Calvary: Siete días para morir

La nueva propuesta de John Michael McDonagh, tras la sorpresa que supuso El irlandés, le consagra como un director interesante y a tener en cuenta. Lástima que la historia de Calvary no sea tan redonda como la de su anterior propuesta. Brendan Gleeson (Al filo del mañana) impone su presencia frente a un casting plagado de actores y actrices bastante reconocibles.

Kelly Reilly y Brendan Gleeson en Calvary

Kelly Reilly y Brendan Gleeson en Calvary

El párroco de un pequeña localidad irlandesa es amenazado de muerte por uno de sus feligreses mientras le confiesa. Ante este amenaza, que se cumplirá en una semana, el párroco decide poner todos sus asuntos en orden, y aquí se incluyen, familiares, compañeros de trabajo, y unos feligreses muy variopintos. El guión juega casi las mismas cartas que El irlandés, es decir, comedia muy negra, con unos excelentes diálogos que fluyen y dan ritmo a la cinta. Una pena que a partir del miércoles (la historia va narrando los días) el drama termina imponiéndose frente a la comedia, por los que el resultado final pierde bastante garra.

En cuanto a la dirección, John Michael McDonagh vuelve a sacar partido a los excelentes paisajes que el pueblecito irlandés le proporciona, en especial todos aquellos momentos que se narran a orillas del mar. Por lo demás es una cinta donde predominan los diálogos, y los encuadres son correctos.

Brendan Gleeson y Chris O´Dowd en Calvary

Brendan Gleeson y Chris O´Dowd en Calvary

Estamos acostumbrados a ver a Brendan Gleeson de secundario, pero es un actor muy versátil que no desaprovecha las oportunidades de protagonista que le ofrecen. Si en el anterior trabajo de McDonagh daba un recital de mal comportamiento y patetismo extremo, aquí es la otra cara de la moneda. Frio, cordial, y parco en palabras, con una mirada que dice mucho mas que otros actores con 10 líneas de diálogo. Sin duda es una de las grandes bazas de Calvary. Le acompañan un sin fin de secundario donde destacaremos las dos caras de la moneda. Por un lado Kelly Reilly (El cielo es real) esta bastante soso. Hasta el punto de que casi no reparamos en ella si no fuera porque interpreta a la hija del protagonista. Y en la otra cara tenemos al cómico Chris O´Dowd (St. Vincent) que demuestra que también puedo dominar el drama si hace falta.

En resumen, Calvary es una cinta interesante que podría haber sido una propuesta excelente si su director guionista hubiera optado por centrarse en la comedia. La critica social que ofrece la cinta pierde garra al ser tratada como un drama. Aun así la cintas dura algo más de 100 minutos por lo que no es ningún calvario darle una oportunidad.

Lo mejor: Brendan Gleeson.

Lo peor: Que finalmente la cinta se acerque más al drama que a la comedia.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido e Irlanda. Dirección y guion: John Michael McDonagh. Interpretes: Brendan Gleeson (padre James), Chris O’Dowd (Jack), Kelly Reilly (Fiona), Aidan Gillen (Dr. Frank Harte), Dylan Moran (Michael Fitzgerald), Isaach De Bankolé (Simon), M. Emmet Walsh (The Writer), Domhnall Gleeson (Freddie Joyce). Producción: Chris Clark, Flora Fernández Marengo y James Flynn. Música: Patrick Cassidy. Fotografía: Larry Smith. Montaje: Chris Gill. Diseño de producción: Mark Geraghty. Vestuario: Eimer Ni Mhaoldomhnaigh.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This