El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares: Tim Burton acierta a medias

La filmografía de Tim Burton (Sombras tenebrosas) se ha caracterizado por una simple palabra: decepción. Desde que enlazara tres genialidades seguidas como fueron Big Fish, Charlie y la fábrica de chocolate y Sweeney Todd, el director no ha conseguido realizar otra obra a la altura de aquellas. Y El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares no es una obra maestra o un clásico instantáneo, es una buena película que por momentos nos devuelve a aquel Tim Burton amigo de la excentricidad, de la magia y de dar rienda suelta a su imaginario. El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares escondes pequeños detalles que la hacen grande en ciertos momentos, pero también tiene tramos que son de película de segunda. Aun así, es el regreso de un Tim Burton que echábamos de menos.

Asa Butterfield y Ella Purnell en El hogar de miss Peregrine para niños peculiares

Asa Butterfield y Ella Purnell en El hogar de miss Peregrine para niños peculiares

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares comienza de forma confusa, de una forma que quizás pudieran lastrar por completo el resto del relato. Va muy acelerada. Quiere explicar mucho en poco tiempo y en muchos momentos podemos perdernos. Pero mientras se piensa esto, Burton ha introducido en nosotros pequeños detalles que harán que todo tenga sentido en la segunda parte del film. La presentación de los personajes es magistral y con un solo gesto de cámara o una frase dicha en el momento justo sabemos todo de los diferentes personajes que aparecen en la cinta. Además, el diseño de los personajes es realmente bueno y sorprendente en muchos casos. En ese sentido, no cabía ninguna duda en Burton. Y como he dicho, en la segunda parte del film cuando comienza la acción y a descubrirse las cosas Burton está mucho más desatado y feliz que en la primera parte de la cinta. Y todos somos conscientes de que Burton ha vuelto.

Pero. Siempre hay un pero. La primera parte es floja, la segunda levanta el vuelo y el final…es muy confuso. Toda la película se desarrolla con la idea de portales que hacen volver a un momento concreto creados por las guardianas. Todo esto está explicado perfectamente, pero al final, todo se desmorona. No entendemos como al final, con tantos portales abiertos, se puede llegar a los sitios como se llega. Quizás sea alguna tontería, pero es muy importante, pues es una pieza muy importante para entender la película. Y a lo mejor queda algo coja con todo ello. Tampoco entiendo el sentido del humor al final de la misma. Pero son objeciones. Lo que si es maravilloso es ver a Eva Green (300: El origen de un imperio). La actriz puede sacar petróleo de cualquier personaje que tenga entre manos y siempre convence. Asa Butterfield (El juego de Ender) está convincente, pero sin más.

Eva Green en El hogar de miss Peregrine para niños peculiares

Eva Green en El hogar de miss Peregrine para niños peculiares

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares es una buen Tim Burton. Tiene peros, pero la segunda mitad de la cinta es puro Burton. Y se nota que se lo pasa mejor cuando tiene magia, imaginación y luces que cuando tiene que poner en orden personajes o la trama. Aun así es divertida, entretenida y llena de momentos que harán que la cinta guste a cualquiera. Tim Burton pone una piedra para realizar una gran cinta en el futuro. Esta es buena piedra de toque. Esperemos que la siguiente sea su vuelta definitiva.

Lo mejor: La imaginación de Burton en la segunda mitad.

Lo peor: Al final se vuelve algo confusa.

Puntuación: 6/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This