Café Society: El maestro sigue en forma

Puede gustar más o menos, pero Woody Allen (Magia a la luz de la luna) siempre es sinónimo de calidad en todas las películas que hace. Y que el director neoyorquino siga haciendo una película al año es algo que agradecer. Tras una comedia negra como fue Irrational Man, ahora vuelve el Woody Allen de siempre, el melancólico, el romántico y el que parece que realiza auto referencias continuas a sí mismo. Café Society es una elegante y dramática visión del sueño hollywoodiense de los años 30 con una mirada divertida, pero muy mordaz. Café Society es también elegancia en su puesta en escena llena de luz y de ese toque que sólo el gran Allen pueden dar a sus obras. Maravillosa.

Jesse Eisenberg y Kristen Stewart en Café Society

Jesse Eisenberg y Kristen Stewart en Café Society

Café Society es una historia de cine. Pero también es drama romántico. Es la lucha de siempre, el corazón contra la razón. Y ahora metido en el mundo devorador del Hollywood de los años 30. Woody Allen se mueve entre ese drama sobre el Hollywood y una historia de amor que, desde el principio de la misma, sabes que estará hundida. A Woody nunca le han gustado las historias de amor fáciles y esas que acaban demasiado bien. Siempre ha querido poner a sus personajes contra las cuerdas y dejadles decidir qué camino tomar. Y en Café Society lo hace de nuevo. Nuestros personajes comienzan con sus sueños y al encontrar a esa persona el sueño continúa, pero ahora hay otras prioridades. Hasta que se rompe. Entonces todo vuelve a empezar. Y es cuando la cinta cambia, se vuelve más melancólica, más personal y sincera. Toca temas que harán pensar a más de uno.

Woody Allen sabe cómo se usa una cámara. En todo momento el director no deja nada para la imaginación y coloca la cámara en dónde quiere, para que veamos lo que él quiere que llame la atención. No necesita de cosas secundarias que hagan que llamen nuestra atención, directamente lo muestra. Y también tiene un don para la comedia. Y en la película hay una trama realmente divertida, la protagonizada por Corey Stoll (Ant-Man) como un gánster. Muy divertida. Y es que todos los actores que están en las películas de Allen suelen dar lo mejor de ellos mismos. Así encontramos a un Jesse Eisenberg (Batman v Superman: El amanecer de la justicia) realmente renovado, a una Kristen Stewart (American Ultra) diferente, una Blake Lively (Infierno Azul) encantadora y a un Steve Carell (La gran apuesta) desatado en una mezcla de comedia y drama.

Blake Lively en Café Society

Blake Lively en Café Society

Café Society es una nueva muestra de que el director neoyorquino sigue en forma. Puede gustar más o menos, como he dicho antes, pero tiene un talento que muchos que llevan tiempo en esto del cine siguen sin encontrar. Quizás cuando el maestro ya no esté comience a reconocérsele el trabajo que ha hecho. Por ahora sólo podemos sentarnos delante de la pantalla de cine y que nos encandile una vez más. Y Café Society lo hace a las mil maravillas.

Lo mejor: Las interpretaciones y el ritmo que tiene.

Lo peor: Quizás le cuesta arrancar un poco.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This