es que sea malo, es que parece un teatrillo “cool” donde después de ofrecernos sangre por doquier, se vuelve mojigato y no es capaz de mostrar ni un solo pecho en una secuencia como la del prostíbulo.

Como es un tipo polifacético, RZA ha metido también mano en la música, su verdadera vocación, y en algunos momentos queda bien, pero hay que apuntar que abusa mucho de sampler de sinfonías típicas de Ennio Morricone (La misión), en especial aquellas que evocan a sus mejores westerns.

Jamie Chung en El hombre de los puños de hierro

Jamie Chung en El hombre de los puños de hierro

Dentro del elenco encontramos a RZA (American Gangster), que se limita a poner cara de tío chungo, y ya esta. También esta un orondo Russell Crowe (Red de mentiras) que si bien resulta simpático, no tiene la carisma de otras papeles suyos. Lucy Liu (Payback) y Jamie Chung (Sucker punch) ponen la nota femenina, la primer muy soso y la segunda muy guapa pero también muy florero. Como apunte, nombra al luchador de lucha libre Dave Bautista que interpreta a un personaje con una coraza dentro a modo de robot, si, yo tampoco lo entendí muy bien pero hay lo dejo.

En resumen, El hombre de los puños de hierro era una cinta que prometía mucha a tenor de todos sus responsables, pero tras su visionado podemos observar que RZA ha dado rienda suelta a su imaginación y nadie le ha dicho nada, y claro esto, este señor es músico, no director. Se dice que el montaje original rondaba 4 horas por lo que es comprensible que muchas cosas no tengan explicación en esta versión de hora y media.

Lo mejor: La pistola/cuchillo de Russell Crowe.

Lo peor: Es muy aburrida.

Puntuación: 2/10

Ficha artística y técnica

USA, China. Título original: The man with the iron fists. Dirección: RZA. Interpretes: RZA (el herrero), Russell Crowe (Jack Navaja), Rick Yune (Zen Yi, Cuchilla X), Lucy Liu (Madame Flor), Dave Bautista (Cuerpo de Latón), Jamie Chung (Lady Seda), Cung Le (León de Bronce), Daniel Wu (Daga Venenosa), Chen Kuan Tai (León de Oro), Zhu Zhu (Chi Chi). Guion: RZA y Eli Roth; basada en un argumento de RZA. Producción: Marc Abraham, Eric Newman y Eli Roth. Música: RZA y Howard Drossin. Fotografía: Chan Chi Ying. Montaje: Joe D’Augustine. Diseño de producción: Drew Boughton. Vestuario: Thomas Chong.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This