El Chef, la receta de la felicidad: Insípido plato

Jacky Bonnot (Michaël Youn (Lucky Luke)) es un no tan joven cocinero aficionado que está en dificultades; va a ser padre y no tiene un trabajo estable. Sus altos conocimientos de cocina y una pizca de suerte, hacen que su camino se cruce con el de Alexandre Vauclair (Jean Reno, (Ronin)), uno de los Chefs más importantes del país, pero que se encuentra en problemas con los empresarios que llevan sus negocios, peligrando su prestigio y su futuro. Este encuentro les hará darse cuenta poco a poco de lo mucho que se necesitaban para sacar sus problemas adelante.

Jean Reno en El chef, la receta de la felicidad

Jean Reno en El chef, la receta de la felicidad

En principio los ingredientes de este plato parecen suficientemente apetitosos: comedia, buenos actores, buenas localizaciones…pero el plato no funciona. Aunque tampoco desagrada; simplemente es totalmente intrascendente. Quizás lo más interesante es la química que existe entre los dos protagonistas, Jean Reno y Michaël Youn; los piques entre ambos proporcionan algunos de los mejores momentos de la película, y la relación entre ellos, que pasa de maestro-alumno a compañeros que se deben lo que tienen, es agradable. Los dos realizan un papel creíble y están en todo momento por encima del conjunto y del resultado final. El resto del reparto también está a buen nivel, y acompañan a la pareja de cocineros sosteniendo el peso de la historia en todo momento. La única excepción en el reparto es Santiago Segura (Torrente), cuyo personaje es en exceso disparatado y parece metido con calzador y poco trabajado; por suerte, su papel es apenas un cameo que tampoco acaba de hundir el barco.

Santiago Segura y Michaël Youn en El chef, la receta de la felicidad

Santiago Segura y Michaël Youn en El chef, la receta de la felicidad

El principal problema de la obra de Daniel Cohen es que es una comedia que no hace gracia casi nunca. Los momentos de cierta risa son escasos, y no excesivamente brillantes, poco incisivos y bastante repetitivos; la mayoría de los gags como mucho aspiran a ser simpáticos, pero la realidad es que la mayoría están más cerca de aburrir al espectador que de hacerlo reír. Se aprecia falta de trabajo en muchos momentos de humor, como si no fueran los que tendrían que haber sido los más importantes en la cinta, haciendo que el espectador tenga las expectativas puestas en algún giro inesperado que nunca se produce. La película también tiene tiene otros problemas; uno sería que la moraleja o lección que podemos extraer está tan manida y se cuenta de una forma tan superficial, que deja de tener el mínimo interés. Luchar por tus sueños hasta conseguirlos, sin importar de dónde vengas, el peligro de caer cuando estás arriba y crees que es imposible que eso suceda, la relación de rivalidad padre-hija reclamando un poco más de atención…todo esto lo hemos visto ya en telefilms infinitos, y aquí nos encontramos con las formas más tópicas de tratarlo. Además, la existencia de una película como Ratatouille, que se desarrolla en un ambiente parecido pero con muchísimo más interés, hace imposible que no comparemos, quedando la película de Cohen a la altura del betún. Para terminar de estropear la faena, hay otra trama paralela a la principal que no acaba de caer bien al espectador; es la relación amorosa entre nuestro humilde protagonista y su mujer, a punto de dar a luz. Ésta parece exigirle demasiado, más que querer el bien de su marido parece sólo pensar en el suyo propio; en una comedia esto se podría tratar de manera cómica caracterizando a esta mujer como un ser algo malicioso que pusiera en aprietos al muchacho, pero aquí no hay tales matizaciones, parece que el papel de la mujer está totalmente justificado, y casi sin querer él queda como un calzonazos. Siguiendo con los temas que se intuyen en el film, podemos vislumbrar cierta crítica a la cocina moderna, en especial a aquella que parece salir casi de un laboratorio químico, con espumas de zanahoria nitrogenada y otros sucedáneos, pero todo esto representado de una forma un tanto burda que no le da el peso suficiente como para ser algo a tener muy en cuenta.

Técnicamente, y en su aspecto general, la película está muy bien terminada; es ese disfraz el que, por un lado camufla la mediocridad, y por otro, la acaba haciendo más evidente. Siguiendo con la temática propuesta, estaríamos ante unos buenos ingredientes que no han sido mezclados en la cantidad y momento justos, no han sido cocinados con cariño, dando como resultado un insulso plato, que entrará en nuestro organismo rápido y saldrá igual…sin dejar muy claras las intenciones del chef en cuestión; si lo que pretendía era simplemente que pasáramos el rato, puede que con unos huevos con patatas hubiera sido suficiente…siempre lo es, y no lleva a engaño; aquí nos han puesto un plato adornado a la última, pero que al final ha resultado insípido y sumamente caro para lo que ha ofrecido al paladar.

Lo mejor: Los actores protagonistas tienen buena química y nos hacen empatizar con ellos rápidamente. Técnicamente, la película está muy bien resuelta.

Lo peor: Es una comedia en la que los momentos de humor son escasísimos, y resulta más aburrida de lo que se podría esperar, con lo que fracasa en lo que debería haber sido su prioridad. El resto de elementos son muy tópicos y no aportan nada, ni a la película ni al espectador.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

Francia y España. Título original: Comme un chef. Dirección: Daniel Cohen. Interpretes: Jean Reno (Alexander Lagarde), Michaël Youn (Jacky Bonnot), Raphaëlle Agogué (Beatrice), Julien Boisselier (Stanislas Matter), Santiago Segura (Juan), Salomé Stevenin (Amandine), Serge Lariviere (Titi), Issa Doumbia (Moussa), Bun Hay Mean (Chang), Pierre Vernier (Paul Matter). Guion: Daniel Cohen y Olivier Dazat. Producción: Sidonie Dumas. Música: Nicola Piovani. Fotografía: Robert Fraisse. Montaje: Géraldine Rétif, Héléna Retif, Magalie Thuillier, Magalie Magnan y Elodie Mittet. Diseño de producción: Hugues Tissandier. Vestuario: Emmanuelle Youchnowski.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This