Anna Karenina: Puro teatro

Tras el traspié comercial que supuso Hanna, Joe Wright (Expiación) vuelve al género que tan buenos resultados le ha dado comercialmente, el drama de época, con una nueva adaptación de la inmortal obra de León Tolstói, Anna Karenina. Esta enésima versión sorprende en su realización y estética, pero resulta un poco aburrida a pesar de tener bastante ritmo.

Aaron Taylor-Johnson y Keira Knightley en Anna Karenina

Aaron Taylor-Johnson y Keira Knightley en Anna Karenina

Anna Karenina cuenta una historia “de cuernos” en una época donde esto estaba muy mal visto. Anna viene a poner orden en el matrimonio de su hermana y termina sucumbiendo a los encantos del marido de esta. Anna también esta casada y deberá hacer frente a su marido y la sociedad para ser feliz. Así se puede resumir el guión de Tom Stoppard (El imperio del sol), que intenta atrapar al espectador, pero no lo consigue. Quizá sea porque es una historia muy trillada o quizá sea por su exceso de información, pero lo que esta claro es que algo no termina de encajar y por eso Anna Karenina se convierte en una cinta aburrida a pesar de su puesta en escena.

Y es que Joe Wright ha sabido como hacer diferente una historia de siempre. Primero porque ha enmarcado toda la acción en un teatro y segundo porque es uno de los directores actuales que más usa el plano secuencia para sorprender al espectador. La película comienza con la cámara acercándose a las tablas de un teatro, a partir de ese momento comienza un viaje que le llevara desde las bambalinas al patio de butacas, pasando por los palcos y otras localizaciones del teatro que han sido adaptadas para llevara la obra a buen puerto. Y no solo eso, alguno de estos cambios de lugar y espacio se hacen en un plano secuencia. Sin lugar a duda a todo un festín visual el que Wright propone. Destacar sin lugar a dudas la famosa secuencia del baile, donde en pleno patio de butacas se montan un baile muy peculiar.

Aaron Taylor-Johnson y Alicia Vikander en Anna Karenina

Aaron Taylor-Johnson y Alicia Vikander en Anna Karenina

Este baile y todo la cinta esta orquestada por el colaborar habitual de Wright, el compositor Dario Marianelli (Ágora) quien firman una partitura muy clásica. Al principio parece que va sacra provecho de los sonidos de las escenas como sucedió en Expiación, pero al final opta por recurrir a las sinfonías más clásicas para acompañar las maravillosas imágenes de Wright.

Dentro del casting encontramos a la musa de Wright, Keira Knightley (Un método peligroso) que puede resultar un poco cargante en lo que a sus gestos se refiere. El tándem masculino es quien se lleva la palma, pues tanto Jude Law (La invención de Hugo) como Aaron Taylor-Johnson (Salvajes) están increíbles, el primero en el papel del cornudo aguantando el tipo, y el segundo de mujeriego que encuentra el amor. Mención especial para Alicia Vikander (Un asunto real) quien es la roba escenas de la película. Es muy posible que oigamos hablar de ella muy pronto, ya que esta película supone su debut en Hollywood.

En resumen, esta nueva versión de Anna Karenina visualmente resulta una maravilla para los ojos y un placer para aquellos que disfruten de una dirección poderosa. Pero para aquellos que busquen una película más de palomitas, mejor que elijan otra cosa, ya que la historia es la siempre, y al ir tan rápido, puede que se haga bastante pesada y aburrida.

Lo mejor: La dirección de Wright, su puesta en escena, y su colaboración con el compositor Dario Marianelli.

Lo peor: Se esperaba muchísimo más de ella, y a pesar de no dar tregua al espectador, resulta aburrida.

Puntuación: 5/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido. Dirección: Joe Wright. Interpretes: Keira Knightley (Anna Karenina), Jude Law (Alexei Karenin), Aaron Johnson (Vronsky), Kelly Macdonald (Dolly), Matthew Macfadyen (Oblonsky), Olivia Williams (condesa Vronsky), Alicia Vikander (Kitty), Domhnall Gleeson (Levin), Michelle Dockery (princesa Myagkaya), Emily Watson (condesa Lydia Ivanovna). Guion: Tom Stoppard; basado en la novela de León Tolstói. Producción: Tim Bevan, Paul Webster y Eric Fellner. Música: Dario Marianelli. Fotografía: Seamus McGarvey. Montaje: Melanie Ann Oliver. Diseño de producción: Sarah Greenwood. Vestuario: Jacqueline Durran.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pan (Viaje a nunca jamás): Madurez estrellada · Cine y Comedia - […] una década Joe Wright (Anna Karenina) parecía dispuesto a comerse el mundo tras su estupenda versión del clásico de…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This