Bridget Jones’ Baby: ¡Suerte con el bombo!

11 años después de Bridget Jones: Sobreviviré nos llega la tercera entrega de las aventuras de la soltera favorita de Inglaterra, que curiosamente no se basa en el tercer libro de Helen Fielding, pero si cuenta con un guión suyo, con arreglos de la actriz Emma Thompson (Al encuentro de Mr. Banks). Bridget Jones’ Baby esta dirigida por la directora de la primera entrega Sharon Maguire (Incendiary). En el reparto repiten Renée Zellweger (Nuestra canción de amor), quien lleva sin actuar desde 2010, y Colin Firth (Kingsman: Servicio secreto). Se incorpora al reparto de esta entrega el actor americano Patrick Dempsey (Transformers: El lado oscuro de la luna). El resultado de Bridget Jones’ Baby es bastante irregular, si bien es mejor que la segunda parte, dista mucho del original.

Renée Zellweger, Patrick Dempsey y Colin Firth en Bridget Jones' Baby

Renée Zellweger, Patrick Dempsey y Colin Firth en Bridget Jones’ Baby

Bridget (Zellweger) esta ya en los cuarenta. Mark (Firth) y ella ya no están junto. Ella esta centrada en su trabajo de productora de televisión y se refugia en la amistad de otra solterona más joven que ella. Sus amigos de toda la vida han madurado y ahora son gente más o menos respetable. Pero su vida da un giro cuando conoce a un americano llamado Jack (Dempsey). El caso es que la señorita Jones se acuesta con el americano y su ex novio en menos de 48 horas, y uno de los dos la ha dejado embarazada pero ¿quién es el padre?, ¿a quien elegirá?… Este es el argumento de Bridget Jones’ Baby, que no dista mucho de lo ofrecido en anteriores entregas. Escenas cómicas entrelazadas con un trio amoroso que se ve de lejos como va acabar. La historia vuelve a funcionar y entretiene, pero es más de lo mismo, y encima ahora con una duración de más dos horas. Se echa mucho de menos la presencia de los personajes secundarios de anteriores entregas, aquí relegados a cameos casi anecdóticos.

Maguire conoce bien al personaje y apenas se preocupa de dotar de identidad a la cinta. Deja todo en manos de la excelente pareja protagonista y de una selección musical muy acorde con el personaje. No dejan de sonar clásicos de Marvin Gaye o The Temptations, que están perfectamente conjugados con artistas actuales de la talla de Ellie Goulding o Ed Sheeran, quien también tiene un glorioso cameo en la cinta. Maguire abusa de la reiteración de chistes, como aquel donde Mark coge a Bridget en brazos para llevarla al hospital y nos lo muestras desde varios lugares dando lugar a varias repeticiones innecesarias. También algunas situaciones resultan bastante añejas (y muy vistas), como Bridget cayéndose en el barro.

Emma Thompson y Renée Zellweger en Bridget Jones' Baby

Emma Thompson y Renée Zellweger en Bridget Jones’ Baby

Indudablemente la cinta funciona gracias a la excelente pareja protagonista. Zellweger pasará a la historia por este personaje y no por haber ganado un Oscar como secundaria en Cold Mountain (¿alguien se acuerda de aquello?). A pesar de sus operaciones faciales, la actriz tejana vuelve a sorprender con sus caras de incertidumbre, una pena que los primeros planos escaseen. Por otro lado Firth es uno de los mejores actores británicos de su generación, y al igual que ocurre con Hugh Grant (Operación U.N.C.L.E.), si él no hubiera estado en esta tercera entrega, hubiera perdido muchos más puntos. Fino, elegante y marcando estilo son las señas de identidad de este galán ingles. El remplazo de Grant es muy plano, Dempsey intente alejarse de la imagen del actor ingles (es otro personaje diferente), pero no puede. Constantemente estamos pensando en que hubiera sido de esta historia si hubiera esta implicado el golfo de Daniel Cleaver. Una gran perdida. Mención especial para Thompson, quien como guionista de la cinta se ha dado los mejores chistes, y sus breves apariciones son muy plausibles.

En resumen, Bridget Jones’ Baby es otra secuela tardía que funciona mejor que la anterior entrega pero que no aporta nada nuevo. Entretiene, si, pero necesita más de dos horas para contar otra vez la misma historia que vimos en el original en menos tiempo. Y aunque aquí ahora nos pongan como pretexto un bebe, la historia es la de siempre, los amores y desamores de una solterona inglesa con la que muchos y muchas se siente muy identificados.

Lo mejor: Renée Zellweger siempre será Bridget Jones, y por supuesto Colin Firth.

Lo peor: La ausencia de Hugh Grant.

Puntuación: 5/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This