Antes del frío invierno: Aciertos y errores otoñales

Hay mucho de atractivo en el retrato de una pareja madura que traza Philippe Claudel en Antes del frío invierno. Pero por desgracia también hay demasiados vacíos en la historia que no sabe llenar. Aciertos y errores se combinan dentro de una historia atractiva y reflexiva, que pone en cuestión toda una vida teóricamente feliz, la de un neurocirujano felizmente casado, cuando se cruza en su camino una joven que despierta en él sensaciones que creía olvidadas. Las razones de ese cambio son originales, prescindiendo del sexo como motor único de la vida, pero Claudel, autor también del guión, deja demasiados huecos, oculta demasiada información y deja muchos elementos sin concretar. No en su brillante final, una brutal invitación a la reflexión, sino en el marco de la historia.

Daniel Auteuil y Leïla Bekhti en Antes del frío invierno

Daniel Auteuil y Leïla Bekhti en Antes del frío invierno

Y es que Claudel sucumbe demasiado a la casualidad como explicación de lo que acontece en esta su tercera película (tras Silencio de amor y Hace mucho que te quiero). Es el motor esencial de la cinta en los terrenos del thriller que plantea, y por eso es lo que más superfluo resulta. Lo que merece la pena de Antes del frío invierno es la relación entre Paul (Daniel Auteuil (Caché)) y Lucie (Kristin Scott Thomas (Sólo Dios perdona)), esa pareja que descubre su ausencia de felicidad real, y el papel que juega en las vidas de ambos el mejor amigo de ambos y compañero de consulta del primero, Gérard (Richard Berry (El juego de los idiotas)). Lo que descoloca es el detonante de la historia, Lou (Leïla Bekthi (Un profeta)), una joven que empieza a aparecer en numerosos lugares de la vida cotidiana de Paul. No por la parte emocional, que sí engancha, sino por los tintes de thriller, que acaban por no importar demasiado.

Apostando por la primera de esas dos vertientes de la película, Claudel sale triunfante porque pone muchos temas sobre la mesa, y lo hace con naturalidad, despliega un espectacular abanico de emociones, sensaciones y frustraciones, y se beneficia del trabajo de un espléndido reparto, que pone rostros, gestos y lenguaje a lo que realmente están viviendo por dentro sus personajes. Sin desmerecer al resto de intérpretes, resulta del todo imposible no detenerse en la clase de Kristin Scott Thomas, que sin ser la protagonista de la película muestra tanto sólo con su mirada y con su clase que merece esa mención.

Kristin Scott Thomas en Antes del frío invierno

Kristin Scott Thomas en Antes del frío invierno

Pero Claudel no termina de llenar las expectativas que genera. Se deja llevar por un misterio en el fondo intrascendente (las flores, las apariciones de Lou, los misterios sobre su vida) y que redunda en un desenlace que no parece propio de la película, más inmotivado que inverosímil, y que se aleja de las metáforas otoñales que tan bien le estaban funcionando. Todo lo que impacta el personaje de Lou en lo emocional se pierde con los tintes de thriller de la cinta, y por eso la sensación final que deja esa parte de la película es extraña. Incluso es lo que motiva que algunas escenas del lado más personal del filme no tengan la fuerza que requerían, contagiadas de una cierta artificiosidad.

Antes del frío invierno tiene un ritmo lento, pero que encaja a la perfección con la historia principal. En realidad, más que lento, habría que calificarlo de realista, y en ese sentido quizá sobre un ligero exceso de pretenciosidad en los diálogos. Pero el juego es atractivo, el drama y el conflicto están construidos de una manera inteligente y reflexiva. Gracias a eso, Claudel firma una película compleja por momentos pero que no se cierra con brillantez, que tiene puntos de interés suficientes como para satisfacer a su público, el de un cine francés personal y realista, pero que podría haber dado más de sí con algo más de tino en los aspectos más débiles del conjunto.

Puntuación: 6 / 10

Ficha artística y técnica

Francia y Luxemburgo. Título original: Avant l’hiver. Dirección y guion: Philippe Claudel. Interpretes: Daniel Auteuil (Paul), Kristin Scott Thomas (Lucie), Leïla Bekhti (Lou), Richard Berry (Gérard), Vicky Krieps (Caroline), Jérôme Varanfrain (Victor), Laurie Killing (Mathilde), Anne Metzler (Zoé). Producción: Yves Marmion y Romain Rojtman. Música: André Dziezuk. Fotografía: Denis Lenoir. Montaje: Elisa Aboulker. Dirección artística: Samuel Deshors. Distribuidora: Golem. Estreno en España: 12 Septiembre 2014.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This