El apóstata: Emancipándose de Dios

El cine religioso cada vez está más presente en la cartelera. Todos los años hay un estreno relacionado con lo religioso. Y en muchas ocasiones, esas cintas son críticas hacía la fe, la Iglesia o al propio Dios. El apóstata, una de las cintas que han competido en la sección oficial del 63 Festival de San Sebastián, intenta hacer una crítica a la Iglesia y la no concesión de la emancipación de Dios, es decir, querer borrar de cualquier documento su nombre, fecha de nacimiento o fecha de la comunión. Cualquier cosa que pueda entrar una estadística. Lo malo es que El apóstata no sabe muy bien como hacer la crítica o hacía donde enfocarla y la cosa se queda en una película aburrida y que parece que ha sido realizada por unos alumnos de primero de carrera.

Bárbara Lennie en El apóstata

Bárbara Lennie en El apóstata

La historia de El apóstata es la que he introducido antes. Gonzalo es un joven que quiere desaparecer de los libros de registro de la Iglesia. Acude donde fue bautizado para conseguirlo. Durante la búsqueda de esa emancipación seremos testigos de los deseos, de la fe y de las creencias de este joven. Y así, básicamente, se puede resumir el argumento. Federico Veiroj (La vida útil) escribe también el guión, un guión falto de ritmo por todos lados. Desde el inicio no sabe como afrontar la cinta y la colocación de la cámara, los giros que realiza con ella y lo que muestra en pantalla queda bastante cojo. Realmente nunca llegamos a conectar con el protagonista, al cual nos da exactamente igual si consigue ser apóstata o no. Y es que el guión avanza de forma atropellada, mostrando a personajes que no aportan nada, secuencias vacías de contenido y diálogos que en más de una ocasión provocan risa.

Álvaro Ogalla en El apóstata

Álvaro Ogalla en El apóstata

A nuestro protagonista le da igual “chicha que limoná”, tiene la lujuria y el incesto como forma de vida. Algo que choca y que intenta levantar polémica pero nunca lo consigue. No lo consigue, porque como he dicho antes no empatizamos. Y se hace pesada. Son 80 minutos. Pero cansan. La lentitud de la historia y las explicaciones innecesarias (que un niño necesite un diccionario o no, pues como que no me importa) matan la película. Y eso por no hablar del elenco de actores. Allí encontramos, para cinco minutos contados, a Bárbara Lennie (Magical Girl) que parece que sólo quiere hacer un cameo y su papel es mínimo, es más, sin él, la historia se entiende igual. Y nuestro protagonista, Álvaro Ogalla, que debuta, es como ver a un palo actuar. Horrible.

El apóstata no sé si hubiera sido mejor de otra manera, pero ya os digo que de la manera en la que ha terminado hecha no es el camino. Aburre, y mucho. Las interpretaciones dejan que desear, y la dirección parece de primero de carrera. Quizás lo único salvable es que dura 80 minutos, porque el resto se olvida nada más salir de la sala. Muy aburrida.

Lo mejor: Qué dura 80 minutos.

Lo peor: La dirección, el guión y las interpretaciones.

Puntuación: 2/10

Ficha artística y técnica

España, Francia y Uruguay. Dirección: Federico Veiroj. Intepretes: Álvaro Ogalla (Gonzalo Tamayo), Marta Larralde (Pilar), Bárbara Lennie (Maite), Vicky Peña (Madre), Kaiet Rodríguez (Antonio), Jaime Chávarri (Padre Quirós), Juan Calot (Obispo), Joaquín Climent (Padre). Guion: Gonzalo Delgado, Álvaro Ogalla , Nicolás Saad y Federico Veiroj. Producción: Guadalupe Balaguer Trelles, Maria Martin Stanley y Federico Veiroj. Música: Lorca, Eisler, NoDo, Lisabö, Prokofiev y Morente. Fotografía: Arauco Hernández Holz. Montaje: Fernando Franco. Diseño de producción: Gonzalo Delgado.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This