Carrie (2013): Sangre y telequinesis

El famoso autor de novelas de terror natural de Maine (un pequeño estado al noreste de EEUU) Stephen King, publicó su primera novela en 1974 mientras era profesor de literatura de un instituto cualquiera de su localidad. Esa novela, llamada Carrie, se convirtió en un éxito inesperado (inicialmente solo se imprimieron 30.000 copias…) e hizo de King un autor famoso de la noche a la mañana. Poco después, en 1976, un joven Brian De Palma (Atrapado por su pasado) adaptó esa novela al cine… e inauguró uno de los periodos más largos y exitosos del terror contemporáneo. Las adaptaciones de Stephen King al cine.

Chloë Grace Moretz y Julianne Moore en Carrie (2013)

Chloë Grace Moretz y Julianne Moore en Carrie (2013)

Casi 40 años después… y más de 100 películas basadas en material escrito, basado o derivado de obras de Stephen King, nos llega una nueva adaptación de esa primera novela: Carrie, que viene firmado por una cineasta con carácter llamada Kimberly Peirce, autora de la cinta de culto Boys Don’t Cry con la que Hilary Swank (Million dolar baby) ganó su primer Oscar a la mejor actriz, y con un potente reparto de primera categoría encabezado por la joven Chloë Grace Moretz (Kick-Ass) y la veterana Julianne Moore (El Gran Lebowski) que interpretan a la adolescente con poderes psíquicos Carrie White y a su perturbada (y fanática) madre.

Este Carrie (2013) nos cuenta el mismo relato de siempre. Pensad que es la cuarta adaptación de esta historia (si contamos la mítica versión de De Palma, su secuela de 1999, un musical de Brodway y el telefilm de 2002 protagonizado por Angela Betis), así que la trama no presenta grandes novedades. Tiene cosas muy files a la novela, y se inventa otras que no vienen al caso, pero en fin… Carrie White es una adolescente de 18 años (en la novela Carrie tiene 16… y Chloë Grace Moretz contaba con solo 15 años cuando rodó la cinta) rarita e introvertida. Sin amigos, marginada… vive sola con su madre, una fanática que la ha educado en casa, en una terrible perversidad religiosa. Un día Carrie está en la ducha de los vestuarios de su instituto tras una clase de gimnasia. Carrie empieza a sangrar. Tiene la regla. Pero ella (¡¡¡con 18 años!!! 16 en la novela…) no sabe lo que le pasa. Es la primera vez y nadie en su vida le ha contado que es la regla. Cree que va a morir. El resto de chicas, lideradas por las populares (y guapísimas) Chris Heggensen y Sue Snell, comienzan a lanzarle tampones y compresas a Carrie, que en medio de su ataque de pánico hace estallar una luz de las duchas. Poco a poco Carrie comienza a descubrir que está desarrollando ciertos poderes mentales. Puede mover objetos con la mente, puede influir sobre lo que le rodea… y cada vez es más y más poderosa. Mientras Carrie explora sus nuevas (y extrañas) habilidades, una arrepentida Sue Snell, la única compañera que se apiada de su compañera de clase, le pide a su novio (el guapísimo y perfecto Tommy Ross) que lleve a Carrie al baile de fin de curso. Sería un modo de pedir perdón a Carrie y hacer que la muchacha se integre con el resto de chicos y chicas del instituto. A partir de ese momento comienzan una serie de acontecimientos (en los que intervienen todos los que rodean a Carrie) que desembocarán en una terrible e inesperada tragedia final, en la que Carrie será el centro de atención.

Como veis, lo que pasa en Carrie (2013) es lo que pasa en cualquier adaptación de Carrie. No presenta grandes novedades en el argumento. Si habéis visto cualquiera de las otras versiones de la novela de King… ya saréis paso a paso lo que va a pasar en esta película. Si… es cierto que la película cuenta con un presupuesto de 20 millones de dólares (un dinero muy discreto para ser una cinta norteamericana) pero es dinero suficiente para mostrar con todo lujo de detalles lo que hace Carrie a lo largo de la película. Poderes, destrucción… unos fenomenales efectos sonoros (quizás lo mejor de la película en cuanto al apartado técnico). Carrie (2013) es (casi) todo lo que se podría esperar de una adaptación de Carrie de hoy en día… pero solo para un público PG-13 (la clasificación para menores de 13 años estrella en EEUU, donde no se permite ver sexo ni violencia explícita real en pantalla…).

Chloë Grace Moretz en Carrie (2013)

Chloë Grace Moretz en Carrie (2013)

La película tiene buen ritmo, está muy bien hecha, tiene su punto, pero… su mayor problema es que no es una cinta valiente. Si vemos Carrie de Brian De Palma, era una cinta muy valiente. Sin miedo mostraba lo que tenía que mostrar. Mientras que este Carrie (2013) no arriesga. Ojo… es una película llena de sangre. La sangre es el leitmotiv de la película (y de la novela). El detonante inicial es la sangre menstrual de Carrie… y el detonante final es la sangre de cerdo sobre Carrie en el baile. Pero Carrie (2013) no se atreve a mostrar nada de lo debería mostrar en una cinta realmente adulta. La realidad es que Carrie (2013) queda como una cinta demasiado pueril (adolescente…) en la que no vemos realmente la maldad (y locura) de la madre de Carrie, no muestra la violencia de Carrie… ni muestra la carne y la sangre tan presentes en la novela de King. Eso si… la cinta está muy bien filmada, tiene un ritmo atroz (dura solo 100 minutos que se pasan en un pis-pas) y las interpretaciones de las actrices principales son espectaculares. Desde aquí me declaro fan incondicional de Chloë Grace Moretz. Su Carrie es para ser recordada como una de las grandes interpretaciones dentro del terror moderno.

En resumen, una película INTERESANTE, con grandes momentos y con todo lo que uno puede esperarse de una adaptación del libro de Stephen King… pero (siempre hay un pero) a ratos no llega hasta donde tiene que llegar. Los actores están muy bien (todo el reparto funciona a las mil maravillas) y la película ENTRETIENE un montón. Sin embargo no deja de ser otro terror PG-13 más de estos tiempos tan políticamente correctos que inundan el cine norteamericano contemporáneo. Se puede ver sin temor a equivocarnos que este Carrie sería la mejor adaptación de la novela de Stephen King (a pesar del infame PG-13) si no fuera por la película de Brian De Palma de 1976, que si es una verdadera Obra Maestra del terror de todos los tiempos. A Carrie 2013 yo le diría: “Buen intento. Os ha faltado valentía.”

Lo mejor: Chloë Grace Moretz y Julianne Moore. Impecables en sus papeles.

Lo peor: Le falta mostrar lo que tiene mostrar en pantalla con la violencia que merece un relato tan perverso como este.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y tecnica

USA. Dirección: Kimberly Peirce. Interpretes: Chloë Grace Moretz (Carrie White), Julianne Moore (Margaret White), Portia Doubleday (Chris Hargensen), Judy Greer (Srta. Dejardin), Alex Russell (Billy Nolan), Gabriella Wilde (Sue Snell), Ansel Elgort (Tommy). Guion: Lawrence D. Cohen y Roberto Aguirre-Sacasa; basado en la novela de Stephen King. Producción: Kevin Misher. Música: Marco Beltrami. Fotografía: Steve Yedlin. Montaje: Lee Percy y Nancy Richardson. Dirección artística: Carol Spier. Vestuario: Luis Sequeira.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This