Astérix: La residencia de los Dioses: Justicia gala

Como buen fan de Astérix y su aventuras, tenía el miedo de que una nueva cinta del pequeño guerrero galo no estuviera a la altura. Pero bueno, después de ver lo aberrante que fueron sus adaptaciones a la acción real, peor no podía ser. Y no lo es. Astérix: La residencia de los Dioses (basada en uno de los cómics) es al fin la aventura que se merece el personaje creado por René Goscinny y Albert Uderzo. Ágil, divertida y con una de las animaciones más brillantes fuera de Hollywood, la cinta rápidamente hace que olvides las cuatro películas que han empañado el nombre del pequeño galo y Obélix, su fiel compañero.

Astérix en Astérix: La residencia de los Dioses

Astérix en Astérix: La residencia de los Dioses

Astérix: La residencia de los Dioses cuenta como César quiere construir unas estancias de lujo al lado de la aldea gala que se le resiste. Su plan es acercarse tanto al enemigo para asestarle el golpe definitivo. Y parece que lo va a conseguir, pero se olvida que hay una pequeño galo al que no se le puede engañar tan fácilmente. Sin desviarse demasiado del cómic original, la historia es muy ágil, algo de agradecer. Lo mejor de todo es que se olvida de la presentación de los personajes, pues para todos Astérix, Obélix o el propio Julio César deben ser ya conocidos, sino es así no sé a que esperáis. Y pasa directamente a la acción.

Tan directamente que nada más empezar la película ya se nos presenta el plan de César y en otros cinco minutos ya tenemos la acción lanzada sin frenos. El guión se mueve de una manera tan ágil, que sabe en todo momento como introducir los golpes de humor, como los golpes de…bueno todo en la película son golpes de humor, porque sino no serían Astérix y Obélix. Y es que lo mejor que han hecho los directores, tanto Louis Clichy y Alexandre Astier, es devolverle la esencia y la dignidad a estos personajes. Se la han devuelto porque han sabido tratar a todos como se merecen. La aldea se presenta como se debe presentar, es decir, todos a tortas. Pues de todos es conocido que estos galos son muy de darse estopa. Y los romanos son presentados como debe ser, con miedo a los galos.

César en Astérix: La residencia de los Dioses

César en Astérix: La residencia de los Dioses

Además, han sabido introducir elementos que quizás para muchos puedan quedar lejos de su comprensión. Pero sin duda la mejor de todas es, posiblemente, la que se encuentra al final de las cinta. No diré nada, pero sólo que tiene a Obélix como protagonista. Astérix: La residencia de los Dioses es maravillosamente divertida. Es por fin la película que se merecían estos pequeños personajes. Esperemos que la acción en carne y hueso no vuelva y nos sigan regalando joyas como esta.

Lo mejor: La vuelta a la esencia de Astérix. Es muy divertida.

Lo peor: Que la gente no le de una oportunidad después de las de carne y hueso.

Puntuación: 10/10

Ficha artística y técnica

Francia y Bélgica. Título original: Astérix: Le domaine des dieux. Dirección: Louis Clichy y Alexandre Astier. Doblaje original: Roger Carel (Astérix), Guillaume Briat (Obélix), Bernard Alane (Panoramix), Alain Chabat (Sénateur Prospectus), Philippe Morier-Genoud (César). Guion: Alexandre Astier, Jean-Rémi François y Philip LaZebnik; basado en el comic de René Goscinny y Albert Uderzo. Producción: Philippe Bony y Thomas Valentin. Música: Philippe Rombi. Montaje: Soline Guyonneau.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This