Diamantes negros: Promesas incumplidas

La nueva película de Miguel Alcantud (Impulsos) es un retrato fiel del trafico de niños en el fútbol nacional pero que se puede extrapolar a cualquier país europeo. Diamantes negros es un drama con muchos tintes de documental bastante bien servido. No es la típica cinta que nos gusta ver, pues son todo dramas y penas, no hay lugar para las alegrías, pero hay que reconocer el merito de acercarnos a un tema que casi toda la prensa deportiva y los clubs de este país ignoran por completo que exista.

Setigui Diallo y Hamidou Samaké en Diamantes negros

Setigui Diallo y Hamidou Samaké en Diamantes negros

Diamantes negros tiene el punto de partida en la historia real de Alassane Diakité, un joven de Mali que vino a Europa estafado por las falsas promesas de unos cazatalentos futbolísticos. En la cinta son dos los chicos estafados que vienen a España y se dan cuenta que no es oro todo lo que les prometieron. Al llegar aquí e intentar sacarse las castañas del fuego siguen recibiendo “palos” hasta el desenlace final. La historia se narra de forma clásica pero sin caer en el sentimentalismo puro y duro, algo que es de agradecer, pero como apuntaba en la introducción, no es la típica cinta que nos apetece ver, para ver penas simplemente hay que salir a las calles de nuestro país y ver la que esta cayendo.

Miguel Alcantud, curtido en series como Águila roja o El internado, dirige Diamantes negros con decisión y un pulso firme. No se deja influenciar por la historia dramática y a la hora de realizar no cae en sensiblerías de acercar más la cámara o cerrar el plano para conseguir la lagrima fácil.

Carlos Bardem en Diamantes negros

Carlos Bardem en Diamantes negros

Los auténticos protagonistas de la cinta son Setigui Diallo y Hamidou Samaké, que son los chavales que interpretan a los chicos que son estafado. Ambos debutan en el cine con esta película, y podemos decir que sorprende la espontaneidad que desprenden en sus papeles. En papeles secundarios tenemos a un soberbio Carlos Bardem (Alacrán enamorado) que produce mucho miedo, y un sorprendente Guillermo Toledo (Los amantes pasajeros) quien reclama a voces más papeles dramáticos. Alassane Diakité también tiene un pequeño papel como camello de barrio, poco reseñable, es casi anecdótico. Diakité ha sido asesor durante todo el rodaje.

En resumen, Diamantes negros es una película que se ve bien y esta acertadamente resuelta. El problema radica en que es una cinta bastante triste, poco positiva, y ahora mismo no es quizá lo que el publico general quiera ver, ya tienen demasiados problemas como para preocuparse de los que vienen de fuera.

Lo mejor: Carlos Bardem y Guillermo Toledo.

Lo peor: Es muy dolorosa para los tiempos que corren, y toca un tema que quizá no interese a un publico más general.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y técnica

España y Portugal. Dirección y guion: Miguel Alcantud. Interpretes: Hamidou Samaké (Moussa), Setigui Diallo (Amadou), Carlo D’Ursi (Pablo), Guillermo Toledo (Alfonso), Carlos Bardem (Ramón), Santiago Molero (Palacios), Ana Risueño. Producción: Carlo D’Ursi y Luís Galvão. Música: Juan Antonio Simarro. Fotografía: Alberto D. Centeno. Montaje: Pablo Blanco. Dirección artística: Pilar Quintana. Vestuario: Arantxa Ezquerro.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This