Dark Places: Charlize, la traumas

Las promociones de las películas en muchas ocasiones hacen gracia. Siempre se suele poner el nombre de alguien famoso que la avala o simplemente el hecho de que ha sido escrita, dirigida o protagonizada por el nombre del momento. Y ahora parece que el Hollywood, y más en los thrillers, el nombre de moda es el de la escritora Gillian Flynn, guionista de Perdida. Pues bien, teniendo como antecedente la última joya de David Fincher (La red social), la nueva película escrita por Flynn es directamente una aberración cinematográfica. Dark Places se podría situar fácilmente entre lo peor que ha dado Hollywood este año (no lo peor, que ese honor recae en El destino de Júpiter). Y es que la cinta no tiene ni emoción, ni tensión y lo peor, aburre desde el primer momento. Ni siquiera el elenco de grandes nombres que participan en ella consiguen levantarla.

Charlize Theron en Dark Places

Charlize Theron en Dark Places

Dark Places cuenta la historia de una niña pequeña que perdió a toda su familia en una trágica noche. El principal sospechoso es su hermano, pero una hermandad intentará que se demuestre la inocencia de este y que ella también habrá los ojos a pesar de que su vida puede estar en peligro. Y leyendo únicamente esta pequeña sinopsis ya sabes todo sobre la cinta, desde como empieza, como se va a desarrollar hasta como va a terminar. En todo momento eres consciente de todo. Y cuando quieren jugar al despiste, ya te hueles el tema. El guión de Flynn es fácil y tirando de los tópicos más vistos del cine. Y si a ello le unimos la dirección de Gilles Paquet-Brenner (La llave de Sarah), que es errática, sencilla y coloca los planos para que veamos toda la acción, sin dejar nada para la imaginación, hacen que el coctel final, como he dicho antes, sea malo.

Nicholas Hoult y Charlize Theron en Dark Places

Nicholas Hoult y Charlize Theron en Dark Places

Y es que aparte, son casi dos horas de película. Dos horas pausadas. Con dos escenas quizás que te mantienen expectante, pero que después se diluye como “el Nesquick en la leche”. Y vuelta a empezar con las teorías, con los gestos de terror de Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera) o las caras con morritos de selfie de Chloë Grace Moretz (The equalizer: El protector). Y así durante todo el metraje. Nada destacable y todo aburrido. Además, las interpretaciones tampoco es que sean nada del otro mundo. Todos y cada uno de ellos están en “modo random”. Charlize Theron con mil traumas que no se puede quitar de la cabeza (y creo que el primero es pensar como le ha puesto los cuernos Sean Penn). Nicholas Hoult (X-Men: Días del futuro pasado), intentando parecer misterioso pero siendo un pedazo de pan. Chloë Grace Moretz, siendo mayor pero a la vez la cabeza más loca de las que salen en la cinta. Christina Hendricks (Lost River), pasaba por ahí, y como ha terminado Mad Men, pues busca cualquier curro. En fin, un desastre.

Dark Places tiene de bueno que sale directamente en VOD y no le quita pantallas a otras películas que si las merecen más que ella. Esta era carne de videoclub desde el primer momento, pasando con pena en EEUU. Por una vez la distribuidora ha optado por lo bueno, porque pagar, ver y sufrir esto es demasiado para el cuerpo. Muy mala.

Lo mejor: Los morritos de Chloë Grace Moretz rollo selfie.

Lo peor: Charlize Theron intentando poner cara de suspense.

Puntuación: 2/10

Ficha artística y técnica

Francia, Reino Unido y USA. Dirección: Gilles Paquet-Brenner. Interpretes: Charlize Theron (Libby Day), Chloë Grace Moretz (Young Diondra), Nicholas Hoult (Lyle Wirth), Corey Stoll (Ben Day), Tye Sheridan (Young Ben Day), Christina Hendricks (Patty Day), Sterling Jerins (Young Libby Day), Andrea Roth (Diondra). Guion: Gilles Paquet-Brenner, basado en la novela “La llamada del Kill Club”, de Gillian Flynn. Producción:Azim Bolkiah, A.J. Dix, Matt Jackson, Beth Kono, Stéphane Marsil, Matthew Rhodes, Cathy Schulman y Charlize Theron. Música: BT y Gregory Tripi. Fotografía: Barry Ackroyd. Montaje: Douglas Crise y Billy Fox. Diseño de producción: Laurence Bennett. Vestuario: April Napier.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This