Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald: La magia se hace adulta

¿Qué harías si un líder te dijera que podría darte todo aquello que ansías al seguirlo? ¿Qué harías si las reglas de tu mundo no te permiten ser feliz como quieres y ese líder puede ponerle solución? ¿Le seguirías, aunque sus planes fueran el genocidio? Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald se coloca en esas vicisitudes que, como si en la Alemania nazi se tratara, hará tambalearse al mundo mágico y al no mágico. J.K. Rowling se permite con esta nueva saga explorar aspectos que, quizás, en Harry Potter no se permitía al ser una historia más de aventuras y pensada para el público juvenil, cosa que no quita que en las últimas entregas de las aventuras del joven mago tuviera temas mucho más adultos. Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald es un paso más para convertir la saga mágica en algo memorable, adulto y, a la vez, tenebroso. La muerte, los lazos familiares, la búsqueda de la identidad y el nazismo. J.K. Rowling sigue demostrando que no todo acababa en el andén 9 ¾ de King Cross, sino que lo que tenía en mente era mucho más grande. Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald es la muestra de ello.

Jude Law y Eddie Redmayne en Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

Jude Law y Eddie Redmayne en Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

En Animales fantásticos y dónde encontrarlos, J.K. Rowling asentaba unas bases para una nueva historia, conectado por pequeños matices con el mundo de Harry Potter, pero que podía ser entendida perfectamente fuera de ella. Había aventura, misterio e incluso temas políticos de una manera un tanto superficial. Ahora la política toma un peso muy importante dentro de la historia al colocarnos a Grindelwald como si de Hitler se tratara, tanto es así que incluso hay referencias a la II GM en pleno mitin de captación de seguidores. Rowling quiere entablar esa similitud, que ya intentó en Harry Potter, de manera mucho más arraigada e incisiva. Quiere colocarnos en la vicisitud de elegir: Seguir a Grindelwald y su idea de un mundo puramente mágico, aunque eso conlleve represalias al mundo no mágico o ser de aquellos que le quieren ver fuera del poder y sin capacidad de actuar. Todo ello llevado de manera perfecta en el guion que, poco a poco, va creando esa llama hasta desembocar en un final apoteósico, terrorífico por lo que se ve y dice que por provocar miedo de verdad. Y es que el tramo final ya pone en situación que estos Animales fantásticos no son cosa de niños.

No lo son porque a parte de colocar a un villano en posición de líder totalitario que busca un genocidio de gente no mágica, también lidia con situaciones en donde la muerte vuelve a ser otro tema que tratar. No como en Harry Potter que la muerte era tomada como la solución final al conflicto del héroe, sino como trauma o pensamiento que persigue a nuestros personajes. Quizás J.K. Rowling intentara tratar todos estos temas en los momentos finales de Harry Potter, pero al ser una historia más enfocada al público juvenil quizás no podría explorarlo tanto como le hubiera gustado, pero ahora aquí también. Y, al igual que en Vengadores: Infinity War, Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald concluye con un plot twist de los que dejarán estos dos años abiertos a miles de suposiciones, a intentar averiguar muchas cosas y lo mejor es que nadie acertará y la única que sabe todo es J.K. Rowling, que tiene una imaginación y unas ideas muy buenas.

Y otra cosa que han sabido hacer perfectamente es el reparto de la cinta. Empezado por los conocidos de la primera entrega como Eddie Redmayne o Katherine Waterston, como Newt y Tina, y con incorporaciones como las de Zoe Kravitz o Callum Turner. Pero sin duda, el que está realmente bien es Johnny Depp como Gellert Grindelwald. Depp aparece en el minuto uno de la cinta y se come la pantalla en todo momento y lo remata con su momento en el speech que suelta al final de la cinta, un momento muy delicado y brutal de la cinta. Posiblemente pueda ser uno de los mejores villanos que ha escrito J.K. Rowling, incluso algo superior a Voldemort al ser algo más profundo en sus motivaciones y lo que quiere hacer. También hay que reconocer el trabajo de David Yates tras las cámaras, el director ya conoce a los personajes y se permite intentar dotar de algo autoral a la obra, en especial en todo lo referente a Leta Lestrange.

Johnny Depp en Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

Johnny Depp en Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald tiene sus fallos, no lo voy a negar. Tiene momentos de clips metidos con calzador, hay cosas que desentonan un poco con la historia, pero todo lo bueno que tiene suple los fallos. Los fans estarán realmente emocionados con la película, quien no sea fan puede costarle un poco encontrarle la gracia, pero funciona perfectamente como historia a parte. Lo peor de todo es que tenemos que esperar otros dos años para seguir disfrutando de las aventuras de Newt Scamander.

Puntuación: 8/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This