Anacleto: Agente secreto: Gatillazo al humor

Javier Ruiz Caldera (3 bodas de más) es un milagro en la comedia española que se da muy de vez en cuando. Sabe lo que funciona en una buena comedia española, y se lo da al público, y eso es lo que ha demostrado en Spanish Movie, Promoción Fantasma y 3 bodas de más. Comedia fresca, desenfrenada y que se notaba el sello de este generador de risas auténticas. Pero llegó el gatillazo. Y nunca mejor dicho. Anacleto: Agente secreto tenía todos los elementos que podían convertirla en una auténtica joya dentro del humor español. Un cómic famoso, un elenco de primera y la oportunidad de parodiar el cine de espías a nuestro modo. Pero no. En lugar de ello nos encontramos con una película paterno/filial que la lastran por completo. Imanol Arias (Murieron por encima de sus posibilidades), portentoso, es lo único realmente salvable de este batiburrillo de ideas.

Berto Romero y Imanol Arias en Anacleto: Agente secreto

Berto Romero y Imanol Arias en Anacleto: Agente secreto

Es un batiburrillo porque tras un inicio realmente estupendo, donde se nos presenta de la mejor forma posible a Anacleto y a su alter ego, el malvado Vázquez, la película se deja llevar por otros derroteros. Olvida el tema de los espías y entra en una espiral de escena de acción, drama, escena de acción, comedia, escena de acción, drama, escena de acción y fin. Todas ellas enlazadas de una manera un tanto brusca, al igual que las situaciones que se busca para nuestros personajes. Anacleto queda relegado a un segundo plano, el protagonismo lo toma Quim Gutiérrez (Sexo fácil, películas tristes), que se convierte de la noche a la mañana es una máquina de matar, un espía de primera y en el socio perfecto de su padre, Anacleto. Sí, Anacleto: Agente Secreto se convierte tras su inicio en una cinta paterno/filial forzada y que sirve para las motivaciones de nuestro querido protagonista.

Y es que, quizás, Anacleto: Agente Secreto no necesitaba tirar de un historia sobre la relación de un padre con su hijo para sacarnos situaciones cómicas (vistas mil veces) o para intentar, en parte de su tramo final apelar al corazón. Anacleto: Agente Secreto hubiera sido más Anacleto dándole el protagonismo absoluto a Imanol Arias, quizás no hoy, unos años atrás. Y es que la frase que mejor define la cinta la dice nuestro protagonista al inicio: “Demasiado viejo para esto”. Dicho queda. En la actualidad, la idea del Anacleto viejo, a punto de retirarse es bastante buena, pero los guionistas no saben como usarla. En su defecto, como he dicho antes, tira de lo fácil que es hacer que su propio hijo siga el linaje.

Carlos Areces y Imanol Arias en Anacleto: Agente secreto

Carlos Areces y Imanol Arias en Anacleto: Agente secreto

Y entre todo esto ¿dónde está el humor? Os preguntaréis. Únicamente en Imanol Arias, Berto Romero (Spanish Movie) y la aparición estelar, y corta, de Rossy de Palma (No molestar). Son estos tres actores los que llevan el peso del humor. Imanol es el sarcástico, cascarrabias y que ya esta de vuelta de todo. Sus escenas de acción, su forma de fumarse un piti y los cortes que da a la gente son memorables. Berto lleva el peso realmente cómico. Secundario de lujo. Es un roba escenas y la pena es que salga menos de lo que la película merece. Y Rossy de Palma lo borda como la madre mandona y que tiene que tener siempre la razón. Quim está un poco sobrepasado por las circunstancias y Alexandra Jiménez (Requisitos para ser una persona normal) está de pasada, no aporta demasiado a la historia. Ella y un florero, el mismo trabajo.

Anacleto: Agente Secreto es una película floja. Bastante floja. Es un gatillazo al humor, a pesar de las ganas que le pueda poner Ruiz Caldera a la hora de filmar. Si no se tiene el material bien de serie, poco se puede aportar luego en las demás partes de una producción. Una verdadera lástima, pues las esperanzas en la comedia española más gamberra y desenfrenada este año estaban puestas en Anacleto: Agente Secreto, y todo se ha quedado en humo.

Lo mejor: Imanol Arias y los secundarios, Berto Romero y Rossy de Palma.

Lo peor: Que toda la película gire en torno a la relación padre e hijo.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

España. Dirección: Javier Ruiz Caldera. Interpretes: Imanol Arias (Anacleto), Quim Gutiérrez (Adolfo), Berto Romero (Martín), Alexandra Jiménez (Katia), Carlos Areces (Vázquez), Rossy De Palma (Madre), Eduardo Gómez (Mac), Emilio Gutiérrez Caba (Jefe). Guion: Fernando Navarro, Breixo Corral y Pablo Alén; basado en los personajes creados por Manuel Vázquez. Producción: Francisco Ramos. Música: Javier Rodero. Fotografía: Arnau Valls Colomer. Montaje: Alberto de Toro. Diseño de producción: Balter Gallart. Vestuario: Cristina Rodríguez.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This