Angry Birds, La película: ¡No me toques el pico!

En Hollywood sigue la moda de adaptar videojuegos de actualidad a la gran pantalla o de cosas que realmente no sabes muy bien porque hacen una película. Ya pasó hace unos años con La Lego película, que llegó con cierto miedo ya que hacer una cinta sobre las figuras de lego era algo inimaginable. Ahora le llega el turno a los Angry Birds, ese juego que revolucionó los smartphones al ponernos entre los dedos un tirachinas, unos pájaros y unos malvados cerdos que querían robarle los huevos a los pájaros. Su sencillez y adicción hicieron de los Angry Birds un juego muy popular. Angry Birds, La película mantiene en esencia lo básico del juego, pero dándole una historia. Quizás no sea la mejor película del mundo, pero quienes hayan jugado horas y horas al juego saldrán convencidos. Más que nada, porque no podía dar más de sí la historia.

Chuck y Red en Angry Birds, la película

Chuck y Red en Angry Birds, la película

Hacer una película sobre un juego que consiste en tirar pájaros con un tirachinas es realmente complicado si no sabes unir las piezas o quieres saber muy bien que contar. Por ello la película despunta realmente en su tramo intermedio y final, cuando todo indica que se dirige a los que han jugado siempre. Y es que realmente lo que hemos ido a ver es a pájaros pegando a cerdos, lanzados por un tirachinas. Aun así, el guion de la cinta no es malo y quiere contar una historia de fondo sobre la ira y la agresividad (y no precisamente inculcando valores). Pero en ese tramo inicial, la cinta va atropellada, con prisas por querer contarte rápidamente lo que vamos a ver. Es por eso que, hasta la llegada de los cerdos, la película quiere encontrar su camino a base de no contar realmente nada. Si, presenta personajes, pero sinceramente, no sabes muy bien por donde van a ir los tiros (siempre y cuando no hayas jugado al videojuego).

Y es entonces cuando piensas que la cinta se va a quedar en nada, llegan los cerdos y todo se revoluciona. El ritmo de la cinta aumenta y todo comienza a tener un sentido único e hilado. Claro que todo va enfocado al enfrentamiento final con los cerdos, pero contada con calma. Si es cierto que quizás no han sabido enfocar muy bien ciertos valores que puedes desentrañar de la cinta como son la violencia, las diferencias entre especies, etc…pero que si han sabido desarrollar perfectamente el de amigos unidos jamás serán vencidos. Pero quitando de lado estos mensajes poco acertados, la acción y la diversión de Angry Birds, la película es buena. Te ríes, aplaudes y sueltas alguna sonrisilla traviesa al ver a tus personajes del juego moverse en pantalla. Que esa es otra, tiene una muy buena animación, que hará que los más pequeños disfruten con la cantidad de luces, colores que tiene la cinta.

Bomb en Angry Birds, la película

Bomb en Angry Birds, la película

Angry Birds, La película no será la mejor película de animación que vamos a encontrarnos este año, pero si cumple con la única petición que le hago al cine que es que me entretenga durante el tiempo que este sentado en la butaca. Es una cinta hecha con cariño para un público claro y para esos fans que hemos jugado a todas las ediciones del videojuego. Un entretenimiento digno.

Angry Birds, La película cuenta en su versión en castellano con las voces de Santiago Segura (Torrente 5: Operación Eurovegas), José Mota (La chispa de la vida), Cristina Castaño (Nacida para ganar) y el director Álex de la Iglesia (Mi gran noche).

Lo mejor: Es una fiel adaptación.

Lo peor: No arriesga demasiado y va a lo fácil.

Puntuación: 6/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This