Buscando a Dory: ¡Sigue nadando!

Después de la maravillosa Del revés, Disney y Pixar vuelven a cometer el error de embarcarse en otra secuela de uno de los grandes éxitos de la factoría. Ahora le toca el turno a otra de las joyas de la casa, Buscando a Nemo, que ha encontrado su perfecta secuela en Buscando a Dory. Técnicamente impecable, la historia más o menos funciona, la duración es casi perfecta pero… da la sensación de cómo que ya lo hemos visto todo antes, y es que Buscando a Dory tiene varios puntos en común con la obra cumbre del estudio: Toy Story 3.

Destiny y Dory en Buscando a Dory

Destiny y Dory en Buscando a Dory

Cuando era pequeña, Dory perdió a sus padres debido a su problema de memoria. Ahora gracias un breve recuerdo, acaba en un acuario en busca de sus progenitores. Allí vivirá una aventura increíble mientras que Nemo y Marlin hacen lo posible por encontrarla. Este es básicamente el argumento de esta secuela. Si cambiamos el acuario por un guardería, y nos fijamos en algunas secuencias, nos encontramos con muchos parecidos a Toy Story 3. No es que sea lo mismo exactamente, pero se parece bastante, y eso le resta originalidad al argumento. Tampoco ayuda que la película tenía que acabar en el minuto 75 y se alarga innecesariamente hasta los 97. Hay exceso de finales, y uno de ellos es de lo más ridículo que ha hecho Pixar desde Cars (esa secuencia, con camión incluido, tira por la borda gran parte del talento de la cinta). Pero aun así, y en general, los chistes y situaciones funciones, y Pixar nos vuelve a regalar otro personaje que perdurara en nuestra mente durante mucho tiempo: el pulpo Hank.

A este paso nos va a costar diferenciar una película de imagen real con las cintas de Pixar. La animación de este estudio demuestra que todo es posible y todo puede ser real, atentos al momento en el que se ve el gran acuario, IMPRESIONANTE. Ya no solo en matices de agua, estructuras… sino en el diseño de personajes. Por muy irreal que sea el diseño (Dory de pequeña con unos ojos más grande que su propio cuerpo) todo resulta creíble. Tras el fracaso en el cine de imagen real con John Carter, el director Andrew Stanton (WALL·E. Batallón de limpieza) vuelve a capitanear la dirección de una cinta de animación.

Hank y Dory en Buscando a Dory

Hank y Dory en Buscando a Dory

Se han vuelto a respetar las voces de los personajes tanto en versión original como en nuestro doblaje en castellano. Así en su versión original volvemos a oír a la presentadora de televisión y actriz Ellen DeGeneres como Dory y a Albert Brooks (La verdad duele) como Marlin. Se incorpora el genial Ed O’Neill (Modern Family) como el pulpo Hank. Aquí vuelven a repetir Anabel Alonso (Pos eso) y José Luis Gil (La que se avecina), y se incorpora Luis Mas para poner voz al pulpo. Mas es conocido por ser la voz de John Locke en Perdidos.

En resumen, Buscando a Dory es una secuela entretenida y emocionante, pero no resulta original. Disfrutable por pequeños y mayores será una de las películas del verano, pero de ahí a ser una de las grandes de la factoría Pixar hay un trecho.

Lo mejor: El pulpo Hank.

Lo peor: La innecesaria, y estúpida, secuencia del camión.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This