Carol: Amor prohibido

El cine de corte romántico nunca me ha interesado demasiado. Todas las películas me parecen iguales: chico/chica conoce a chico/chica se enamoran, hay una pelea, se separan y al final hay una reconciliación. Quizás por eso mi película romántica favorita es 500 días juntos. Carol es, en mi opinión, diferente. Puede parecer la típica película donde dos personas se conocen y comienzan una relación. Pero Todd Haynes (Lejos del cielo) no quiere eso. Por eso su historia es hermosa, es bella. Es el nacimiento del amor, un amor prohibido y mal visto. Un amor tan de verdad, que duele. Carol es una pequeña joya imprescindible.

Cate Blanchett en Carol

Cate Blanchett en Carol

Todd Haynes puede saber lo que tiene entre manos. Y no es fácil llevarlo a la gran pantalla. Por eso su forma de plasmarlo en pantalla es clásica. No busca llamar la atención, simplemente lo que busca es dotar a sus actores del territorio más idóneo para llevar a cabo la historia. La lentitud, la fotografía, el ritmo de la cinta, todo ello lleva a Carol hacía la belleza. Pero Haynes se guarda unos ases bajo la manga. Carol guarda sus mejores momentos en los silencios, en las miradas o en esos momentos donde a través del espejo vemos la tristeza de nuestras protagonistas. Si, tristeza. Carol es triste. Tiene pocos momentos para la alegría y cuando parece que esos momentos llegan, se derrumban.

El juego de espejos de Carol es perfecto. Su simbolismo como metáfora del encarcelamiento que sienten en una sociedad donde el libre amor entre personas del mismo sexo no estaba bien visto (hoy en día sigue vigente). Son esos momentos donde Carol alcanza la cumbre. Igual que con la música que acompaña la cinta. Es acompañante, no busca ser la protagonista, y eso es un triunfo más. Además, con esta cinta es fácil caer en el morbo o en la tentación de querer ir más allá, pero Haynes no lo hace. Él busca que tanto Cate Blanchett (Cenicienta) y Rooney Mara (Pan (Viaje a nunca jamás)) hagan una interpretación prodigiosa. Y lo consigue. Todos conocemos a Cate Blanchett, pero la que se lleva la película con ella es Rooney Mara. La actriz realiza, quizás, la interpretación de su carrera. Es bella, romántica, dulce e inocente. Carol lo tiene todo.

Rooney Mara en Carol

Rooney Mara en Carol

Carol se me ha quedado grabada. Es de esas películas que siempre recordaré y que, al menos alguna vez al año, veré en su soporte doméstico. Es bella, es romántica, es dolorosa, es tierna y es cine. Carol llegará con el tiempo a donde se merece, que es a los altares del buen cine. Es una obra imprescindible, de visionado obligatorio y de guardar un hueco en nuestra memoria.

Lo mejor: Todo.

Lo peor: Quizás la rapidez con la que acontecen algunas cosas.

Puntuación: 9/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido y USA. Dirección: Todd Haynes. Interpretes: Cate Blanchett (Carol Aird), Rooney Mara (Therese Belivet), Sarah Paulson (Abby Gerhard), Kyle Chandler (Harge Aird), Jake Lacy (Richard Semco), John Magaro (Dannie McElroy). Guion: Phyllis Nagy; basado en la novela de Patricia Highsmith. Producción: Elizabeth Karlsen, Tessa Ross, Christine Vachon y Stephen Woolley. Música: Carter Burwell. Fotografía: Edward Lachman. Montaje: Affonso Gonçalves. Diseño de producción: Judy Becker. Vestuario: Sandy Powell.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This