Aquaman: Disfrute subacuático

Hay que dejar claro una cosa respecto a Aquaman: Si entras en la sala de cine pensando que vas a ver una historia muy elaborada, con aspiraciones a ser algo más que un mero entretenimiento, entonces esta no es tu película. Aquaman es una cinta que sabe en que mundo juego, cuales con sus reglas y que necesita para salir airoso. Tiene muchos fallos, algunos incluso pueden hacer que quieras salir de la sala, pero es tan consciente de ello que le da igual y sigue su rumbo, un rumbo que marca James Wan (Expediente Warren: El caos Enfield) y que se nota desde el principio. Y hay una diferencia entre Aquaman y el resto de la filmografía de Warner/DC y es que todos los involucrados en la cinta están disfrutando, se lo pasan bien y crean la química perfecta con el espectador. Aquaman ha venido para inundar las salas de cine con gamberrismo, Rock&Roll, marisco y acción a raudales.

Amber Heard y Jason Momoa en Aquaman

Amber Heard y Jason Momoa en Aquaman

Creo que empiezas a ser consciente de lo que te deparará Aquaman cuando al inicio de la cinta Atlanna (Nicole Kidman) lanza su tridente al televisor de Tom Curry (Temuera Morrison). Esta secuencia, por absurda que parezca, te da las claves de lo que va a suceder a continuación. Y es que tenemos que ser claros, no puede ser muy seria una cinta donde vemos una batalla donde salen tiburones blancos con sillas de montar, caballos marinos armados hasta los dientes o cocodrilos gigantes que devoran todo a su paso. Todo esto aderezado con vestimentas imposibles y frases lapidarias de las que dejan por los suelos. Aquaman es un disfrute para los que amamos las películas que nos tienen dos horas y media sentados en una sala de cine, de los que buscamos una película que nos tenga cada dos por tres aplaudiendo sus escenas o en donde la épica nos haga saltar de la butaca. Y es que Aquaman quiere ser de todo menos pretenciosa.

Aquaman bebe de muchas obras, pero lo cierto es que de lo que más coge Aquaman es de la leyenda de Arturo. Toda la obra se sustenta en la búsqueda de un tridente que otorgará a su portador del dominio absoluto del mar. Tridente, el cual, se encuentra escondido bajo el mar en el lugar más recóndito de la Tierra y que solo será liberado por aquel que sea digno de ello. Para más índole, el héroe se llama Arthur. Además, si cogemos el cuento tal y como lo contó Disney en Merlín, rápidamente cogeremos las referencias, porque aquí también tiene un mentor (Vulko, interpretado por Willem Dafoe). Y, como buena historia artúrica, tiene el final más épico que una cinta de superhéroes ha dado en los últimos años. El final de Vengadores: Infinity War era más emocional, el de Aquaman nos invita al disfrute, al levantarnos de la butaca a vitorear, a aplaudir e incluso al griterío. Hacía tiempo que no veía algo tan colosal en pantalla. Todo ello acompañado por la BSO de Rupert Gregson-Williams lo convierten en un final apoteósico.

Además, parece que Jason Momoa (Liga de la justicia) ha nacido para interpretar al héroe de los mares. Tiene carisma, tiene gracia y se nota que está disfrutando con el papel. Lo tiene controlado y asumido. Aquaman es Jason Momoa y Jason Momoa es Aquaman, no hay una dupla que combine tan bien como estos dos. Amber Heard también está espectacular en su papel de Mera siendo la replica de Momoa con un papel que en manos de otro podría haber quedado regalado a un segundo plano y casi sin importancia, pero en la cinta Mera es la que mueve, ayuda, salva y está en todo con Aquaman. Y James Wan está en su salsa, demostrando que no solo de terror puede vivir, que también está para las grandes producciones. Además, su mano se nota mucho en algunos momentos como los enfrentamientos realizados en plano secuencia que son realmente espectaculares, en especial el primero que tiene Nicole Kidman.

Nicole Kidman en Aquaman

Nicole Kidman en Aquaman

Aquaman es DC/Warner intentando remontar el vuelo después de unas cuantas producciones bastante desastrosas. No es una película redonda, ni mucho menos, pero es un entretenimiento de primera que da lo que promete y se pasa en un suspiro. Tiene las secuencias más épicas del cine de superhéroes de los últimos años. Warner está trazando un camino que por ahora convence a quien escribe. Menos seriedad y más gamberrismo.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This