Bel Ami, historia de un seductor: Travesuras de un pseudoactor.

Bel Ami (Robert Pattinson (Crepúsculo)) es un joven excombatiente que en su regreso a París decide que no quiere vivir en el escalón más bajo de la sociedad, que parece corresponderle. Con algo de suerte al principio, y sirviéndose de sus encantos y atractivo después, consigue ascender paso a paso hasta llegar a tener la influencia social que había soñado.

Kristin Scott Thomas, Uma Thurman, Robert Pattinson, y Christina Ricci en Bel Ami, historia de un seductor

Kristin Scott Thomas, Uma Thurman, Robert Pattinson, y Christina Ricci en Bel Ami, historia de un seductor

Bel Ami, historia de un seductor es una película fallida en casi todos sus aspectos. Los directores, Nick Ormerod y Declan Donnellan, no encuentran nunca el ritmo correcto, a veces todo sucede demasiado deprisa, otras nos aburren con escenas y planos casi calcados a otros que ya habíamos visto y que no aportan nada nuevo; parece que la historia ha sido imaginada por separado, sin conexión entre las partes, entre los lugares e incluso entre los personajes, aunque la trama trate sobre este asunto principalmente. Ni siquiera el apartado visual, que en un primer vistazo podría parecer pasable y hasta bueno, se salva. Los vestidos siempre están limpios, y los escenarios lucen falsos, como de tienda vintage en la que muebles recién fabricados pretenden aparentar siglos de antigüedad. Eso los interiores, pues los exteriores a penas podemos verlos; si es por falta de presupuesto, mejor se obvian del todo y se evita el trago. No hace falta haber leído el relato de Maupassant para intuir que esta película poco tiene que ver con él, más allá de nombres y sinopsis.

Entrando un poco en la trama, nuestro protagonista, más que seductor, es un trepa de toda la vida. Los giros que da a lo largo de la obra son en su mayoría poco creíbles, recibiendo ayudas que no se comprenden, reponiéndose de golpes difícilmente asumibles, y seduciendo a personas que están tan por encima de él en todos los aspectos que normalmente no se fijarían nunca en un ser así. O quizás el problema no está tanto en el guión… como en el actor elegido; es tan pobre el trabajo realizado por Robert Pattinson que cuesta diferenciar si es lo inverosímil de las situaciones lo que falla o es esa sonrisa estúpida lo que echa por tierra la película. En varias ocasiones la vergüenza ajena hace acto de presencia en el espectador cuando soporta una y otra vez, sin importar cuál sea el estímulo, ya sea un tortazo o una caricia, ese gesto vacío, ni risa ni queja, en el que Pattinson es especialista. Si ya es difícil empatizar con un personaje como éste, el hecho de que sea este vampiro de tercera el que lo interprete lo pone totalmente imposible…y por lo que se percibe del resto del film, no parece que se trate de un gesto genial de los directores para crear más odio hacia él, aunque ésa sería la explicación más comprensible. Por suerte, el resto de actores cumplen profesionalmente con su trabajo; Uma Thurman (Las amistades peligrosas) destaca del resto, sobre todo con esa voz medio ronca (en la versión original) que tanta personalidad tiene; Cristina Ricci (Sleepy Hollow) sobrevive con dignidad a las embestidas, en todos los sentidos, de Bel Ami, y el resto resultan también lo más creíble de todo el film. Es más, resulta divertido ver a cualquiera de los secundarios dejar en ridículo al protagonista con sólo un movimiento de ceja.

Robert Pattinson y Uma Thurman en Bel Ami, historia de un seductor

Robert Pattinson y Uma Thurman en Bel Ami, historia de un seductor

La música es otro apartado fallido; sin duda, escucharla al margen de la película, mientras hacemos cualquier tarea doméstica, podría resultar agradable. Sin embargo, su papel en el film parece ser el de tapar a las imágenes; no acompaña, sino que muchas veces es la estridente protagonista, Y esto, que viendo algunas secuencias podría agradecerse, no es más que un error sobre otro. Nuevamente se percibe esa sensación de que las partes han sido pensadas por separado (quizás el hecho de que haya dos directores, tenga algo que ver), y su visión como un todo nunca parece creíble.

Otro factor que juega en contra de la obra es el hecho de que existan otras películas muy parecidas, tanto en ambientación como en los temas a tratar, y que superan a ésta en todos los apartados. Un ejemplo más que evidente es Las amistades peligrosas, de Stephen Frears. Las comparaciones son odiosas, pero llama la atención cómo partiendo de relatos de alguna manera similares, una es una gran película y la otra parece casi una broma. Sabiendo de la existencia de estos antecedentes, se supone que la exigencia con este proyecto debería haber sido mayor aún…

Para ser justos, la película experimenta un leve crecimiento según avanza, cuando el protagonista va mostrando descaradamente sus ansias por ascender socialmente, sirviéndose de sus conquistas amorosas cada vez más ambiciosas. Nos encontramos ante un ser codicioso y con aires de grandeza más que ante un seductor, como sí sería Valmont en la película de Frears; éste se proponía el reto de seducir a la mujer de turno para demostrarse a sí mismo y a sus semejantes de lo que era capaz. Sin embargo, Bel Ami cambia de pareja con el objetivo de llegar más alto, ascender  de clase, y las mujeres son un mero instrumento para conseguirlo.

Bel Ami, historia de un seductor es una película de dudosas intenciones, en la que pocas cosas parecen estar en el lugar y la medida correctos; seguramente, con un actor protagonista algo más preparado, el resultado habría sido más decente y digerible. Con unos exteriores más cuidados y una música más comedida incluso podría haber sido una película interesante. Lamentablemente, nada de esto sucede… aun de este modo, deja evidente el tipo de persona que hay que ser para llegar a ciertos niveles de poder.

Lo mejor: Los actores secundarios, en especial Uma Thurman; visualmente puede parecer pasable.

Lo peor: Robert Pattinson tiene mucho, pero mucho que aprender…si es que puede.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido, Francia e Italia. Título original: Bel Ami. Dirección: Declan Donnellan y Nick Ormerod. Interpretes: Robert Pattinson (Georges Duroy), Uma Thurman (Madeleine Forestier), Christina Ricci (Clotilde de Marelle), Kristin Scott Thomas (Virginie Rousset), Colm Meaney (Sr. Rousset), Natalia Tena (Rachel), Philip Glenister (Charles Forestier). Guion: Rachel Bennette; basado en la novela de Guy de Maupassant. Producción: Uberto Pasolini. Música: Lakshman Joseph de Saram y Rachel Portman. Fotografía: Stefano Falivene. Montaje: Masahiro Hirabuko. Diseño de producción: Attila Kovács. Vestuario: Odile Dicks-Mireaux.

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This