Ático sin ascensor: El viejo mercado inmobiliario

Diane Keaton (Así nos va) y Morgan Freeman (Ted 2) son los protagonista de Ático sin ascensor, la típica cinta que se hace por que ellos quieren hacerla, sino no se entiende como esta agradable pero vacía película llega a la pantalla grande. Mueve la cámara, en modo teatro, Richard Loncraine (Ricardo III). Ático sin ascensor es una cinta de gente mayor para un publico igual de longevo.

Diane Keaton y Morgan Freeman en Ático sin ascensor

Diane Keaton y Morgan Freeman en Ático sin ascensor

Un pareja de viejos bohemios afincados en Brooklyn deciden poner en venta su ático, pues no tiene ascensor, y la edad ya va pesando. Paralelamente a dicha venta, ocurre un incidente sospecho (con islámicos de por medio) en el puente que va de Brooklyn a Manhattan, algo que hace que la sociedad este más pendiente de la televisión que de sus vidas. Pues bien este es el argumento de Ático sin ascensor, que se basa en la novela Medidas heroicas de Jill Ciment, y que el único interés que suscita es si al final los “abuelos” venden el ático o no (y quien se lo vende). El guión es entretenido pero vacío, se quiere hacer una especie lectura post 11S, que no termina de cuajar, y a pesar de su empalago, la historia de estos dos maduros no termina de interesar, al menos a una audiencia inferior a la edad de los protagonista.

Loncraine se basa de una puesta en escena bastante teatral (el 80% del metraje se narra en el ático) donde inserta varios flashbacks, para dejar todo bien explicado. Nada llama la atención salvo alguna postal que otra de Brooklyn cuando salimos del ático. Loncraine se limita a encuadra bien a los dos protagonista de la cinta, uno de ellos (Freeman) productor de la película.

Cynthia Nixon en Ático sin ascensor

Cynthia Nixon en Ático sin ascensor

Y es que el único interés que puede suscitar Ático sin ascensor es ver a dos grandes del cine en pantalla grande. Keaton y Freeman hacen una pareja estupenda, y ambos resultan de lo más creíble, en especial cuando juegan con sus miradas. Unas miradas que dicen mucho de ambos personajes, y que hacen que la cinta resulte algo más interesante. En el lado totalmente opuesto de las interpretaciones tenemos a la insoportable de Cynthia Nixon (Sexo en Nueva York), quien cada vez que sale en pantalla parece que quiere apoderarse de ella y resulta de lo más cansino.

En resumen, Ático sin ascensor es una cinta más que destaca por los dos actores principales que aparecen en su poster. Lejos de ese reclamos es una cinta simple, sencilla, sin pretensiones, que entretiene (y se deja ver) pero que no cuenta nada.

Lo mejor: Diane Keaton y Morgan Freeman.

Lo peor: No cuenta nada que resulte interesante.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

USA. Título original: 5 Flights Up. Dirección: Richard Loncraine. Interpretes: Morgan Freeman (Alex Carver), Diane Keaton (Ruth), Carrie Preston (Miriam Carswell), Cynthia Nixon (Lily Portman), Claire van der Boom (Young Ruth), Korey Jackson (Young Alex). Guion: Charlie Peters basado en el libro de Jill Ciment. Producción: Curtis Burch, Morgan Freeman, Lori McCreary, Tracy Mercer y Charlie Peters. Música: David Newman. Fotografía: Jonathan Freeman. Montaje: Andrew Marcus. Diseño de producción: Brian Morris. Vestuario: Arjun Bhasin.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This