Dos madres perfectas: Las asaltacunas

El dilema moral que se pasó por mi cabeza al ver esta película fue el subtitulo que le iba a dar a la critica. En un principio baraje el de “Los follamadres”, pero viendo que sonaba un poco violento, decidí volver a profundizar en la trama y me di cuenta que la historia pretende contarse desde la perspectiva femenina, por lo que el subtitulo que acompaña a esta critica es ideal. Dos madres perfectas es un drama algo sosainas con Naomi Watts (Lo imposible) y Robin Wright (La conspiración).

Robin Wright y Naomi Watts en Dos madres perfectas

Robin Wright y Naomi Watts en Dos madres perfectas

Basada, muy libremente, en la novela Las abuelas (titulo que revela algo de la trama) de Doris Lessing, Dos madres perfectas cuenta la historia de dos amigas que desde la infancia apenas se han separado. Ahora rozan los cincuenta y ambas viven frente a la playa muy cerca la una de la otra. Cada una de ellas tiene un hijo varón. Una noche el hijo varón de la madre A se enrolla con la madre B pues esta enamorado de esta. A los pocos días el hijo de B hace lo mismo con la madre A para vengarse, sin darse cuenta que también se enamora de ella. Las madres y amigas están contentas con la relación aunque saben que no les lleva a ningún sitio. Las historia continua, pero nosotros no seguiremos narrándola, solo apuntaremos que tiene varios finales, siendo el ultimo de ellos el más ridículo. La historia no aburre pues como espectador quieres saber donde va toda esa relación absurda pero esto no quiere decir que este bien escrita. Hay personajes, como el ligue que le buscan a Naomi, que aparece y desparece sin mayor interés, o el marido de Robin que es un personaje que tampoco dice mucho. La luxemburguesa Anne Fontaine (Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel) escribe y dirige Dos mujeres perfectas, impregnando mayor pasión en la segunda faceta. Sus planos son bonitos, muy bonitos, algunos de ellos son casi postales, atentos a todos aquellos que muestran el embarcadero en medio del mar. Con esta dirección consigue engañar muy bien al espectador y embobarlo durante las casi dos horas de metraje, algo muy loable y plausible.

James Frecheville y Xavier Samuel en Dos madres perfectas

James Frecheville y Xavier Samuel en Dos madres perfectas

El cuarteto protagonista es bastante correcto. Watts un poco mejor que Wright, ya que esta abusa mucho de perder la mirada, para dar a conocer al espectador que no sabe muy bien en que relación se esta metiendo. Respecto a los chavales jóvenes, James Frecheville (Animal Kingdom) resulta mucho más convincente que Xavier Samuel (La saga Crepúsculo: Eclipse), quien parece estar más forzado. En resumen, Dos madres perfectas es una cinta al uso, es decir, se ve, te entretiene, y se olvida. El planteamiento puede resultar rocambolesco y morboso al mismo tiempo, pues quien no ha fantaseado alguna vez con liarse con el padre o la madre de su mejor amigo/a. Lo mejor: Lo estupendas que están Naomi Watts y Robin Wright a sus 46 y 48 años, respectivamente. Lo peor: Ese bonito pero inconcluso final. Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

Francia y Australia. Título original: Adore. Dirección: Anne Fontaine. Interpretes: Naomi Watts (Lil), Robin Wright (Roz), Xavier Samuel (Ian), Ben Mendelsohn (Harold), James Frecheville (Tom), Sophie Lowe (Hannah), Jessica Tovey (Mary), Gary Sweet (Saul). Guion: Anne Fontaine; basado en la novela “Las abuelas”, de Doris Lessing. Producción: Philippe Carcassonne, Michel Feller, Barbara Gibbs y Andrew Mason. Música: Christopher Gordon. Fotografía: Christophe Beaucarne. Montaje: Luc Barnier y Ceinwen Berry. Diseño de producción: Annie Beauchamp. Vestuario: Joanna Park.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This